El amor romántico – Química y atracción – Dra. Helen Fisher

La Dra. Helen Fisher afirma que los elementos centrales del amor romántico son: una intensa energía, euforia, cambios de ánimo, dependencia emocional, ansiedad ante la separación, actitud posesiva, fuertes latidos del corazón y ansia.

[Mujeres Hoy / Ciencia]

 

Helen Elizabeth Fisher (Manhattan, Nueva York, 31 de mayo de 1945), PhD, es antropóloga biológica, investigadora sénior en el Instituto Kinsey y asesora científica principal del sitio de citas por Internet Match.com.

Fue asociada de investigación en el Museo Americano de Historia Natural de Nueva York, e investigadora del comportamiento humano en la Universidad Rutgers. Ha estudiado el amor romántico desde un punto de vista científico durante aproximadamente 30 años.​

La Dra. Fisher es una de las expertas más reconocidas en la biología del amor y la atracción.​ Actualmente es la erudita más referenciada en la comunidad investigadora sobre el tema del amor.

En 2005 fue contratada por Match.com para que ayudase a construir chemistry.com, sitio web que usó sus investigaciones y experiencia para crear sistemas de emparejamiento basados tanto en las hormonas como en la personalidad.

Ha sido una de las principales ponentes en las conferencias anuales de TED de 2006 y 2008. El 30 de enero de 2009 apareció en el programa especial de 20/20 de ABC News Why Him? Why Her? (‘¿Por qué él? ¿Por qué ella?’),​ donde discutió sus más recientes investigaciones sobre la química cerebral y el amor romántico.

Ha realizado una extensa investigación y ha escrito seis libros y numerosos artículos sobre la evolución y el futuro del sexo humano, el amor, el matrimonio, las diferencias de género en el cerebro y cómo cada estilo de personalidad determina quién eres y a quién amas.

Actualmente está utilizando su conocimiento de la química cerebral para hablar sobre la neurociencia en la formación de equipos, el liderazgo empresarial y la innovación. Imparte conferencias a nivel internacional y tiene publicados numerosos vídeos explicando sus investigaciones sobre el amor romántico.

 

La química del amor romántico

En su libro ‘Why we love: The nature and chemistry of romantic love (‘Por qué amamos: Naturaleza y química del amor romántico’), publicado en 2004, la Dra. Helen Fisher propuso la teoría de que la humanidad había desarrollado tres sistemas cerebrales principales para el apareamiento y la reproducción:

> Lujuria: impulso sexual o libido.

> Atracción sexual selectiva: amor romántico intenso de la etapa inicial de la relación.

> Apego: sentimientos profundos de unión con un compañero a largo plazo.

El amor puede comenzar con cualquiera de estos sentimientos, según mantiene la científica. Algunas personas tienen relaciones sexuales con una persona nueva y posteriormente se enamoran. Algunos se enamoran primero, y luego tienen relaciones.

Otros comienzan con un sentimiento profundo de apego, que se transforma en amor romántico y en impulso sexual.

> El impulso sexual evolucionó hasta permitir el apareamiento únicamente con un grupo de compañeros.

> El amor romántico evolucionó de tal forma que permite enfocar la energía del apareamiento sobre un solo compañero cada vez.

> El apego evolucionó hasta permitirnos formar un vínculo de pareja y criar juntos a los hijos como un equipo.

 

El amor romántico intenso  

La Dra. Helen Fisher discute muchos de los sentimientos del amor romántico intenso, y dice que comienza a medida que la persona amada adquiere un ‘significado especial’. Entonces se focaliza intensamente sobre ella. La gente puede enumerar las cosas que no le gustan de su novio o novia, pero las aparta de su mente y se concentra en lo que adoran.

Una intensa energía, euforia, cambios de ánimo, dependencia emocional, ansiedad ante la separación, actitud posesiva, y reacciones físicas que incluyen fuertes latidos del corazón, respiración acortada y ansia, según afirma la antropóloga, son elementos centrales de este sentimiento. Pero el más importante es el pensamiento obsesivo. Según sus propias palabras: «alguien acampa en tu cabeza».

La Dra. Fisher y sus colegas han pasado a 49 hombres y mujeres por un escáner cerebral para estudiar las conexiones cerebrales del amor romántico: 17 que acababan de enamorarse locamente, 15 que acababan de romper la relación, y 17 que afirmaban estar aún enamorados después de 21 años de matrimonio.

Una de las ideas centrales de la investigadora es que el amor romántico es un impulso más fuerte que el sexual. Según sus palabras, «después de todo, si casualmente le pides a alguien que se vaya contigo a la cama y te rechaza, no entras en una depresión ni cometes suicidio u homicidio —pero en todo el mundo la gente sufre terriblemente tras el rechazo en una relación romántica».

