Enfermedad de Alzheimer – Células cerebrales más vulnerables

Entender qué hace que algunas células sean selectivamente vulnerables a la enfermedad del Alzheimer, y otras no

[Salud – Investigación]

 

Un equipo de biólogos moleculares y neuropatólogos del UCSF Weill Institute for Neurosciences de la Universidad de California ha identificado, por primera vez, las neuronas que se encuentran entre las primeras víctimas de la enfermedad de Alzheimer.

Éstas acumulan ‘enredos’ tóxicos y mueren antes que las células vecinas.

Y es que sigue siendo un misterio en la investigación de la enfermedad de Alzheimer porqué algunas células cerebrales sucumben a esta enfermedad neurodegenerativa años antes de que aparezcan síntomas por primera vez.

Otras, en cambio, parecen impermeables a la degeneración que las rodea hasta las etapas finales de la enfermedad.

 

Investigando las células

Tal y como afirman el coautor del estudio Martin Kampmann, PhD, profesor asociado en el Instituto UCSF para Enfermedades Neurodegenerativas y el investigador Chan Zuckerberg, de Biohub:

«Sabemos qué neuronas son las primeras en morir en otras enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Parkinson y la ELA, pero no la enfermedad de Alzheimer».

Ambos expertos destacan que «si entendiéramos porqué estas neuronas son más vulnerables, tal vez podríamos identificar intervenciones que pudieran hacerlas, y el cerebro en su conjunto, más resistentes a la enfermedad».

Los investigadores han estudiado durante mucho tiempo porqué ciertas células son más propensas a producir los ‘enredos’ tóxicos de la proteína tau.

Como resultado se ha visto que la propagación de las cuales a través del cerebro impulsa la muerte celular generalizada y la consiguiente pérdida progresiva de memoria, demencia, y otros síntomas.

Pero hasta ahora no se ha examinado detenidamente si todas las células son igualmente vulnerables a los efectos tóxicos de estas acumulaciones de proteínas.

¿Cómo entender que algunas células sean vulnerables al Alzheimer y otras no?

«La creencia generalizada es que una vez que estas proteínas están allí, siempre supone un ‘game over’ para la célula, pero nuestro laboratorio ha descubierto que ese no es el caso».

Así lo afirman Lea Grinberg, MD, el otro autor principal del estudio y profesor asociado, y John Douglas French, de la Alzheimer’s Foundation, Profesor Dotado en el Centro de Memoria y Envejecimiento UCSF.

Y es que, como señalan estos científicos, «algunas células terminan con altos niveles de tau hasta bien entrada la progresión de la enfermedad, pero por alguna razón no mueren.

Se ha convertido en una pregunta apremiante para nosotros entender los factores específicos que hacen que algunas células sean selectivamente vulnerables a la patología del Alzheimer.

Otras, en cambio, parecen capaces de resistirla durante años, si no décadas».

Estudios del tejido cerebral

Así, para identificar las neuronas selectivamente vulnerables, los investigadores del UCSF Weill Institute for Neurosciences estudiaron el tejido cerebral de personas que habían muerto en diferentes etapas de la enfermedad de Alzheimer.

Los tejidos fueron obtenidos del Banco Cerebral de Enfermedades Neurodegenerativas UCSF y del Banco Brasileño de Estudios sobre el Envejecimiento, un recurso único cofundado por Lea Grinberg.

El biobanco con sede en Sao Paulo recoge muestras de tejido de una amplia población de individuos fallecidos, entre ellos muchos sin un diagnóstico neurológico. 

Sin embargo, los tejidos de estos cerebros muestran signos de enfermedad neurodegenerativa en etapa muy temprana, que por lo demás es muy difícil de estudiar en humanos.

Estudios de una de las primeras áreas atacadas por el Alzheimer

En una primera fase, el equipo investigador dirigido por Kun Leng y Emmi Li, co-primeros autores de la investigación, estudió el tejido de 10 cerebros de donantes.

