Varices – Recomendaciones generales – Gimnasia

Síntomas generales: sensación de pesadez en las piernas, dolor, hinchazón de los tobillos

[Activa tu Salud]

 

Las varices son muy comunes y tienen una frecuencia de aparición dos veces mayor en mujeres que en hombres. La mitad de las personas con varices tiene antecedentes familiares de insuficiencia circulatoria. Se está en mayor riesgo de que aparezcan si se es una persona mayor, si se tiene sobrepeso, si no se hace ejercicio y durante el embarazo.

Las varices son el resultado de la dilatación de las venas. Pueden ser visibles (pequeños cordones de trayecto tortuoso), o de venas dilatadas, invisibles, por tratarse de conductos profundos. Por lo general ocurren en las piernas, pero también se pueden formar en otras partes del cuerpo. Las hemorroides son un tipo de vena varicosa.

Síntomas generales: sensación de pesadez en las piernas, dolor, hinchazón de los tobillos. Cuando la insuficiencia venosa es mayor puede llevar a complicaciones como la flebitis.

Permanecer muchas horas de pie aumenta la posibilidad de que aparezcan varices.

El calor excesivo, las fajas, ligas u algún otro obstáculo mecánico perjudican la circulación.

El tabaco, café, té, chocolate, alcohol, bollería industrial o picantes, favorecen, directa o indirectamente, la mala circulación periférica.

 

Recomendaciones generales:

1. Levantar la cama en la parte de los pies unos 10 o 15 centímetros.

2. No permanecer de pie mucho rato

3. Evitar las sillas con aristas

4. No utilizar calcetines que agarroten la pierna, botas muy estrechas que estrangulen la pantorrilla o calzado demasiado plano.

5. Evitar las habitaciones demasiado caldeadas y los baños calientes.

6. Es recomendable un poco de gimnasia, sobre todo el pedaleo.

7. Andar mucho y practicar la natación.

8. Controlar la alimentación.

9. Si es preciso bajar peso.

10. Evitar los ruidos intensos (causan trastornos vasculares).

11. Cambiar el consumo de bebidas alcohólicas por vitamina C, caminar de forma habitual; dormir con los pies apoyados en una almohada y dar masajes con cremas nutritivas para mantener la piel más elástica.

12. Comer cereales integrales germinados, frutos secos y todo lo que nos pueda proporcionar vitamina E.

13. Aplicarse cada tarde mediante masaje circular y ascendente la siguiente loción:
Decocción de 1 kg de agujas de abeto blanco en un litro de agua. Hervir 10 minutos.

14. Baño de piernas con una decocción de diente de león fría y filtrada.

15. Frotar las piernas tres veces al día con aceite de esencia de limón.

 

Gimnasia

Tabla de gimnasia 1:

Tumbada en el suelo, elevar las piernas y la espalda ayudándose con las manos en la cintura. Dejar sólo apoyada la cabeza y los hombros. Sin doblar las rodillas, hacer 10 movimientos grandes de tijera.

Apoyar la espalda en el suelo y flexionar las rodillas. Levantar una pierna y acercarla con las manos al vientre. Mantener unos minutos y repetir con la otra pierna. 10 veces.

Colocar las manos en los riñones y elevar las piernas 90 grados del suelo. Sin doblar las rodillas, abrir todo lo que se pueda mientras se inspira y cerrar espirando. 20 veces.

Tabla de gimnasia 2:

Sentadas:
Con los pies apoyados en el suelo, juntar y separar las puntas de los pies varias veces.
Balancear los pies, de los dedos a los talones, varias veces.

Acostadas:
Con las piernas extendidas, separarlas y juntarlas repetidamente.
Con las piernas elevadas, girar los tobillos en ambas direcciones.
Flexionar y extender alternativamente los dedos de los pies.

De pie:
Subir, bajar y caminar de puntillas.
Caminar con los talones.

Será importante hacer bicicleta (puede ser estática) para fortalecer los gemelos o hacer marcha rápida.

 

Tratamiento de varículas en piernas

El láser es la técnica más precisa y segura para tratar selectivamente las lesiones vasculares menores de 2 mm de diámetro (varículas). La liberación de energía únicamente sobre la zona afectada hace que el tejido sano de alrededor no resulte dañado. Tras el tratamiento, la piel recupera su belleza y tonalidad natural.

Inmediatamente después de la aplicación del láser, se produce una pequeña inflamación de la zona afectada así como una sensación de acaloramiento que remite al poco tiempo.

El tratamiento varía según la edad, el tipo de piel y la extensión de la lesión. Normalmente tres o cuatro sesiones de unos 15 minutos bastan para corregir esta patología. Entre ambas sesiones debe transcurrir un período mínimo de cuatro semanas.

Para las lesiones vasculares superiores a 2 mm de diámetro, se debe recurrir a la escleroterapia, que a través de una inyección elimina las lesiones sin necesidad de cirugía, sin reposo y sin dejar cicatrices. (Fuente: Clínica Planas)

 

Este artículo es de libre de reproducción, a condición de respetar su integralidad y de mencionar a la autora y medio.

 

© Leonor Sedó
Personal Image Coach
Página de origen de la imagen:
somos mamas

 

VER:
> Síndrome de las piernas inquietas – Una enfermedad crónica 
> Piernas hinchadas – Acumulación de líquidos, artritis, celulitis, embarazos   
Piernas hinchadas – Varices – Prevención y tratamientos   
> Cuidado de las piernas – Hidratación, depilación y tonificación    
> Pesadez en las piernas – Algunas soluciones