La menopausia y la salud – Dossier indispensable


[Activa tu salud]

 

Cada mujer nace con un número determinado de folículos en los ovarios que contienen la célula germinal, el ovocito. Estos folículos se van gastando a lo largo de la vida y de los, aproximadamente, 400.000 que tenemos en el momento de la primera regla (la menarquia, a los 12 o 13 años), pasan a 0 con la menopausia. En este momento, el ovario cesa su actividad y deja de producir hormonas.

Por término medio, la mujer vive treinta y tres años después de haber pasado el umbral de la menopausia.

Se trata, pues, de vivir estas tres décadas con una buena calidad de vida. Someterse a controles médicos periódicos, conocer el propio cuerpo y prestar atención a las señales que éste envíe y, sin lugar a dudas, mantener una actitud positiva.

 

Climaterio

Es un periodo que abarca unos diez años y en el que se producirán diversos cambios en el organismo. Suele empezar hacia los 45 o 48 años, o sea, poco antes de la menopausia.

 

Menopausia

Empieza en una fecha exacta, en concreto la fecha de la última menstruación (se determina a posteriori), hay que esperar seis meses y, si en este tiempo no se han tenido otras hemorragias menstruales, se confirma que en el momento de la última menstruación fue su menopausia. La edad media se sitúa en los cincuenta años. Si la mujer sufre estos síntomas siendo más joven, habrá de esperar un año después de la última menstruación para confirmar su menopausia.

 

Perimenopausia

Son los dos años anteriores y los dos posteriores a la menopausia en los que, muchas veces, aparecen y se mantienen los síntomas.

Por lo tanto se entiende como menopausia el cese de la menstruación que se produce cuando el organismo deja de producir estrógenos (hormonas femeninas).

 

Síntomas más generales:

> Acaloramientos y sofocos repentinos

Es un repentino aumento de sensación de calor en la cara, cuello y, a veces, en el tórax. Varía su duración entre unos segundos y varios minutos. Cuando ocurra:

– No taparse demasiado al acostarse
– Evitar los lugares demasiado concurridos y llenos de gente
– Usar ropa superpuesta para poder quitarse en el momento que se sienta el sofoco.

> Alteraciones genitourinarias

Disminuye la elasticidad y lubricación vaginal lo que puede causar dolores en las relaciones sexuales. Se pueden usar cremas especiales lubricantes que mejoren la elasticidad de la vagina y no interrumpir las relaciones sexuales, ya que el semen del hombre actúa precisamente como lubricante.

Si se produce incontinencia urinaria, lo mejor es consultar con el médico la posibilidad de realizar unos ejercicios concretos que fortalezcan los músculos que sostiene la parte baja del abdomen.

> Desciende el espesor y nivel del colágeno, con lo que aparecen arrugas y sequedad en la piel.

La piel tiende a hacerse mas fina y a resecarse. Para evitarlo, no hay que tomar demasiado el sol y mantener la hidratación. Beber uno o dos vasos de agua en ayunas y utilizar las cremas adecuadas.

> Se pierde densidad ósea incrementando así el peligro de osteoporosis (descalcificación) y fracturas óseas.

En la alimentación debe incluirse leche (descremada), frutos secos, pescado con espina, legumbres, pan integral, fibra, soja y aceite de oliva. Para obtener vitamina D lo mejor es tomar el sol y hacer ejercicio en ambiente abierto.

Las necesidades de calcio según las diferentes etapas de la vida son las siguientes:

– Etapa de crecimiento: 400 (bebé)-1.200 (adulto) mg/día
– Deportistas y mujeres en periodo de gestación o lactancia: 2.000 mg/día.
– Mujer postmenopáusica: 1.200 mg/día
– Hombre mayor: entre 900-1.200 mg/día

> Aumento del colesterol «malo» e hipertensión incrementando así el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

La falta de estrógenos también influye sobre los lípidos, aumentando el colesterol malo y disminuyendo el bueno; y sobre las arterias, ya que impide su correcta dilatación. Para contrarrestar este efecto negativo, hay que alimentarse adecuadamente. Reducir el consumo de grasas saturadas (productos de origen animal) y aumentar el de legumbres, frutas y verduras. Los aceites de pescado, oliva, maíz y girasol reducen su impacto.

