Ricky Dávila – Descripción y metáfora

 

[Cultura – Fotografía]

 

Ricky Dávila (Bilbao, 1964) es licenciado en biología pero nunca ejerció esta profesión. Recién terminada la carrera se marchó a estudiar fotografía a Nueva York. A su regreso de Estados Unidos trabajó durante diez años como fotoperiodista para del diario El Sol, la agencia COVER, EGM y El País Semanal. Su trabajo en prensa ha sido reconocido con numerosos galardones: Ortega y Gasset de Periodismo, Fotopress, World Press Photo, Best American Picture. Tras abandonar el periodismo de actualidad, se convirtió en co-editor de la revista de tendencias y cultura Submersia. Como fotógrafo, reparte su actividad entre el trabajo comercial y sus proyectos de autor.

ricky-davilaLos últimos años han sido muy fructíferos para Dávila, que ha expuesto las fotografías de sus libros Manila, Ibérica y Nubes de un cielo que no cambia, en numerosos países de América Latina y por toda España. En esta década que finaliza, el fotógrafo ha dado a luz otras tres exposiciones Lux Dubia, No vodka on the Moon, y Ricky Dávila. Fotorreportaje 1990-2000; y otros tres libros Alakrana, Ricky Dávila y Retratos.

 

Ibérica

La exposición está compuesta por más de un centenar de fotografías en las que el autor, busca inventariar la actual sociedad peninsular y dibujar la cartografía de un espacio vital cuyas líneas maestras emergen de los retratos de sus protagonistas. Testigo de una sociedad pujante y en continuo cambio, Ricky Dávila combina descripción y metáfora, intención documental y dimensión artística. Todo ello al servicio de un extenso poema visual conformado por semblanzas que huyen del estereotipo y ahondan en la condición individual.

Ricky Dávila dejó atrás los estrictos cánones del fotoperiodismo para adentrarse en los caminos de la búsqueda artística -y por tanto personal- con la intención de, al mismo tiempo que documentar la realidad, encontrar una manera de comprenderla y afrontarla, lo que equivaldría a una manera de entender su ser en el mundo. Ibérica es una buena muestra de ello.

Esa realidad puede ser la de un astillero (Alakrana, uno de sus últimos libros, que documenta el proceso de construcción de este pesquero luego famoso a raíz de otras cuestiones), la de una ciudad (Manila, Nubes de un cielo que no cambia, sobre Bogotá) o la de un país.

Pese a lo que pueda parecer, los trabajos de Ricky Dávila no buscan lo exótico, sino las respuestas a esas preguntas esenciales, que son las mismas en Manila, Bogotá, Madrid O Valladolid. Como afirma el propio artista: “No hay respuestas totales. Lo mejor que se puede hacer es llegar a las preguntas válidas. Y sólo son sobre el amor, la muerte, la amistad y el paso del tiempo. Estamos condenados a esas preguntas”.

Sin duda, la poesía que encierran las fotografías en blanco y negro del fotógrafo vizcaíno es una poesía dura, totalmente desprovista de artificios. Una poesía callejera, sin concesiones al sentimentalismo. Como le dice Antonio Soler al fotógrafo en la introducción del libro Ibérica: “… los pones contra la pared para un fusilamiento, aprietas un botón o un gatillo y te llevas una parte de esa gente, una parte que ni siquiera ellos mismos están seguros de conocer. Les robas el plano secreto de su alma para que cuando se miren en el retrato se vean distintos y simulen no reconocer a ese extraño que toda su vida los ha habitado casi en secreto… Disparo a disparo, vas completando el círculo del territorio… A partir de entonces, cuando estés lejos, y mires en los mapas del mundo el nombre de ese lugar, sabrás quiénes son tus habitantes, esa gente que también te habita a ti. Y que tú, Ricky Dávila, un día te llevaste en negativo de un laberinto a otro”.

 

 

Sala Municipal de Exposiciones de San Benito, Valladolid (España)
www.fmcva.org –  exposiciones@fmcva.org
Finaliza el 6 de juniio de 2010

 

Fotografías cedidas por la Sala Municipal de Exposiciones de San Benito