También sostiene que ciertos antidepresivos pueden disminuir los sentimientos de amor romántico y apego (también disminuyen el impulso sexual).

 

Usar el atractivo físico

Tanto los hombres como las mujeres usan el atractivo físico como una medida ‘buena’ en una persona. Según imágenes del cerebro por resonancia magnética funcional publicadas en 2004, en las etapas tempranas de enamoramiento intenso se apreciaban claras diferencias entre el cerebro del hombre y la mujer.​

Los hombres, en promedio, tendían a mostrar más actividad en dos regiones del cerebro: una asociada con la integración de estímulos visuales, y la segunda relacionada con la erección del pene.

Por su parte, las mujeres exhibían un aumento de actividad en varias regiones del cerebro asociadas con la evocación de la memoria o rememoración. Helen Fisher especuló que la fuente evolutiva de tal fenómeno se encontraría en la necesidad de las mujeres de identificar a los hombres cuyo comportamiento a lo largo del tiempo les sugería que podrían ayudarla a criar a la prole.

En febrero de 2006, sus investigaciones con imágenes por resonancia magnética, que mostraban que el área tegmental ventral y el núcleo caudado se volvían activos cuando la gente estaba locamente enamorada, aparecieron en el artículo ‘Love – the Chemical Reaction’, de la revista National Geographic.

 

Cuatro tipos de personalidad

La Dra. Helen Fisher distingue cuatro tipos de personalidad, cada una de los cuales las asocia con una sustancia química del organismo: 

> Explorador (artístico, temperamento artesano, amarillo) – dopamina

> Negociador (intuitivo, temperamento idealista, verde) – estrógeno

> Director (razonador, temperamento racional, rojo) – testosterona

> Constructor (sensato, temperamento protector, azul) – serotonina

 

Aunque el amor es pura biología y química, que tengan que ver con él la dopamina, los estrógenos, la testosterona y la serotonina, la científica no duda en definir el amor como algo mágico. Y, a pesar de ofrecer datos puramente científicos sobre esos procesos que median en el enamoramiento, la intimidad o la sexualidad, señala que hay algo especial en este sentimiento.

Nada nos produce tanta felicidad o tanto sufrimiento. Pasión, deseo, fascinación, obsesión… El cerebro dispone de unos circuitos preparados exclusivamente para ese fin, para experimentar ese sentimiento. Aunque hubo un tiempo en el que se decía que el fin último del amor en los seres humanos es facilitar la reproducción, Helen Fisher pone matices.

 

 

Equipo Torrese
eMagazine 39ymas.com  

Fuentes:
Wikipedia
https://helenfisher.com/ 

Origen de las imágenes:
mujeresbacanas.com
https://helenfisher.com/
Kampus Production – pexels.com
Anna Shvets – pexels.com

Ver:

> El amor y la fidelidad poseen una base neurológica
> La pasión, la obsesión o el fuerte enamoramiento
> Amores – Los españoles sustituyen las relaciones casuales por las serias
> Juguetes sexuales – Las mujeres son las que mas compran 
> La primavera la sangre altera – Españoles y problemas sexuales
> Atrofia vaginal – Mireia Grossmann y el conocimiento vaginal 
> Vibrador femenino – Vuelve a despertar deseo

> Fantasías sexuales – Son de gran utilidad en terapia sexual      
> La seducción – Sugerir, insinuar, dar a entender sin mostrar   
> El derecho de la mujer al placer      
> El tantra y el arte del amor – Sexo consciente      
> Virginia Johnson – Las mujeres y sus orgasmos múltiples  

 

Algunas de sus obras:

‘Space Hopper’ (Simon & Schuster, UK, 2022)
‘Space Hopper’ (Simon & Schuster, UK, 2021)
‘Divino tesoro’ (Editorial Mapas Colectivos, 2019)
‘La ciencia del amor’ (Editorial Mapas Colectivos, 2017)
‘La ciencia del amor: Por qué amamos y engañamos’ (Editorial Mapas Colectivos, 2017)
‘Anatomia del amor’ (Anagrama, 2007)
‘Por qué amamos: Naturaleza y química del amor romántico’ (Editorial De Bolsillo, 2005)
‘Por qué amamos’ (Taurus, 2004)
‘El primer sexo’ (Editorial De Bolsillo, 2001)
‘El primer sexo’ (Taurus, 2000)
‘Anatomía del amor: Historia natural de la Monogamia, el adulterio y el divorcio’ (Anagrama, 1999)

 

1 – 06-11-2022