Sesenta y tantos

 

Tener más de sesenta años ahora, no es lo mismo que cincuenta años atrás que ya se era un viejo lleno de achaques, y que casi no se movía de su casa.

Tener sesenta años ahora, es como tener cuarenta o cuarenta y cinco en la época de nuestros abuelos. Es una auténtica revolución de la edad.

Con el aumento de la esperanza de vida: 78,87 años para los hombres y 84,82 para las mujeres (81,87 de media para ambos sexos), las previsiones para el futuro según las proyecciones demográficas dibujadas por el INE (Instituto Nacional de Estadística) para el 2050 (bajo el supuesto de que la población española se haya estabilizado e inicie un cierto declive) prevén que los octogenarios se tripliquen en su número y los centenarios se multipliquen por diez. Si se cumple esta prospección, la cantidad de españoles con 100 o más años podría pasar de 5.000 a 50.000. No hace tantos años, en 1970, sólo el 9,67% de la población superaba los 65 años. Así pues cada vez hay más personas mayores que además gozan de un estado de salud mucho mejor que el de sus padres a la misma edad.

Dado que el cerebro es lo último que envejece, vamos a una sociedad donde las personas se jubilarán con más edad, 70 o 75 años. La jubilación progresiva, sería la ideal. Reducción de horario y responsabilidades, sería una amable senda entre la vida laboralmente activa y la jubilación.

Esta cantidad de mujeres y hombres de “cierta edad”, jubilados pero activos, quieren mantenerse en óptimas condiciones físicas y de salud por lo que buscan formas y maneras para realizarlo. Así los tratamientos y las clínicas “antiaging” están adquirendo un auge inimaginable hace unos pocos años.

Cada clínica «antiaging» tiene su método, pero todas realizan pruebas para comprobar el estado del “paciente”, llevan a cabo programas que ayudan a adquirir costumbres saludables y proporcionan medicación específica.

La vida sexual de los hombres de la tercera edad se ha revolucionado con medicamentos que mantienen la vitalidad sexual como son Viagra, Levitra o Cialis. El miedo a la disfunción eréctil, ha dado paso a la confianza en uno mismo. La autoestima que se adquiere no “fallando” en el acto sexual, trasciende a los otros planos de la vida.

Sin embargo, no debemos dejar de lado que los tratamientos hormonales acarrean ciertos riesgos como el cáncer de mama o próstata o complicaciones metabólicas. Los tratamientos con testosterona o DHEA (dehidroepiandrosterona), no son el remedio al envejecimiento, pero pueden mejorar la distribución de la grasa corporal, aumentar la masa magra, la capacidad física y mental, la elasticidad de la piel o el mantenimiento de la función sexual.

Hay que tener en cuenta que los tratamientos hormonales deben administrarse bajo control médico y sólo en caso necesario.

 

Para que esta etapa de la vida sea agradable, provechosa y no “molesta” para el entorno indicamos algunos consejos:

>  Mantenerse activos física y mentalmente. Esto permite alejarse de la nostalgia quejumbrosa.

>  Cuidar de alguien o de algo. Evitará pensar que es uno mismo el que debe recibir cuidados (este pensamiento hace envejecer) y dará satisfacciones sorprendentes.

>  Ponerse metas para progresar. Intentar que ni sean demasiado fáciles ni demasiado difíciles. Crear algo produce mucha satisfacción, puede ser una terraza cuidada, una amistad, un gesto de cariño, una conversación divertida, aprender a bailar, fotografía, pintura… Procurar no acomodarse a la pasividad.

>  Cuidar los sentimientos. Intentar no caer en el pesimismo, el resentimiento, la desilusión o el egocentrismo.

>  Escuchar a los demás. Interesarse por lo que interesa a los demás evitará caer en el enclaustramiento.

>  Defender alguna parcela de autonomía y de independencia. Hay que tener en cuenta que incluso las personas enfermas se encuentran mejor de ánimo cuando pueden tomar alguna decisión sobre sus propias vidas (las residencias o clínicas deben respetar por todos los medios esta parcela de autonomía y de libertad).

