‘Un papá con delantal’ – Distribución de las tareas domésticas

 

[Familia / Mujeres Hoy]

 

‘Un papá con delantal’, de Magela Demarco, e ilustrado por Andrea Bianco, nos habla sobre la temática de la igualdad de género, más específicamente, la igualdad en la distribución de las tareas domésticas entre hombres y mujeres.

“Problemática con la que hay que continuar trabajando y mucho, ya que más allá de las lindas consignas de igualdad y de nuestras luchas, todavía estamos muy lejos de que se dé en nuestro transcurrir diario”, especifica Magela Demarco.

El libro, que fue previamente publicado en Argentina (ciudad natal de su autora), ha sido publicado en España por la Ediciones Bellaterra en castellano y catalán.

 

Acabar con la desigualdad

‘Un papá con delantal’, es un granito de arena para ayudar a acabar con siglos de desigualdad en la distribución de roles entre hombres y mujeres, revertir las estructuras patriarcales que se inculcan de generación de generación y terminar con los privilegios que han disfrutado los varones históricamente es una tarea ardua, pero no imposible.

«La igualdad empieza por la educación. Los niños aprenden con el ejemplo, por eso la única manera de conseguir ese reparto equitativo es que los padres se ocupen del 50% que les corresponde», puntualiza la autora.

 

‘Un papá con delantal’

La historia de ‘Un papá con delantal’, es en clave de humor, y está contada a través de los ojos de una niña. Invita a cuestionarnos la división de algunos roles arcaicos que todavía existen entre hombres y mujeres. Y también poder ver las diferentes formas en que las mujeres criamos a nuestros niños de nuestras niñas.

Érase una vez una familia típica compuesta por un padre, una madre, una niña y su hermanito Santi. Podría decirse que en esta vivienda todo es normal salvo por una cosa: en vez de contratar a una mujer para realizar las tareas domésticas han decidido emplear a un hombre.

Se llama Amador, usa delantal y ha revolucionado a todos los miembros de la casa.

«Por una parte, me gustó jugar con la idea de que sea un señor porque es algo que no ocurre en la realidad, por lo menos en Argentina, donde solo se contrata para estas tareas a mujeres», explica la autora.

«A decir verdad, no son muchos los hombres que lavan, friegan, barren… Esto seguimos haciéndolo las mujeres, que además trabajamos, claro», añade.

Por otra parte, la escritora se basó en su propia experiencia y en los infinitos ejemplos machistas que sufre en su día a día. «¿Quiénes se levantan a recoger los platos de la mesa en una reunión familiar o de amigos? Sí, nosotras. Me da pereza solo de contarlo», explica Demarco.

La periodista y escritora cuenta que su propia maternidad – tiene un niño de ocho años– y ser la hermana mayor de un hermano de 37, a quien su madre, dice, “sigue tratando como un crío”, le inspiró para ir más allá de las consignas de igualdad y lanzarse a escribir un álbum para educar a los niños en la igualdad: ‘Un papá con delantal’.

 

Qué dice la niña del ‘señor con delantal’

«¡A que no lo sabéis! En casa, en lugar de una señora que nos ayuda con los quehaceres del hogar, tenemos un hombre que usa delantal. Se llama Amador, lo contrató mamá y lo sabe hacer todo.

Pasa el trapo rapidísimo, como si bailara, limpia los muebles y deja los azulejos brillantes. Compra comida ecológica y a buen precio, lava y plancha como nadie, y conoce un montón de trucos.

Desde que llegó ha revolucionado tota la casa… y también a los que vivimos en ella. Sobre todo a papá y a Santi, mi hermano. ‘Amador, eres mi ídolo, tú sí que llevas el delantal bien puesto’, le digo yo. Mamá le dice: ‘¿Por qué no te conocí antes?’. Y papá y Santi, ¿qué dicen?».

 

Magela Demarco

Demarco ha trabajado en el diario Clarín.com, en el Fondo Internacional de Emergencia de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y en el Banco Internacional de Desarrollo (BID), así como en revistas y fundaciones internacionales, profundizando en temáticas como violencia familiar, educación, salud y medioambiente.

La periodista nació, creció y vive en Argentina. Durante su infancia, en su casa, los roles masculinos y femeninos estaban muy marcados: «Mi madre fue criada en una sociedad, y más específicamente en una ciudad, donde debía casarse para toda la vida, tener hijos y ser la ‘esposa de’. ¡Qué término tan triste!».

En este contexto, su madre acabó reproduciendo estas mismas conductas patriarcales en la crianza de sus dos hijos. Con el tiempo, sus padres se divorciaron y fue en ese momento en el que su madre salió a trabajar, siguió estudiando y pudo «liberar y ampliar su mirada», recuerda la periodista.

 

Equipo Torrese

Imágenes:
Ilustraciones del libro
Youtube

Ver:
Magela Demarco
Andrea Bianco   

VER:
> ‘Sola en el bosque’ – Historia ilustrada de infancias abusadas  
> Eve Ensler – ‘La disculpa’ – Historia de un abuso    
> Josefina Licitra – La mayor fuga de mujeres de una cárcel 
> Teresa Rodrigo Anoro y el descubrimiento del Bosón de Higgs
> Amelia Earhart – Una mujer y su pasión por volar 
> Soraya Chemally – ‘Enfurecidas’, un libro sobre la ira 
> Ruth Rendell – La gran dama del género negro
> Mary Mapes – La periodista y los documentos Killian
> Fred Vargas – Autora de ‘La humanidad en peligro’  
> Niñas y mujeres – Priorizar tecnología e innovación
> Mujeres artistas del siglo XX – III – Creadoras artísticas 
> Virginia Johnson – Las mujeres y sus orgasmos múltiples
> Olga Tokarczuk – Premio Nobel de Literatura
> El cuerpo femenino no es un instrumento moldeable