Louise Bourgeois – Su impulso creativo se encontraba dentro de los traumas y tensiones de...

 

 

 [Cultura – Pintura – Escultura / Mujeres Hoy

 

Louise Joséphine Bourgeois (25 de diciembre de 1911 – 31 de mayo de 2010), fue una artista y escultora francesa nacionalizada estadounidense. Conocida por sus esculturas de arañas, que le valió el apodo de ‘Mujer Araña’, es una de las artistas más importantes del arte contemporáneo. Su escultura arácnida más grande se titula ‘Maman’ y ha sido exhibida en numerosos lugares del mundo, con una altura de más de 9,27 ms.4. La obra de la artista es de difícil clasificación ya que no ha pertenecido a ninguna tendencia establecida.

Bourgeois nació el 25 de diciembre de 1911 en París, Francia. Fue la tercera de los cuatro hijos de Josephine Fauriaux y Louis Bourgeois. Sus padres eran dueños de una galería especializada en tapices antiguos. Unos años después de su nacimiento, la familia se mudó fuera de París y estableció un taller de reparación de tapicería debajo de su departamento en Choisy-le-Roi, en donde restauraban diseños desgastados por el tiempo.

En 1924 su padre, un tirano mujeriego, tuvo múltiples amoríos, incluyendo a la maestra y niñera de sus hijos. Su madre, al tanto de las infidelidades de su esposo, decidió ignorarlas. La niña escribía en sus diarios lo que ocurría llegando a odiar a su padre debido a su temperamento explosivo, actitud dominante en el hogar y las burlas que hacía.

En 1930, Bourgeois entró en La Sorbona a estudiar matemáticas y geometría, materias que le atraían por su estabilidad. Louise aseguraba: «mi única forma de obtener paz mental era mediante el estudio de leyes que nadie podía cambiar».

Al fallecer su madre en 1932, mientras Bourgeois dejó las matemáticas y empezó a estudiar arte. Se inscribió a clases en donde eran necesarios traductores de inglés, de esta manera no pagaba matrícula. En una de estas clases fue Fernand Léger quien vió su trabajo y le dijo que era escultora, no pintora. Se graduó de La Sorbona en 1935, y continuó estudiando arte en la Académie de la Grande Chaumière, de 1937 a 1938, y en otras escuelas como la Escuela del Louvre y la École des Beaux-Arts.

Durante el tiempo que estuvo inscrita en la École des Beaux-Arts, utilizó las infidelidades de su padre como inspiración y descubrió que su impulso creativo se encontraba dentro de los traumas y tensiones de su infancia. Para experimentar visitaba con frecuencia estudios en París donde aprendía técnicas de otros artistas y ayudaba con diferentes exhibiciones.

Durante un breve tiempo abrió una tienda de obra gráfica al lado del taller de tapices de su padre. Allí conoció, en 1938, a su esposo Robert Goldwater, un historiador americano conocido por ser pionero en el área del arte primitivo. Goldwater había visitado la tienda para comprar una selección de imágenes de Pablo Picasso, y «en medio de charlas acerca del surrealismo y las últimas tendencias, se casaron». Emigraron a Nueva York el mismo año, donde Goldwater continuó su carrera como profesor de arte en el New York University Institute of Fine Arts, mientras ella asistía a la Art Students League of New York, estudiando pintura bajo la tutela de Vaclav Vytlacil, donde también producía esculturas y estampados.

En 1939, Bourgeois aun no se había quedado embarazada, por lo que, junto a su esposo visitaron Francia para adoptar a un niño pequeño, Michel. Sin embargo, en 1940 dio a luz a Jean-Louis y en 1941 a Alain.

Aunque conoció a Miró en París en 1938, su amistad no empezó hasta 1947 en Nueva York. Ella y su marido estuvieron entre los pocos invitados a un cóctel íntimo que Pierre Matisse ofreció a Miró en una visita a Nueva York en 1965. En el verano de 1966 la artista y su marido viajaron por España y Grecia, visitando los edificios de Gaudí en Barcelona.

En 1954, Bourgeois se unió al American Abstract Artists Group con varios contemporáneos, entre ellos Barnett Newman y Ad Reinhardt. Durante esa época se hizo amiga de los artistas Willem de Kooning, Mark Rothko y Jackson Pollock.  En esta época abandonó el uso de la madera, material que había estado utilizado hasta este momento, para trabajar en  estructuras de mármol, plaster y bronce mientras investigaba temas como el miedo, la vulnerabilidad y la pérdida del control.

Sus conflictos en la vida real le dieron el poder de autentificar sus experiencias a través de una forma única de arte. En 1958 (según otras fuentes en 1961), Bourgeois y su esposo se mudaron a una casa con terraza en la calle 22 Oeste en Chelsea (Manhattan), donde ella vivió y trabajó por el resto de su vida. 