>  Leer. La lectura es activa, estimula la mente, en cambio la televisión es pasiva.

>  Aprender una nueva sociabilidad. En esta etapa de la vida se suele sentir soledad o se está solo. Buscar nuevas amistades. Acudir a centros sociales, viajes, colaborar en proyectos…

Actividades diversas: 

>  Universidad de Mayores
Hay diversas universidades españolas que ofrecen cursos para mayores de 65 años.

>  Cursos de idiomas para mayores de 50 años

>  Deportes gratuitos al aire libre para mayores
(Espacios verdes habilitados por los ayuntamientos y dotados con instrumentos de gimnasia).

>  Cursos y Talleres de Nuevas Tecnologías organizados por ayuntamientos y ONGs.

>  Viajes. La Administración promueve viajes de vacaciones para mayores de 65 años. Hay cuatro tipos: viajes culturales, turismo de naturaleza, intercambio con otros países y estancias en zonas costeras para descanso.

>  Congresos. Ya se han hecho varias ediciones del Congreso Nacional de Organizaciones de Mayores, de la Feria Mayores en Acción y del Salón Vivir 50 Plus (donde se dan a conocer servicios y productos de ocio, calidad de vida, finanzas…).

>  Madurez Vital. Ciclo formativo organizado por la CEOMA (Confederación Española de Organizaciones de Mayores). www.ceoma.org.

En teatros, cines y museos se ofrecen precios especiales a los mayores de 65 años.

Algunas Asociaciones:

Cáritas Española
www.caritas.es
Confederación Española de Organizaciones de Mayores (CEOMA)
www.ceoma.org
Consejos de Personas Mayores
(COPEMA)
www.cpmayores.com
Cruz Roja Española
www.cruzroja.es
Federació d’Associacions de Gent Gran de Catalunya (FATEC)
www.gentgran.org
Federación de Organizaciones de Mayores en la Comunidad Valenciana /FOMCOVA)
www.mayores21.org
Fundación Patronato Europeo del Mayor
www.fundacionpem.org
Federación Vasca de Asociaciones de Prejubilados y Pensionistas
www.fevaas.org
Mensajeros de la Paz
www.mensajerosdelapaz.com
Unión Democrática del Pensionista (UDM)
www.mayoresudp.org
Universidad Nacional Aulas Tercera Edad
www.unate.org

Teléfonos del mayor:

Andalucía – Tel. 900 85 83 81
Aragón – Instituto Aragonés de Servicios Sociales – Tel. 976 711 56 00
Asturias – Dirección General de Atención a Mayores – Tel. 985 10 65 86
Baleares – Dirección General de Servicios Sociales – Tel. 971 17 70 00
Canarias – Consejería de Empleo y Asuntos Sociales – Tel. 922 47 44 44
Catalunya – Atención al Mayor – Tel. 900 30 05 00
Cantabria – Tel. 900 71 17 12
Castilla La Mancha – Dirección General de Acción Social – Tel. 925 28 89 55
Comunida Valenciana
Atención al Mayor – Tel. 900 100 011
Extremadura – Tel. 900 84 70 70
Galicia – Atención al Mayor – Tel. 900 33 36 66
Madrid – Tel. 900 10 10 11
Murcia – Atención a las Personas Mayores – Tel. 968 36 20 90
Navarra – Instituto Navarro de Bienestar Social – Tel. 948 42 69 00
País Vasco – Dirección de Bienestar Social – Tel. 945 01 80 00
La Rioja – Dirección General de Servicios Sociales – Tel. 941 29 11 00 

 

Equipo Torrese


Páginas de origen de las imágenes:
impuestodetrabajo.com
sanfernando.gov.ar
lagacetafea.blogspot.com
isseg.gob.mx
fetcm.ugt.org
entrerios.gov.ar


2 P. 29-03-2010
1 P. 17-07-2009