Iris Apfel – Una diseñadora en contra de la uniformidad

Confiesa su desagrado por la uniformidad, no solo de la moda, sino del diseño en general

[Tendencias – Moda]  

 

No había vuelto a recordar a Iris Apfel, la diseñadora en contra de la uniformidad, hasta tropezarme con una entrevista concedida al Magazine de La Vanguardia en el año 2015, cuando visitó Barcelona para ser la invitada de honor del Barcelona 080 Fashion, el certamen de moda organizado anualmente en esta ciudad. En ese mismo año moriría su marido después de más de sesenta años de matrimonio.

Releyendo la entrevista, no he podido evitar preguntarme de dónde puede una mujer de su edad sacar la energía que parece desplegar a pesar de su avanzada edad. Y no sólo eso. Si ha habido alguna muchacha aficionada a los complementos era yo a los dieciocho años; recogía comentarios de todo tipo de mis amigos y conocidos por mi forma de vestir, en mi búsqueda de un estilo propio siguiendo, para mi sorpresa, uno de los consejos de la dama del diseño: cada una de nosotras ha de encontrar su propia forma de expresarse con el vestuario. Según dice, la moda se puede comprar, pero el estilo hay que trabajarlo.

Y, mira por dónde, lo que los años han atemperado en mí, en ella lo han agudizado. Por lo poco que sé de su trayectoria, diría que  el paso del tiempo la ha llevado a más altas cotas de riesgo y singularidad en la elección de su vestuario, convirtiéndola en un icono del diseño en Estados Unidos, unas combinaciones de formas y colores absolutamente contrarias a la uniformidad y a la austeridad, que podrán gustar a no, pero no dejan indiferente.

En esa misma época la televisión catalana presentó un reportaje de su visita al Museo del Diseño de Barcelona, y del recorrido por el mismo contemplando las obras de grandes creadores de la moda. Acabada la visita, pidió que la llevaran al mercado de los Encantes, situado justo enfrente. Me maravillaron las imágenes de la diseñadora, en silla de ruedas, revolviendo collares, pulseras, bolsos, pañuelos, comprando lo que con seguridad iba destinado, no solo a lucir, sino a coleccionar o rediseñar.

 

Un poco de historia

Iris Barrel estudió historia el arte en la Universidad de Nueva York, en cuyo barrio de Queens había nacido en 1921. De joven trabajó en revistas de moda y en diseño de interiores, hasta que en 1948 se casó con Carl Apfel, empresario textil. Dos años después, la pareja fundó la firma Old World Waves, y se dedicó a viajar por el mundo entero en busca de los mejores tejidos artesanales para su clientela. Mantuvieron su actividad hasta 1992.

Fue en 2005, cuando el Museo Metropolitano de Nueva York tuvo que improvisar al haber surgido contratiempos con una exposición programada y eligió exponer buena parte del vestuario de Iris Apfel, sus accesorios y objetos de su colección privada. En contra del pesimismo sobre el éxito de la muestra por la mínima promoción, el boca-oreja funcionó y al poco tiempo llegó a interesar a los medios de comunicación especializados.

Iris Apfel-portada-libroA partir de entonces, su imagen con el pelo blanco y corto, sus enormes gafas circulares y sus exuberantes accesorios, medio difuminados sobre los espectaculares estampados de su indumentaria ha dado la vuelta al mundo. Confiesa su desagrado por la uniformidad, no solo de la moda, sino del diseño en general.

Ha escrito libros, participado en documentales y recibido varios premios por su labor. No añora en absoluto su pasado de interiorista, se declara curiosa impenitente, da muestras de su sentido del humor sin el cual no podría vivir y arremete con todo aquello que signifique uniformidad, anulación del propio criterio; es importante ser honesto con uno mismo y poner pasión en lo que se hace, si no, no habrá valido la pena el esfuerzo. Así finalizaba aquella entrevista.

 

Habrá que ver qué más nos depara la actividad de esta longeva y menuda representante de la moda atípica, pues si su marido murió a los 101 años, no me sorprendería que superase esa cota, inmersa en la búsqueda de un nuevo y descomunal collar o enfrascada en el diseño de una nueva montura para sus gafas.

Entusiasta en combinar piezas de mercadillo con prendas de firma, en su fondo de armario se pueden encontrar tesoros de Dior, Versace o Lanvin con collares africanos o complementos artesanales. Le encanta la ropa atemporal, lo que se puede llevar mucho tiempo.

Mi curiosidad me lleva a imaginar cómo se debe vestir cuando no hay una cámara presente, pero no lo consigo.

 

 

Marisa Ferrer P.

Páginas de origen de las imágenes:
Rosa Distrito
commons.wikimedia.org
es.paperblog.com
enclavedemoda
Seveninfiernos
Imagen ‘Barcelona 080 2015’

Imagen portada libro:
Amazon.es

 

VER:
> GiModa 2018 – IV edición de la semana de la moda de Girona  

> II edición de la LCI Barcelona Fashion Film Festival 
> Gala final del ‘Movistar Barcelona Fashion Film Festival’- 2017  
> Rossana Orlandi – Galerista, comisaria artística y mecenas – La guía del diseño emergente – A los 58 años cambió el rumbo de su profesión   
> Carmela Rodríguez – Moda con fibras naturales  
> 22 edición de la ’080 Barcelona Fashion’ – Primavera-Verano 2018-2019  
> ‘Saint Laurent, chico malo’ – Marie-Dominique Lelièvre autora de la biografía no autorizada del modisto  
> BCN Ethical Fashion Fest – La moda sostenible: ecología, ética laboral, compromiso social y materias primas saludables   
> Vivienne Westwood – Más de 30 años diseñando moda – De la estética asociada al punk y a la New Wave al estilo New Romantic 
> La diseñadora Celia Vela en la I Semana de la Moda de Girona – GIMODA  

> Desfile de la colección de trajes de novia ‘Rock Vintage’ del diseñador Jordi Dalmau – Encuentro FriendsFluencers 2017   
> Manuel de Gotor – ‘La otra piel’ – Fotografías de las creaciones más representativas del diseñador de moda  
> ‘Vogue’ y ‘Vanity Fair’ – Eduardo García Benito, su mejor ilustrador  
> Coco Chanel – Coco cambió de forma radical la apariencia de la mujer caracterizada por su chaqueta holgada y sus masculinos y funcionales pantalones  
> Lorenzo Caprile – Famoso diseñador de trajes nupciales – “En el mundo de la moda vamos hacia una sociedad de extremos: la moda ‘low cost’ y firmas muy exclusivas, los dos opuestos”  

 

 

 

 

 

1 – 09-04-2018