Fantasías sexuales – Son de gran utilidad en terapia sexual

La capacidad de fantasear no sólo es ‘normal’, sino que es necesaria

[Sexo]

© Marta Arasanz Roche*

 

¿Tener fantasías es normal?

Las fantasías sexuales forman parte de nuestro pensamiento y son una de las estrategias que usamos para poder desarrollar una sexualidad completa y equilibrada. Se podrían definir como una ensoñación que nos ayuda a imaginar situaciones sexuales liberadoras de nuestro mundo cotidiano, ya sea por que pueden resultar placenteras o por que su imposibilidad de llevarlas a cabo las convierte en deseables. De hecho, la capacidad de fantasear no sólo es ‘normal’, sino que es necesaria, y sólo podemos considerar las fantasías de forma negativa cuando se convierten en una condición indispensable para poder tener relaciones sexuales.

¿Para qué sirven?

Sus beneficios son muchos, por ennumerar algunos:

• Inducir o incrementar el deseo sexual, tanto en solitario como en compañía.
• Aumentar la excitación.
• Reducir la ansiedad ante los comportamientos sexuales.
• Evitar la monotonía y el aburrimiento.
• Relajarnos y escapar de la tensión, e incluso conciliar el sueño.
• Ensayar actividades sexuales que se desean realizar, o que no somos capaces de llevar a cabo en la vida real.
• Superar la inhibición sexual.
• Mejorar nuestra propia imagen.
• Borrar distracciones o presiones.
• Incrementar nuestro placer sexual durante un encuentro sexual real.
• Etcétera.

Además, hay que decir que son de gran utilidad en terapia sexual, porque ayudan a solventar cuestiones emocionales, psicológicas y propiamente sexuales, que son fuente de displacer para las personas que acuden a consulta. Su uso puede ser apropiado, entre otras cosas, para aumentar el interés personal por el sexo, reducir las diferencias de deseo en una pareja, incluir ingredientes distintos o no practicados; disminuir los sentimientos de culpa que se pueden relacionar con alguna situación o práctica erótica; incrementar la variedad sexual para poder romper con la monotonía y la rutina, mejorar la autoestima corporal…

¿Puede una persona llegar a obsesionarse con una misma fantasía?

Cualquier conducta o pensamiento que se convierte en un acto compulsivo que no nos permite decidir libremente cuando y cómo utilizarlo, dejará por propia definición de ser una conducta o un pensamiento agradable, para convertirse en una obsesión. Se ha de diferenciar claramente de las fantasías recurrentes, es decir, esas a las que “recurrimos” a menudo porque nos funcionan, pero sin controlarnos.

¿Las fantasías son sólo para personas que están solas?

Rotundamente no. Al igual que sucede con la masturbación, es una creencia errónea pensar que estas conductas o situaciones sólo se dan en algún momento del ciclo vital, o cuando no existe una relación afectiva-sexual. Tanto la masturbación como la formulación de fantasías se dan a cualquier edad, independientemente de cualquier otra situación.

¿Pensar en otra persona que no sea la pareja es una infidelidad?

No. El pensamiento es libre y nuestra capacidad para fantasear también. Una cuestión es el pensamiento y otra muy diferente la conducta. No es lo mismo pensar que hacer.

¿Las fantasías tienen un límite?

El límite lo decide cada persona. Depende del permiso que te des para explorarla o para indagar en ella. De hecho, otra de las funciones de las fantasías puede ser, precisamente, la de permitirnos traspasar los límites personales, ensayando situaciones sexuales o conductas que difícilmente nos permitiríamos llevar a la realidad.

¿Si las fantasías contienen escenas parafílicas significa que tenemos una disfunción?

Casi todas las fantasías se elaboran con algún elemento parafílico (exhibicionismo, voyeurismo, sadismo, masoquismo…) Insisto, hemos de tener en cuenta que una cosa es lo que fantaseamos y otra diferente la realidad.

 

 

*Psicóloga y especialista en sexología. Dirige el Institut Català de Sexologia i Psicoteràpia, ubicado en Barcelona. Es Académica Permanente de la Academia Española de Sexología y Medicina Sexual (AESMES).

Artículo publicado en el blog de Sylvia de Béjar, autora de ‘Deseo’ y ‘Tu sexo es tuyo’.
www.sylviadebejar.com
http://www.facebook.com/SylviadeBejarautora  

Páginas de origen de las imágenes:
elmundodelanoticia.com/?p=64923

 

VER:
> ‘Deseo y placer’ – Ignacio Morgado  
> La primavera la sangre altera – Españoles y problemas sexuales
> Hambre por placer – Hambre hedonista   
> Abrazos y caricias – Kama Sutra (Aforismos del amor) 
> Vibradores femeninos – Acercan a la sexualidad y vuelven a despertar deseo    
> Las madrileñas, las españolas que más juguetes sexuales buscan en Internet   
Afrodisíacos para cada signo del Zodíaco   
> La gente mayor no tiene sexo, ¿es un tabú?      
> No me dejes con las ganas – Las necesidades eróticas   
> La seducción – Sugerir, insinuar, dar a entender…   
> Los afrodisíacos – Algunos productos naturales con propiedades afrodisíacas  
> El fetichismo, una desviación sexual   
> Natalia Domínguez – Educación sexual: disfunción, terapia de pareja  
> El sexo ideal no surge de forma espontánea, hay que ‘trabajarlo’ 
> ¿Cuánto sexo es lo normal? – No te compares con nadie
> Preservativo – Cómo colocar sin fallos el preservativo
> La higiene genital previene infecciones en el hombre y en la mujer
> La píldora de hoy, mucho más que un anticonceptivo
> Aumento de las infecciones de transmisión sexual – Lo que se debe saber 
> La enfermedad del beso – La mononucleosis infecciosa 

 

 

 

 

 

 

 

7 – 27-07-2018
6 – 16-11-2017
5 – 04-08-2016
4 – 20-02-2016
3 – 18-08-2014
2 – 04-06-2013
1 – 27-09-2011