Virgilio Ortega – «Palabradicción – El fascinante juego de las palabras»

 

[Barcelona Eventos / Cultura – Literatura]  
 

La Casa del Libro, Barcelona (España)
Presentación del libro «Palabradicción», de Virgilio Ortega
15 de marzo de 2016  

palabradiccion-virgilio-ortega-550-1
Fotografías: ©2016 L. Sedó

Virgilio Ortega, licenciado en Filosofía y Letras por las universidades de Salamanca y Barcelona, director editorial durante más de cuarenta años en Salvat, Ediciones Orbis, Plaza & Janés y, principalmente, en Planeta DeAgostini, donde, bajo su dirección, salieron al mercado más de cinco mil títulos, así como varios  miles de vídeos y de discos, nos presenta hoy el libro, del cual es autor, Palabradicción – El fascinante juego de las palabras.

Apasionado por las culturas antiguas como la egipcia y la griega, políglota y aficionado, por no decir obsesionado, por las etimologías, ya nos regaló en 2014 Palabralogía y en 2015 Palabrotalogía, ambos publicados por la editorial Crítica.

El autor, de buenas a primeras, nos ha lanzado algunas preguntas como: ¿Qué tiene que ver Platón con los plátanos?, ¿Una enciclopedia con el Ku-Klux-Klan? o ¿Las caderas de mi prima con la santa iglesia catedral?, cosa que nos ha dejado ‘descolocados’.

palabradiccion-virgilio-ortega-550-3
Fotografías: ©2016 L. Sedó

Nos explica Virgilio Ortega que el libro está estructurado como un ensayo dialogado en el que el autor, a la manera de Sócrates (y siguiendo su método mayéutico), conversa con un Lector que representa a todos los lectores. Y juntos buscan solución a la pregunta inicial encadenando palabras y etimologías, hasta llegar al recuadro final donde les espera la respuesta verdadera.

Después de ojear el libro, nos parece que va dirigido en particular a los amantes de las palabras, a los aficionados a saber de dónde nos vienen esas palabras que tanto usamos. Nos aclara el autor que cada capítulo tiene cuatro partes: primero hay una pregunta que el autor plantea al Lector, algo así como ¿Qué tiene que ver la palabra ‘a’ con la palabra ‘b’?, luego se plantean tres o cuatro opciones, de las que una, por lo menos, aporta la solución. Viene luego, la parte principal del capítulo que son las preguntas y respuestas entre el autor y el Lector y, finalmente, encontramos la solución en un texto invertido al final del capítulo.

palabradiccion-virgilio-ortega-550-4
Fotografías: ©2016 L. Sedó

El autor nos da unos ejemplos: «No siempre el parecido entre dos palabras indica que una viene de la otra o que tengan que ver etimológicamente entre sí. Por ejemplo, tentáculo no tiene nada que ver con que alguien ‘tienta’ el ‘culo’ ni anómalo indica que tengas ‘malo’ el ‘ano’, a pesar de que ambas partes de la comparación se parezcan mucho más de lo que puedan asemejarse dos palabras que aquí propongamos como emparentadas etimológicamente entre ellas”.

Otro ejemplo: ¿Qué tienen que ver los políticos con los idiotas? Ortega nos explica qué significaba idiota para los griegos. Si politikós en griego era quien se preocupaba por los asuntos de la polis, lo contrario era un idiotes (‘idiota’): el hombre ‘rudo’, ‘vulgar’, ‘ignorante’… que sólo se preocupaba de lo idion, o sea, de lo ‘particular’, de lo ‘privado’. El ‘pasota’ que se despreocupaba de los asuntos del Estado y sólo se ocupaba de lo suyo, como si los asuntos del gobierno no le concerniesen. Frente a la persona responsable que era el ‘político’, el particular que sólo se preocupaba de lo suyo era un ‘idiota’.

palabradiccion-virgilio-ortega-550-5-ok-ok
Fotografías: ©2016 L. Sedó

Otro ejemplo, la palabra magister (de donde viene maestro) está relacionada con el adverbio latino magis, que significa ‘más’. Por lo tanto, la palabra minister (de donde viene ministro) estará relacionada con el  adverbio latino minus, que significa ‘menos’. En la antigua Roma, el minister era el que ‘menos’ valía: valía tan poco que sólo servía para ‘criado’, para ‘siervo’. En este ejemplo casi todo el público ha estado de acuerdo en que en la actualidad ocurre lo mismo.

Ha finalizado la presentación con una especie de juego. Los asistentes han depositado en el interior de dos sombreros negros, una cartulina con la palabra que primero se les ha ocurrido escrita en ella. Luego el autor, en cuatro ocasiones, ha sacado una cartulina de cada sombrero y nos ha explicado qué tenían en común las dos palabras que contenían.

Salimos de la presentación con algunas dudas: ¿qué tiene que ver Platón con la paella?, ¿qué tiene que ver calle con terrado?… y ¿que tiene que ver perfume con uñas?????… Las respuestas serán bienvenidas.

 

leo-caldetes-enero-2016-1
Leonor Sedó

Barcelona, 15 de marzo de 2016

Ver:
Virgilio Ortega – “Las palabrotas no son ni buenas ni malas, sólo son palabras” – Entrevista
Virgilio Ortega – ¿De dónde nos vienen las “palabrotas”?  
Virgilio Ortega – ¿De dónde vienen las palabras?