Henri Cartier-Bresson – El padre del fotoreportaje

Cartier-Bresson fue un hombre que encarnó una de las esencias de la fotografía

[Cultura – Fotografía]

 

Henri Cartier-Bresson nació en agosto de 1908 en Chanteloup, Seine et Marne, Francia. Pertenecía a una familia de la alta burguesía que le inculcó el gusto por el arte y fue educado en el Lycée Condorcet de París. En 1931, después de una larga enfermedad se interesó por la fotografía. Sus primeras experiencias fueron con una cámara Kodak Box Brownie. Su primera exposición la inauguró en 1932 en la Galería Julien Levy de Nueva York, y, este mismo año, publicó también su primer reportaje en la revista ‘Vu’.

 

La fotografía, su pasión

En 1933, con treinta y cinco años de edad, Cartier-Bresson adquirió una Leica manual y lo que antes no era más que un interés casual se convirtió en una pasión. Con su Leica conseguía fotografiar al sujeto de una forma discreta. (En aquellos momentos el tamaño de las cámaras y toda la parafernalia que los rodeaba no permitía al fotógrafo trabajar con discreción perdiendo más de una oportunidad para capturar el instante. Cartier-Bresson llegó incluso a cubrir de negro las partes niqueladas de su cámara para pasar inadvertido). A lo largo de los tres años siguientes creó uno de los conjuntos de obra más originales e influyentes en la historia de la fotografía.

 

El artista y el surrealismo

Cartier-Bresson estudió pintura y ya de joven entró en contacto con el arte de la vanguardia. Le atraía especialmente la actitud rebelde del surrealismo, que fomentó su propio rechazo a la sociedad burguesa en la que fue criado. De 1932 a 1934 viajó a Italia, España y México, introduciéndose en el mundo de los desposeídos, los marginales y los ilegales, que abrazó como si fuera suyo. Si el surrealismo buscaba erradicar la distinción entre arte y vida, nadie lo logró como Cartier-Bresson a principios de los años treinta. Su pequeña cámara no imponía ninguna barrera entre vivir y trabajar y a través de ella inventó un nuevo estilo fotográfico para describir el flujo y la espontaneidad de la experiencia. Escribió que estaba «resuelto a atrapar la vida, a preservar la vida en el acto mismo de vivir. Sobre todo, deseaba atrapar la esencia, dentro de los límites de una sóla fotografía, de una situación en el proceso mismo de desarrollarse ante mi mirada».

Reportero gráfico

En 1937 empezó a trabajar para varias revistas y periódicos como reportero gráfico. Fue llamado a filas en 1940, para la Unidad de cine y fotografía del ejército francés. Durante la II Guerra Mundial fue hecho prisionero por los alemanes durante 35 meses. Después de tres intentos consiguió escapar de la prisión de Wuttemberg en 1943 dirigiéndose, de inmediato, a París donde trabajó para la Resistencia.

En 1945 dirigió, para la oficina de información bélica de Estado Unidos, el documental ‘Le retour’ (‘El retorno’). Volvió a Estados Unidos en 1946, donde conoció y fotografió a numerosos escritores y artistas como William Faulkner, Alfred Stieglitz o Saul Steinberg. En este año asistió a la exposición que el MOMA (Museo de Arte Moderno de Nueva York) le había organizado después de creerle muerto en la guerra.

En 1947 junto a Robert Capa, David Saymour y George Rodger fundaron la conocida Agencia Mágnum y durante veinte años recorrió todo el mundo siendo considerado uno de los reporteros más importantes de su época. Abandonó la Agencia en 1966.

Su primer libro titulado ‘Images à la Sauvette’ fue publicado en 1952 y es todo un legado y compendio del significado, técnica y utilidad fotográfica.

En 1955, por invitación expresa del Museo de Louvre de París, expuso su obra siendo el primer fotógrafo que expuso en este Museo.

El fotógrafo más grande

Gracias a las exposiciones del Centro Internacional de Fotografía a partir del 1979 sus imágenes han recorrido todo el mundo. Algunas de sus colecciones son: ‘The Decisive Moment’ (1952), ‘The World of Henri Cartier-Bresson’ (1968), ‘Henri Cartier-Bresson’ (1980), ‘Henri Cartier-Bresson: The Early Work’ publicado por Peter Glassi en Nueva York (1987).

En el año 2000 creó junto a su mujer, Martine Frank, la Fundación Henri Cartier-Bresson, en la que se recopila toda la obra que realizó en vida.

El 3 de agosto de 2004, murió a la edad de 95 años en Montjustin (Francia). Considerado por muchos como el “fotógrafo más grande de los tiempos modernos”, tal y como decía su íntimo amigo André Pierre de Mandiargues, HCB será recordado como un demiurgo capaz de inventar el mundo a través de la captura de un instante de la vida para preservarla en imágenes prises à la sauvette, sabedor de que prolongaba, en su siglo, la tarea sin fin del artista por robar al tiempo y al espacio el más mínimo hálito de vida en su lucha por sobrevivir a la tormenta de la existencia. Retratista de Matisse, Bonard, Braque y Miró, cómplice de Giacometti, asistente de Renoir, compañero de Breton y los surrealistas, sería capaz, como nadie, de arrancar un instante de inmortalidad de la vida misma.

Con él desapareció un hombre que encarnaría, durante un largo transcurso de la historia del medio, una de las esencias de la fotografía y que para toda una generación de fotógrafos vino a significar el auténtico espíritu de la misma al ser el padre espiritual del instante decisivo.

 

 

Fuentes:
Sala Municipal de Exposiciones San Benito, Valladolid (España)
maestrosdelafotografia.wordpress.com

Páginas de origen de las imágenes:
El tornillo que te falta
El tornillo que te falta

henrycartierbresson.org
Great-Britain. England, Berkshire, Ascot, 1953
Spain. Valencia Province, Alicante, 1933
France. París, Place de l’Europe Gare Sant Lazare
Moma.org
OldSkull
Las imágenes indicadas en rojo han sido cedidas por la Sala Municipal de Exposiciones San Benito, Valladolid (España)

 

VER:
> La fotografía de Martine Franck  
> Fotografía Soviética 1920-1960 – Pinceladas biográficas 
> Fotografía Soviética 1920-1960 – Periodo posrevoluccionario / constructivismo 
> Edward Burtynsky – La destrucción del medio ambiente reflejada en sus fotografías  
> Ferdinando Scianna – «La fotografía es para mí un trabajo, una manera de vivir»   
> Jo Spence – La fotografía un instrumento de terapia  
> Don McCullin – Sus fotografías son testimonio de los horrores de las guerras   
> Michel y Michèle Auer – La colección Auer abarca toda la historia de la fotografía 

 

 

 

 

 

 

 

4 – 18-06-2018
3 – 12-05-2017
2 – Rev. 12-05-2017

1 – 05-10-2006