A pesar de que no consideraba su arte feminista, su tema central era la feminidad. Trabajos como ‘Femme Maison’ (1946-1947), ‘Torso self-portrait’ (1963-1964) y ‘Arch of Hysteria’ (1993) fueron referidos al cuerpo femenino.  Louise dijo una vez: «Mi trabajo lidia con problemas pre-género, por ejemplo la envidia no es masculina o femenina». En toda su obra existe un claro componente autobiográfico y a su vez es un ejemplo del célebre eslogan del feminismo “lo personal es político”, aunque tampoco pueda calificarse de feminista en sentido estricto.

Louise_BourgeoisReconocida como fundadora del Arte Confesional, sus trabajos hacen referencia a la figura humana, y sus fragmentos, expresando temas como la traición, la ansiedad y la soledad. Su trabajo, puramente autobiográfico, estaba inspirado en su trauma de la infancia causado por el descubrimiento del amorío entre su padre y su niñera.

En los años 40 y 50 estuvo cercana a los círculos del expresionismo abstracto, próxima en los 60 a la abstracción excéntrica y en los 90 fue precursora del interés por lo corporal que caracterizó el panorama artístico. En los años 40, Bourgeois se dedica sobre todo a la pintura, al dibujo y al grabado; entre 1946-47 elabora sus primeras pinturas y dibujos titulados ‘Femme-maison’ (literalmente mujer-casa), donde se anticipa la importancia que para Bourgeois tiene el tema de la casa. Son imágenes en las que el cuerpo o la cabeza de la mujer es sustituido por la representación de una vivienda.

El trabajo inteligente, solitario y callado de Louise Bourgeois ha tenido que esperar hasta bien entrados los años ochenta -sobre todo a raíz de la retrospectiva que el MOMA le dedicó en 1982- para ser reconocida como una de las más reveladoras creadoras del siglo XX. En España la primera muestra de su obra se realizó en 1990 en la Fundació Antoni Tàpies, y posteriormente el Centro de Arte Reina Sofía presentó una antológica en 1999-2000.

En 2004 se presentó la exposición titulada ‘Louise Bourgeois/La sage-femme’ en la Sala Municipal de Exposiciones del Museo de la Pasión, en Valladolid (España), que recorría, a través de la obra gráfica de la artista, diversos estadios de su trabajo, cuya presencia en la escena internacional es constante y da muestras de una extraordinaria vitalidad artística desafiando los tópicos acerca del declinar creativo en la vejez.

Esta exposición reunió un total de 49 grabados, más la instalación ‘SPIRAL WOMAN’ que viajó directamente desde Nueva York, realizados entre los años 1947-2002, y pertenecientes a la Colección María Fluxá, junto a cinco obras más dentro de la carpeta ‘Metamorfosis’, un proyecto en común entre la artista y la coleccionista, editado por la galería Lelong.

Esta corredora en solitario que fue alumna de Fernand Léger y amiga de Breton y Duchamp, y cuya obra podemos admirar en los mejores museos del mundo, es, lejos de toda duda, una artista de talla, de intensidad y autenticidad contundente. Una artista instintiva, vital, con una gran fuerza plástica y que, como se ha dicho algunas veces, tiene la inteligencia de colocarnos un espejo de frente, e invitarnos a asomamos y hacernos realmente ver nuestros recuerdos, y la profundidad y complejidad del ser. Grabado, dibujo, escultura e instalación son las disciplinas que predominan entre sus trabajos, en los que están muy presentes las vivencias de su infancia. Todas son obras singulares y transgresoras, de una estricta contemporaneidad. Una obra  que jamás  deja indiferente.

Las últimas exposiciones de la artista se pudieron ver en el Dallas Museum of Art, en la Neue Nationalgalerie de Berlin, en la Daros Exhibitions de Zurcí, en el Brooklyn Museum of Art de Nueva York, en Galerie Fahnemann de Berlin, o en el Saint Louis Art Museum de EE.UU. Todos los grandes museos del mundo cuentan en su colección con obras de esta genial artista.

En el 2010, el último año de su vida, Bourgeois utilizó su arte para hablar a favor de la igualdad para las lesbianas, gais, bisexuales y transgénero (LGBT). Creó la pieza ‘I do’, que muestra dos flores creciendo de un solo tallo, para beneficiar a la organización sin fines de lucro ‘Freedom to Marry’, que apoyaba el matrimonio homosexual. La artista  dijo que «todos deberían tener el derecho a casarse. Hacer un compromiso de amar a alguien para siempre es algo hermoso». Actuó también como activista a favor de la igualdad LGBT, creando piezas para la organización activista contra el SIDA, ‘ACT UP’ en 1993.

En el 2011 uno de sus trabajos titulado ‘Araña’, se vendió por 10.7 millones de dólares, nuevo récord para una obra en subasta y el precio más alto pagado por el trabajo de una mujer.

 

 

 

Fuente:
Sala Municipal de Exposiciones del Museo de Pasión,
Valladolid (España)
Wikipedia

 

 

Imagen principal: certaine-gaite.org
Fotografía: Louise Bourgeois, cedida por la Sala Municipal de Exposiciones del Museo de la Pasión, Valladolid (España)

 

 

 

 

 

3 – 10-07-2017
2 – 06-01-2008
1 – 05-07-2004
Finaliza el 29 de agosto de 2004