Jean-Michel Guenassia y ‘La vida soñada de Ernesto G.’

A los ocho años de su publicación, volvemos a leer ‘La vida soñada de Ernesto G.’, para reencontrarnos con Joseph Kaplan que, como otros personajes del autor anhela cambiar el mundo  

[Cultura – Literatura]

 

Jean-Michel Guenassia, autor revelación de las letras francesas a los sesenta años

Tras el éxito obtenido en 2009 con ‘El club de los optimistas incorregibles’ (RBA Narrativas), Prix Goncourt des Lycéens 2009, Jean-Michel Guenassia se convirtió en el autor revelación de las letras francesas, un hecho que en principio podría carecer de importancia si el autor no hubiera entrado en el panteón de los escritores consagrados a la edad de sesenta años.

Sin embargo, el triunfo de aquella novela, en la que Jean-Michel Guenassia hacía un retrato generacional del París del existencialismo y en la que mostraba la realidad política de la Europa de principios de los 60, debió de dejar al autor con sabor a poco, porque cuatro años después de esta primera novela, salió publicada ‘La vida soñada de Ernesto G.’.

En ella ejemplifica los avatares del siglo XX en el Viejo Continente, así como en sus colonias, a través de un personaje tan consecuente con su ideología como pueda ser Joseph Kaplan, un hombre en verdad muy parecido a aquel Josef K. que mostrara Frank Kafka en su clásico ‘El proceso’.

 

La novela ‘La vida soñada de Ernesto G.’ 

Igual que el propio Frank Kafka, el protagonista de esta novela, Joseph Kaplan, nace en Praga a principios del siglo XX en el seno de una familia de médicos. Tras la Primera Guerra Mundial y tras haberse quedado huérfano a la edad de diez años, Kaplan inicia una vida disoluta marcada por tres elementos principales:

> la incomunicación con su padre –con quien mantiene una relación distante sin que haya motivo para ello-,
> la pasión por el tango y en especial por Carlos Gardel –afición que le llevará a convertirse en un bailarín conocido en los locales nocturnos de Praga- y
> los romances con las chicas que caen rendidas ante sus encantos en la pista de baile.

Pero Joseph Kaplan, que se deja llevar por las corrientes anarquistas y librepensadoras de la época, está buscándose demasiados enemigos en la capital checa, así que su padre lo manda a París para que complete sus estudios en microbiología.

Y será en la capital francesa donde ratifique su compromiso político al juntarse, a la edad de veintiséis años, con otros jóvenes que también persiguen ideales anarquistas y que, además, se pasan las noches bebiendo en los bares.

Sin embargo, cuando estalla la Guerra Civil Española, las teorías políticas dejan de ser útiles y llega el momento de pasar a la acción. Los amigos del protagonista se unen a las Brigadas Internacionales que combatirán en la contienda española, pero Joseph Kaplan, en un gesto que lo desprestigiará ante los ojos de sus compañeros, decide no participar en la guerra y seguir su formación como investigador.

Su estancia en Argel

Su primera gran oportunidad laboral surgirá cuando le ofrezcan un trabajo en el Instituto Pasteur de Argel, a donde Joseph Kaplan viaja en 1938, con veintiocho años, para conocer la realidad en la colonia francesa.

Para hacerse un hueco entre los científicos de dicho centro, Kaplan tiene que trabajar el doble que los demás, siendo una de las principales prioridades la lucha contra el paludismo que causa estragos entre la población argelina.

Pero no todo será trabajo. En Argel, se juntará con Maurice Delaunay, un joven que está obsesionado con hacer fortuna a través de la especulación inmobiliaria, con Christine, una actriz de teatro que quiere mudarse a París para probar suerte en el cine y que lucha por los derechos de la mujer en un mundo en el que dichos derechos todavía no encuentran asiento, y a Nelly, otra actriz con quien iniciará una relación sentimental.

Pero los totalitarismos que se extienden por Europa también alcanzan a la colonia francesa, y cuando Hitler invade Francia, las autoridades argelinas reciben la orden de expulsar a todos los judíos de la región.

Por suerte, el director del Instituto Pasteur le protege consiguiéndole un trabajo en un campo de experimentación científica, esto es, en un pueblo perdido en el interior del país donde habrá de pasar tres años curando a los afectados por unas enfermedades que Kaplan creía extinguidas desde hace siglos, como por ejemplo la peste, y por otras para las cuales todavía no se ha encontrado el remedio, como la malaria.

Regreso a Checoslovaquia

A su regreso a Argel, cuando la II Guerra Mundial ya está a punto de terminar y Francia ha sido liberada, descubre que su mundo se ha derrumbado y que sus antiguos amigos se han traicionado a sí mismos, ya sea vendiéndose al dinero, ya a los intereses particulares.

La única que se mantiene fiel a sus convicciones es Christine, que sigue luchando por los derechos de la mujer y que continúa manteniendo una filosofía de vida antibelicista. Y es entonces cuando estalla el amor entre ellos y deciden contraer matrimonio.

Juntos regresan a Checoslovaquia tras recibir una oferta de trabajo en un hospital de Praga, pero antes de entrar en el país tienen que atravesar un Viejo Continente donde ya empiezan a marcarse las diferencias entre el bloque soviético y el bloque occidental.

