Dolor de pies – Soluciones y ejercicios que atenuan el dolor

 

[Activa tu SaludBelleza

 

La tensión de los tejidos musculares de la planta del pie ocasiona dolor al caminar o al estar durante mucho tiempo de pie. Esto puede llevar, al final del día, graves molestias.

En las mujeres embarazadas se da el agarrotamiento de los gemelos y pantorrillas que también puede estar ocasionado por caminar mal, sufrir estrés continuado o hacer deporte de forma incorrecta.

El dolor de pies es un problema que se da con frecuencia en la sociedad actual, y puede ser debido al ritmo de vida que se lleva o a las malas posturas. Los pies son una de las partes de nuestro cuerpo que más sufren.

 

Razones por las que se produce el dolor de pies

Artritis en los pies 

Existen diferentes tipos de artrosis en los pies, incluyendo la artritis reactiva, la artritis séptica y la artritis reumatoide.

Dedos en martillo  

Cuando uno de los dedos se reflexiona hacia arriba, generalmente motivado por los pies planos o por calzado muy ajustado, los tendones se comienzan a estirar.

Edema

Si existe una congestión linfática, es importante acudir al médico para solventar el problema y realizar un tratamiento de edemas con fisioterapia ya que el edema en los pies puede provenir de diferentes raíces.

Fascitis plantar   

La fascitis es uno de los problemas más habituales que causan dolor en los pies, y se produce por la inflamación de la fascia plantar, que es un ligamento que va desde el talón hasta la zona anterior del pie.

La fascia plantar es una banda de tejido fibroso que recorre la planta del pie desde el hueso del talón (calcáneo) a lo largo del borde interno del pie hasta la base de los dedos. Su función es sostener el arco del pie y actuar como amortiguador cuando se carga el peso en el pie.

El tratamiento fascitis plantar va a depender del grado del problema, por lo que se puede solucionar desde cambiando a zapatos de calidad hasta realizar infiltraciones, utilizar plantillas especiales, con terapia de ondas de choque extracorporales o realizando un tratamiento regenerativo que utiliza los mecanismos biológicos reparativos propios del organismo para controlar la inflamación, el dolor y restaurar la función y la estructura de la fascia plantar.

El tratamiento regenerativo que más frecuentemente se utiliza para la fascitis plantar es el Plasma Rico en Plaquetas (PRP) del propio paciente, que es eficaz, seguro y sencillo de realizar.

Grietas

Con el paso de los años, la piel de los pies se va volviendo cada vez más seca, lo que favorece la aparición de pequeñas grietas. Si nuestros pies son insensibles, no notamos dolor, pero estas grietas van acumulando bacterias que pueden dar lugar a infecciones.

Es importante aplicar cremas hidratantes y productos que mejoren el estado de la piel de los pies.

Juanetes

Es también un problema bastante común, y se produce cuando se forma una prominencia en la articulación del dedo gordo del pie. Habitualmente es hereditario, pero también se puede producir por utilizar zapatos muy apretados o tacones altos. Para solucionar este problema se debe recurrir a la cirugía.

Neuroma de Morton  

Se produce por la hinchazón de un nervio, y hace tener la sensación de que hay una piedra en el zapato pero que nunca llegamos a encontrar. Afecta a la zona de los dedos, y sobre todo se produce por utilizar tacones altos y calzado muy estrecho.

Osteoartritis 

El andar por superficies excesivamente duras como pueden ser el asfalto y el hormigón, hace que la osteoartritis se convierta en una de las enfermedades o problemas de pies más habitual.

Es una enfermedad dolorosa y degenerativa, ya que se produce por el desgaste del cartílago articular y el hueso.

Pérdida de amortiguación 

Con el paso de los años, nuestros pies van perdiendo amortiguación, ya que las almohadillas de grasa poco a poco se van atrofiando. El tabaquismo acelera este problema, y para mejorar el estado se necesita utilizar plantillas ortopédicas, aunque no se llega a curar.

Pies hinchados  

Los pies hinchados se pueden deber a multitud de razones, incluyendo desde un estilo de vida sedentario a problemas de circulación, presencia de enfermedades como la diabetes, etcétera.

En este caso, es necesario contactar con nuestro médico de confianza para averiguar la causa que lo origina.

 

Algunas soluciones caseras contra el dolor de pies

> Dirigir diariamente un chorro de agua caliente hacia la musculatura que nos dé molestias.

> Caminar apoyando bien el pie en el suelo.

> Hacer un programa de estiramientos globales, dirigido por un profesional, para los músculos de detrás de las piernas.

> Mantener las piernas alzadas, unos 10 minutos diarios, teniendo la espalda apoyada en una superficie dura.

> Hacer pediluvios con agua de mar o, si no es posible, con agua y sal.

> Ponerlos a remojo con agua caliente durante un par de minutos y pasarlos a agua fría. Realizarlo varias veces.

> Cocer 20 o 100 grs de menta en 2 litros de agua. Sumergir los pies 10 minutos en esta cocción.

> Mantener los pies durante 15 minutos en agua tibia con dos cucharadas de bicarbonato, el zumo de un limón, un poco de sal y un chorro de vinagre.

> Masajes en los pies que pueden ser realizados con la mano por uno mismo o por un fisioterapeuta profesional, con un aparato de masajes o incluso colocando una botella de agua de 1,5 l congelada en el suelo para hacerla rodar con los pies.

> Hidratar regularmente pies y piernas

> Practicar ejercicio físico con regularidad.

> Aplicar hielo para reducir la inflamación y el dolor.

> No permanecer de pie o sentado demasiadas horas seguidas.

> Las personas que tengan que pasar sentadas la mayor parte del día, deben usar una caja de unos 10-15 cm de altura para apoyar los pies en ella.

 

Ejercicios sencillos para atenuar el dolor 

> De pie, colocar una pelota de goma en el centro de la planta del pie, repartiendo el peso del cuerpo de forma equilibrada entre las dos piernas. Hacerlo varias veces en cada pie.

> Igualmente de pie, apoya alternativamente los pies, sobre una pelota de tenis haciendo resbalar el pie de delante a atrás para masajear la planta.

> Sentada, colocar los pies sobre una toalla e intentar agarrarla con los dedos de los pies. Primero con uno y luego con el otro pie.

> Sentada, colocar un pie sobre la rodilla de la otra pierna y dar un masaje de forma rotativa en la planta con los pulgares de las manos.

 

Este artículo es de libre de reproducción a condición de respetar su integralidad y de mencionar a l@s autores y el medio.

 

Equipo Torrese
eMagazine 39ymas.com

Página de origen de la imagen:
iml.es

Ver:

Los pies y sus cuidados I – Consejos generales    
> Los pies y sus cuidados – II – Pedicura y cuidado diario
> Caminar sobre pies seguros – Los pies soportan nuestro peso toda la vida   

> Los pies y sus cuidados III – Soluciones naturales    
> Piernas – Suavidad, hidratación, flacidez – Tipos de medias  
> Piernas hinchadas – Acumulación de líquidos, artritis o celulitis  
> Ejercicios sencillos para mantener senos y piernas      
> Síndrome de las piernas inquietas – Una enfermedad crónica
>
Piernas hinchadas – Varices – Prevención y tratamientos 
> Pesadez en las piernas – Algunas soluciones   
> Técnicas contra la celulitis – Cavitación, Ayurveva, Barros
> Sección Belleza

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Rev. y puesto al día: 23-01-2022
7 – 16-01-2018
6 – 17-02-2017
5 – 01-01-2016
4 – 01-11-2014
3 – 09-11-2013
2 – 19-10-2011
1 – 23-06-2006