El alcohol, ¿qué tipo de droga es? – Depresora del sistema nervioso central que inhibe...

 

[FamiliaSalud

 

El alcohol es una droga depresora del sistema nervioso central que inhibe progresivamente las funciones cerebrales. Afecta a la capacidad de autocontrol, produciendo inicialmente euforia y desinhibición, por lo que puede confundirse con un estimulante.

El principal componente de las bebidas alcohólicas es el etanol o alcohol etílico, que tiene diferente concentración dependiendo de su proceso de elaboración.

 

Las bebidas alcohólicas pueden ser: 

Fermentadas: vino, cerveza y sidra. Tienen  una graduación entre los 4º y los 15º. Se producen por la fermentación de los azúcares de las frutas o de los cereales.

Destiladas: son el resultado de la destilación de las bebidas fermentadas, con lo que tienen mayor concentración de alcohol. El rujo, el pacharán, el vodka, el whisky, el ron o la ginebra tienen entre 40º y 50º. Esto supone que el 40% o el 50% de lo que se bebe es alcohol puro.


Efectos inmediatos en el organismo
 

El alcohol ingerido en una bebida es absorbido en el aparato digestivo, desde donde pasa a la circulación sanguínea en la que puede permanecer hasta 18 horas. Es eliminado finalmente a través del hígado. La presencia continuada de alcohol en el organismo y su consumo repetido es responsable de la mayoría de las lesiones que esta sustancia produce en nuestro cuerpo, como la cirrosis hepática o las encefalopatías en las que el funcionamiento del hígado y cerebro se ve gravemente afectado.

Pocos minutos después de haber bebido, pueden aparecer una serie de efectos, cuya manifestación varía según la cantidad ingerida y las características de cada persona. Por orden de aparición en el tiempo y en relación con la concentración de alcohol en el organismo, estos efectos serían los siguientes:

>  Desinhibición
>  Euforia
>  Relajación
>  Aumento de la sociabilidad
>  Dificultad para hablar
>  Dificultad para asociar ideas
>  Descoordinación motora
>  Intoxicación aguda

En los casos en que la concentración sanguínea de alcohol alcance o supere los 3 gramos de alcohol por litro pueden aparecer apatía y somnolencia, como o incluso muerte por parálisis de los centros respiratorio y vasomotor.

Los efectos del alcohol dependen de la cantidad consumida, pero existen otras circunstancias que los pueden acelerar o agravar:

> La edad
Los jóvenes son más sensibles a los efectos del alcohol
en actividades que tienen que ver con  la planificación, memoria y aprendizaje, y son más “resistentes” que los adultos a los efectos sedantes y a la descoordinación motora.

> El peso y el sexo
El alcohol afecta de modo más grave a las personas con menor masa corporal.
En general, la mujer pesa menos y el tamaño de sus órganos internos es proporcionalmente más pequeño. Por lo tanto, menores cantidades de alcohol pueden generar más rápidamente daños psico-orgánicos y desarrollar problemas con el alcohol más fácilmente que el varón.

> La cantidad y rapidez de la ingesta
Según la cantidad de alcohol consumida, puede considerarse como de bajo, alto riesgo o peligroso. A mayor ingesta de alcohol en menor tiempo, mayor posibilidad de intoxicación.

> La combinación con bebidas carbónicas (tónica, colas, etc.) acelera la intoxicación.

> La ingestión simultánea de comida, especialmente alimentos grasos, enlentece la intoxicación pero no evita ni reduce los daños en el organismo.

> La combinación con otras sustancias, como los tranquilizantes, relajantes muscularesy analgésicos, potencia los efectos sedantes del alcohol. Cuando se combina con cannabis se incrementan los efectos sedantes de ambas sustancias; en el caso de la cocaína, qu es un estimulante, los efectos se contrarrestan, pero la toxicidad de ambas sustancias es mayor que si se consumieran por separado. 


Quienes no deben consumir alcohol
 

> Menores de 18 años
Beber alcohol mientras el organismo todavía se encuentra madurando, es muy nocivo. Cerebro, hígado y páncreas son muy vulnerables a sus efectos y durante su desarrollo pueden resultar gravemente afectados. Aparte que aumenta el riesgo de alcoholismo en la edad adulta.

> Embarazo o periodo de lactancia
Beber alcohol durante este periodo supone un grave riesgo para el feto, ya que atraviesa la barrera placentaria que le protege durante su desarrollo.

> Medicamentos o drogas psicoactivas
La ingesta de alcohol si se toman ciertos medicamentos o drogas potencia su toxicidad.

> Conducción de vehículos o manejo de maquinarias.

> Mientras se trabaja o estudia.

 

Fuente: Guía sobre drogas
© Ministerio de Sanidad y Consumo
Secretaría General de Sanidad de la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, 2007

Ver:  Federación de Alcohólicos Rehabilitados de España (FARE)

 

Ver:
Con la resaca a cuestas
Consumo de alcohol los fines de semana

Beber vino, ¿da dolor de cabeza?  


Página de origen de la imagen:
blogdefarmacia.com/alcohol-y-cancer-de-mama

 

 

 


 

11 – 23-06-2017
10 – 20-10-2016
9 – 08-12-2015
8 – 27-08-2014
7 – 30-12-2013
6 – 05-05-2013
5 – 16-11-2013
4 – 07-08-2012
3 – 15-04-2012
2 – 02-07-2011
1- 12.10-2010