Hay que tener en cuenta que los productos vegetales no tienen colesterol, la fibra dificulta la absorción de colesterol y si la grasa es de pescado se absorbe menos que las demás grasas.

Para evitar riesgos cardiovasculares se debe ingerir poco sodio, más potasio y calcio y menos productos animales aumentando los vegetales. El ejercicio físico es importantísimo.

> Cansancio, nerviosismo, irritabilidad, apatía, aumento de peso, insomnio, ansiedad y depresión.

> Pérdida de memoria (riesgo de sufrir la enfermedad de Alzheimer).

En la enfermedad de Alzheimer algunos estudios van encaminados a demostrar que los estrógenos pueden retrasar el comienzo de esta enfermedad. Ejercicios como intentar recordar, p.e., las tiendas donde se suele ir a comprar y sus vendedores, el orden de sentarse de los comensales en alguna cena que se haya asistido, los números de teléfono de los familiares más allegados, los nombres de los diferentes vecinos y otros ejercicios similares ayudarán a mantener la agilidad mental.

> Osteoporosis

 

Ejercicio

El ejercicio controla el colesterol, la hipertensión, la osteoporosis y mejora las articulaciones, el tono muscular y también el aspecto físico.

Hay que procurar mantenerse activa. Los músculos sintetizan la grasa en la sangre. Si nunca se ha hecho ejercicio, no se debe pretender hacer uno que exija un gran esfuerzo. Se puede empezar por caminar una hora al día a paso rápido, sin pararse, cuando se esté más entrenada hacer natación, bicicleta (menos) o gimnasia de mantenimiento, procurando que la clase no tenga un ritmo demasiado acelerado (intentar que los compañeros de clase sean de edad parecida a la tuya).

– Como mínimo hacer ejercicio 30 minutos diarios
– Caminar, con intensidad, varias veces al día.

– Empezar y terminar con ejercicios de relajación

 

Recomendaciónes:

Sí a una alimentación adecuada, a una actividad física continuada y a una actividad mental enriquecedora.

No al sedentarismo, a la desmesura en comer y a la desmotivación para mantener un estado mental activo.

 

© Leonor Sedó

Día Mundial de la Menopausia: 18 de octubre 

Ver:
Andropausia: ¿la menopausia masculina?
Antiaging – Envejecer con salud limitando al máximo las enfermedades
Antienvejecimiento – Productos naturales
Colágeno hidrolizado – Poderoso nutriente antienvejecimiento
Conservar el colágeno ayuda a regenerar la piel    

Dieta a partir de los 40   

Disfunciones sexuales según la edad
Envejecimiento – Causas y cuidados   

Incontinencia, un problema con solución – Ejercicios de Kegel
Jornada de sexualidad madura – Vida y sexo a partir de los 50  

La falta de deseo es la disfunción sexual femenina
 
más frecuente en toda Europa –  La menopausia inducida provoca un bajo nivel de testosterona
La menopausia y la salud de los huesos
La sexualidad durante la menopausia 
Maquillaje antiaging para la mujer madura 
Menopasia: espacio de cambio y creatividad
Menopausia y cambios en la piel – Más arrugas y menos elasticidad     
Osteoporosis – A partir de los 50 puede atacar en silencio 
Osteoporosis, la epidemia del siglo
Osteoporosis: las mujeres temen encoger 
Piel madura – Sus cuidados I  

Piel madura – Sus cuidados II  
Piel – El paso del tiempo   
Revisión ginecológica a cualquier edad
Tratamientos en la menopausia
 

 

Página de origen de la imagen:
centromimatrona.com

 

 

 

 

8 – 08-07-2017
7 – 15-09-2016
6 – 11-09-2015
5 – 27-03-2014
4 – 18-10-2012
3 – 05-11-2011

2 – 15-01-2007
1 – 10-02-2004