Para ello utilizó la técnica secuenciación de ARN de un solo núcleo, que permite agrupar las neuronas basadas en patrones de actividad génica.

Así, en una región cerebral llamada corteza entorhinal, una de las primeras áreas atacadas por la enfermedad de Alzheimer, los investigadores identificaron un subconjunto particular de neuronas que comenzaron a desaparecer muy temprano en la enfermedad.

Más tarde, en el curso de la enfermedad, los investigadores encontraron, un grupo similar de neuronas que también fueron los primeros en morir cuando la degeneración llegó al giro frontal superior del cerebro.

Las neuronas que expresan RORB

En ambas regiones, estas células vulnerables se distinguieron por su expresión de una proteína llamada RORB.

Esto permitió a los investigadores del laboratorio de neuropatología de Grinberg, dirigido por el ex gerente de laboratorio Rana Eser, examinar las neuronas que expresan RORB con más detalle en el tejido cerebral de una cohorte más grande de 26 donantes.

Utilizaron técnicas de tinción histológica para examinar el destino de las células tanto de individuos sanos como de aquellos con Alzheimer en etapa temprana y tardía.

Este trabajo validó que las neuronas que expresan RORB mueren de hecho al principio de la enfermedad y también acumulan ‘enredos’ tau antes que las neuronas vecinas que no expresan RORB.

«Estos hallazgos apoyan la opinión de que la acumulación de tau es un factor crítico de la neurodegeneración, pero también sabemos por otros datos del laboratorio de Grinberg que no todas las células que acumulan estos agregados son igualmente susceptibles».

Así lo ha destacado el investigador Kun Leng, quien planea continuar estudiando los factores subyacentes a la vulnerabilidad selectiva de las neuronas RORB utilizando la tecnología basada en CRISPR que el laboratorio Kampmann ha desarrollado.

Identificador molecular

No está claro si RORB en sí causa la vulnerabilidad selectiva de las células, señalan los investigadores, pero la proteína proporciona una nueva y valiosa vía de investigación molecular para que futuros estudios entiendan qué hace que estas células sucumban a la patología del Alzheimer, y cómo su vulnerabilidad podría revertirse potencialmente.

«Nuestro descubrimiento de un identificador molecular para estas células selectivamente vulnerables nos da la oportunidad de estudiar en detalle exactamente porqué sucumben a la patología tau, y qué se podría hacer para hacerlas más resistentes».

Como ha afirmado Leng, destacando que «este sería un enfoque totalmente nuevo y mucho más específico para desarrollar terapias para retrasar o prevenir la propagación de la enfermedad de Alzheimer».

Los resultados de esta investigaciones se han publicado en ‘Nature Neuroscience’.

 

 

Publicado en Geriatricarea
Febrero 2021

Páginas de origen de la imagen:
Guía del Alzheimer
Olhar Digital
Su Cerebro
Guía del Alzheimer

Ver:

> Alzheimer – En España 800.000 personas lo padecen   
> Alzheimer – Diagnosticados en España unos 40.000 casos al año    
> El mal de Alzheimer – Afecta hoy en día a 44 millones de personas     
> Música para tratar el Alzheimer  
> Musicoterapia – Eficaz en la mejoría de pacientes neurológicos  
> Mantener el cerebro sano – Recomendaciones y cuidados       

Ver más:

> Jennifer A. Doudna y Emmanuelle Charpentier – Nobel Química 2020    
> ‘Hacia donde va la genética’ – Salvador Macip
> ‘Transhumanismo – El ser humano 2.0’ – Dr. Miquel Àngel Serra     
> Congreso #BioComunica20 – Ética, ciencia y comunicación    
> La Neurología cumple 135 años en España      
> Premio Ética y Ciencia de la Fundación Víctor Grifols i Lucas   
> Carme Torras – Robótica asistencial e Inteligencia artificial    
> Margarita del Val – La investigadora y el Covid-19