Los buenos modales y los directivos – Errores a evitar

 

[Empresa – Recursos]

 

Cada vez es más frecuente cerrar negocios en una comida o cena. En las comidas de negocios se desarrollan casi un 50% de negociaciones con éxito.

El ambiente relajado, el espacio neutral y el alejamiento de un despacho donde quedan más estructurados los rangos, hacen que el almuerzo de negocios sea ideal para discutir sin acaloramientos los pros y contras de un posible negocio o colaboración.

De esta manera han empezado a surgir empresas-consultoras convencidas  que es necesario incluir las normas de etiqueta y buenos modales en la estrategia de la empresa y se dedican a impartir cursos y workshops de buenos modales para ejecutivos. Incluso se organizan comidas especiales para reconducir los modales de los directivos.

Saber conducir una conversación de manera calmada, comer con educación, vestir en consonancia con cada momento y cuidar el aspecto personal.

 

Hay errores de etiqueta que se deben evitar:

>>  Llegar tarde

>>  Hablar por el móvil en la mesa

>>  No saber usar los cubiertos

>>  Beber demasiado

>>  Actuar torpemente derramando algún vaso o manchándose de comida

>>  Querer llevar la dirección de la conversación

 

Reglas de etiqueta

Comida:

>>  Saber cómo deben estar colocados los cubiertos y para que sirve cada uno.

>>  Saber qué platito de pan corresponde (el de la derecha o el de la izquierda).

>>  Preguntar al invitado si tiene algún alimento prohibido (por enfermedad, alergia o religión).

>>  Intentar no comer demasiado (si la persona que invita toma un  plato ligero, pedir también un menú que no sea pesado).

>>  Beber alcohol con moderación (mantendrá la cabeza clara para negociar).

>>  No colocar la servilleta hasta que todos los comensales estén sentados.

>>  Empezar a comer cuando todo el mundo esté sentado y la persona que invita lo haga.

>>  No gesticular con los cubiertos en la mano.

>>  Si se tiene que abandonar la mesa antes de tiempo se deja la servilleta en la silla.

>>  Una vez finalizada la comida se deja la servilleta a la izquierda del plato.

>>  Si el invitado no habla nuestro idioma, sentar cerca de él a personas que hablen su mismo lenguaje.

>>  Hablar de negocios una vez finalizada la comida.

>>  No entrar en temas personales.

>>  Evitar comentarios sobre religión, política o raza.

>>  No dominar la conversación.

>>  No minusvalorar al sexo contrario.

>>  No quitarse los zapatos.

>>  Dejar el número de tarjeta de crédito cuando se reserve la mesa para evitar las típicas discusiones de quién paga la cuenta.

 

Presentaciones

>>  Si hay intercambio de tarjetas, prestar atención a la misma. Leer en voz alta el nombre de quien ha dado la tarjeta y el cargo para asegurarse de que se pronuncia bien y se ha entendido perfectamente.

>>  Preguntar a la persona que da su tarjeta por las obligaciones de su cargo y no olvidar dar las gracias por la información que nos ofrece.

>>  Cuando se presenta a alguien, si se equivoca de nombre o se olvida, hay que admitir el error y saber reconducir la situación con buen humor.

>>  Si se está hospedado en un hotel, saber que en las habitaciones no se celebran reuniones. Los hoteles tienen espacios específicos para ello.

 

En la oficina    

>> En la oficina o empresa prima el cargo. Si por ejemplo, coinciden a la entrada un director y una empleada sería correcto que ésta abriera la puerta a su jefe.

>> Prima el cargo dentro del organigrama de una empresa a la hora de colocar a los comensales en una comida profesional. Si hasta ahora predominaba la alternancia hombre-mujer, ahora dos directivos de igual sexo que tienen la misma responsabilidad se pueden sentar codo con codo y sus parejas en el otro extremo.

>> La mujer es la que decide cómo quiere ser saludada. Se puede optar por un apretón de manos o permitir dos besos al aire, nunca en la mejilla.

>> Los piropos no son aceptables dentro del trabajo, aunque vengan de un amigo, porque puede parecer que se está coqueteando.

>> El resultado de haber recibido una buena cultura de modales en casa se observa, por ejemplo, en el transporte público. No ceder el asiento, haciendo ver que no se ve, a una embarazada o a un anciano, es de muy mala educación.

>> Con respecto al móvil, si realmente se espera una llamada importante, hay que informar a nuestro acompañante. Si no es así, se debe guardar el móvil en el bolso o en la chaqueta y no responder a ninguna llamada o mensaje.

 

Equipo Torrese

 

Página de origen de la imagen:
Opcionis.cl

 

Ver:
> 20 Claves para una conversación de negocios eficaz   
> Radical is Normal – 10 ideas de vanguardia en el mundo de los negocios
Innovación y Liderazgo – Nuevas tendencias en bienestar emocional en las organizaciones   
> Cómo enfocar, preparar y dar un discurso de empresa  
> Los países con más vacaciones remuneradas son los más productivos  
> Las 5 tendencias que están marcando la forma de trabajar en 2018  

 

 

 

 

 

 

 

Rev. 07-04-2018
1 – 23-08-2008