Por suerte, conocen a Pavel Cibulka, un diplomático checo que les ayuda a entrar en el país y que se convertirá en su amigo hasta su desaparición por causas políticas. Y es que la vida en Praga ya no es tan idílica como cuando Joseph la abandonó siendo un veinteañero.

Aún así, el protagonista no está del todo disgustado con lo que encuentra en su ciudad de nacimiento. El avance del Partido Comunista le hace creer en la posibilidad de un mundo donde desaparezcan las injusticias, motivo por el cual se esfuerza para convertirse en diputado del Parlamento y en participar en los cambios que se avecinan.

La desesperación de Kaplan

De este modo consigue participar en el derrumbe del Antiguo Régimen y en la construcción de un nuevo mundo. Mientras tanto, su esposa tiene dos hijos, Helena y Martin, y se dedica al teatro de carácter político, hasta que un día se ve obligada a abandonar el país para ir a visitar a su madre, y tanto ella como su hijo Martin desaparecen misteriosamente, haciendo pensar al protagonista que han sido ejecutados.

La desaparición de su esposa y de su segundo hijo le sume en la desesperación, y a mediados de los 60, tras haberse apartado de una realidad política que le ha decepcionado, acepta el cargo de director en un sanatorio situado en el norte de la Bohemia.

Allí trabaja junto a su hija Helena y la política parece haber desaparecido de su vida hasta que las autoridades checas le traen a un paciente cuya identidad debe mantener en secreto.

El Che Guevara

El enfermo dice llamarse Ramón Benítez Fernández, pero su parecido con un famoso guerrillero latinoamericano no deja lugar a dudas: es Ernesto Che Guevara.

El amor entre Helena y el Che, quien parece representar la otra cara del comunismo, es decir, la cara realmente justiciera y humanitaria, surge enseguida y ella decide fugarse con él, no sin antes tener que sacar a su padre de la cárcel donde los soviéticos lo han encarcelado sin dar explicaciones.

Años después, ya caído el Muro de Berlín y abierto el bloque soviético al mundo, el protagonista alcanza la edad de cien años y, haciendo repaso de su vida, se da cuenta de que, pese a los avatares de la Historia, él se ha mantenido firme y se ha movido siempre según dos único ideales: el amor a los suyos y la lucha por un mundo justo.

De este modo nos devuelve Jean-Michel Guenassia a un siglo que ya inspeccionó parcialmente en su obra anterior, pero que ahora disecciona dándonos un personaje de una altura moral incuestionable: Joseph Kaplan.

Además, si en ‘El club de los optimistas incorregibles’, Jean-Michel Guenassia, ya convirtió en personaje a Jean-Paul Sartre y a Joseph Kessel, en ‘La vida soñada de Ernesto G’. se atreve a hacer lo propio con alguien tan trascendente para la centuria pasada como Ernesto Che Guevara.

 

El autor

Jean-Michel Guenassia es un escritor francés nacido en Argel en 1950. Estudió derecho ejerciendo como abogado durante seis años hasta que decidió dedicarse a escribir guiones para televisión. 

Ha coescrito también los guiones de ‘Claire obscure’ (Frank Apprederis, 1985, serie ‘Les Cinq Dernières Minutes’), ‘Pour cent millions’ (Brigitte Sauriol, 1990, serie ‘Haute tension’) y ‘Récidive’ (Frank Apprederis, 1992).

Jean-Michel Guenassia y su novela ''La vida soñada de Ernesto G.'

En 1986 Jean-Michel Guenassia publicó la novela policíaca ‘Pour cent million (Éditions Liana Levi),  merecedora del Premio Michel Lebrun, pero su salto a la fama se produjo en 2009 con ‘El club de los optimistas incorregibles’ (Éditions Albin Michel), que se alzó con el Prix Goncourt des Lycéens a finales de 2009. Francia recibió a su autor como un escritor revelación.

La obra se tradujo a quince idiomas. Desde entonces ha seguido escribiendo novelas: ‘Trompe-la-mort’ (2015), ‘La Valse des arbres et du ciel’ (2016), y ‘De l’influence de David Bowie sur la destinée des jeunes filles’ (2017). 

La mayoría de ellas sólo se han publicado en Francia donde se ha consolidado como escritor contemporáneo de referencia​.

 

 

 

Equipo Torrese
eMagazine 39ymas.com

Fuentes:
Prensa RBA Libros
Wikipedia

Páginas de origen de las imagenes:
Wikipedia
Portada libro
Wikipedia
Portadas libros

VER:

> Joyce Carol Oates – Premio Pepe Carvalho 2021  
> Raül Garrigasait – Autor del ensayo ‘La ira’   
> Juan José Millás – ‘Una vocación imposible’ 
> Elvira Lindo – Poderosa narradora en ‘A corazón abierto’  
> Louise Glück – La poeta, Premio Nobel de Literatura 2020 
> Antonio Muñoz Molina – ‘El miedo de los niños’ 
> Isabel Allende – Premio Liber 2020 a la autora hispanoamericana más destacada 
> Irene Vallejo – Premiada por ‘El infinito en un junco’
> Eduardo Mendoza – Su novela ‘Las barbas del profeta’ 
> Laurent Binet cambia la historia brillantemente en ‘Civilizaciones’    

 

 

 

 

 

Rev. 03-02-2021
4 – 22-08-2018
3 – 22-04-2014
2 – 15-01-2014
1 – 23-12-2013
diciembre de 2013