Declaración de Montreal – ‘Salud Sexual  para el Milenio’

 

[Sexo

 

En el XVII Congreso de Sexología organizado por la Asociación  Mundial para la Salud Sexual (WAS), celebrado en Montreal en 2005, se formuló la ‘Declaración de Montreal: Salud Sexual para el Milenio’

La Asociación Mundial para la Salud Sexual (World Association for Sexual Health – WAS) es la principal organización mundial de coordinación en el ámbito de la salud sexual y los derechos sexuales que representa a más de cien organizaciones vinculadas y a otras diversas organizaciones globales de los cinco continentes.

Además, WAS es una organización realmente multidisciplinaria y la organización global más antigua en el campo de la salud sexual. Fundada en 1978, se ha preocupado principalmente por la salud sexual y los derechos sexuales en todo el mundo desde entonces.

La declaración de nuestra misión resume esta visión, destacando que “promueve la salud sexual a través de toda la vida y en todo el mundo mediante el desarrollo, la promoción y el respaldo de la sexología y los derechos sexuales para todos”.

 

Declaración de Montreal ‘Salud Sexual para el Milenio’

 Nosotros los participantes en el XVII Congreso Mundial de Sexología, afirmamos nuestro compromiso con la Misión de la Asociación Mundial para la Salud Sexual (WAS):

Promover la salud sexual en todo el mundo y a lo largo de la vida.

Reafirmamos también la Declaración de los Derechos Sexuales de WAS (1999); las recomendaciones del Informe de la WAS y la Organización Panamericana de la Salud: ‘Promoción de la Salud Sexual, Recomendaciones para la Acción’ (2000), y las Definiciones de Trabajo de Salud Sexual y Derechos Sexuales de la Organización Mundial de la Salud (2002).

Considerando la urgente necesidad de una acción colectiva para alcanzar los objetivos y metas de salud y desarrollo sustentable afirmados en acuerdos internacionales, incluyendo la Declaración del Milenio.

 

Declaramos que:

La promoción de la salud  sexual es central para alcanzar el bienestar y el logro del desarrollo sustentable y más específicamente, para la instrumentación de objetivos de Desarrollo del Milenio.

Los individuos y las comunidades que  experimentan el bienestar se encuentran en una mejor posición para contribuir a la erradicación de la pobreza individual y social. Al cultivar la responsabilidad individual y social y las interacciones sociales equitativas, la promoción de la salud sexual fomenta la calidad de vida y la realización de la paz.

Por ende instamos a todos los gobiernos, agencias internacionales, al sector privado, las instituciones académicas y la sociedad entera y muy particularmente a las organizaciones miembros de la Asociación Mundial para la Salud Sexual (WAS) a:

 

1. Reconocer, promover, asegurar y proteger los derechos sexuales para todos.

Los derechos sexuales son parte integral de los derechos humanos básicos y por tanto son inalienables y universales. La salud sexual no puede ser obtenida ni mantenida sin derechos sexuales para todos.

 2. Avanzar hacia la equidad de género.

La salud sexual requiere respeto y equidad de género. Las inequidades relacionadas con el género y los desequilibrios de poder impiden las interacciones humanas constructivas y armoniosas por ello, la consecución de la salud sexual.

3. Eliminar todas las formas de violencia y abusos sexuales.

La salud sexual no puede alcanzarse en tanto las personas no estén libres de estigma, discriminación, abuso, coerción y violencia sexuales.

4. Proveer acceso universal a la información y educación de la sexualidad integral.

El logro de la salud sexual requiere que todas las personas, incluyendo a los jóvenes tengan pleno acceso a una educación integral de la sexualidad y a información y atención a su salud sexual durante todo el ciclo vital.

 5. Asegurar que los programas de salud reproductiva reconozcan la importancia medular de la salud sexual.

La reproducción es una  de las dimensiones críticas de a sexualidad humana y puede contribuir al fortalecimiento de las relaciones y la realización personal cuando ha sido deseada y planeada. La salud sexual es un concepto más abarcativo que la salud reproductiva. Los actuales programas de salud reproductiva deben ampliarse para contemplar integralmente las diversas dimensiones de la sexualidad y la salud sexual.

 6. Detener y revertir la propagación del VIH/SIDA y otras infecciones de transmisión sexual (ITS).

El acceso universal a la prevención, consejería y prueba de detección voluntaria, la atención y tratamiento integral de los pacientes infectados con el VIH/SIDA y otras infecciones de transmisión sexual son igualmente esenciales para la salud sexual. Deben adoptarse e incrementarse de inmediato los programas que aseguren el acceso universal a estos servicios.

 7. Identificar, abordar y tratar inquietudes, padecimientos y disfunciones sexuales. 

Puesto que la plenitud sexual tiene la capacidad de elevar la calidad de vida, es crítico reconocer, prevenir y tratar las inquietudes, padecimientos y preocupaciones sexuales.

 8. Lograr el reconocimiento del placer sexual como componente de bienestar.

La salud sexual es más que la ausencia de enfermedad. El placer y la satisfacción sexuales son componentes integrales del bienestar y requieren su reconocimiento y promoción universal.

Es esencial que los planes de acción internacionales, regionales, nacionales y locales para el desarrollo sustentable, prioricen acciones en salud sexual, asignen recursos suficientes  y aborden barreras sistemáticas, estructurales y comunitarias que afectan la salud sexual y  que atiendan al progreso de estos planes y programas. 

 

Proclamada en Montreal (Canadá), durante el XVII Congreso Mundial de Sexología, 15 de Julio de 2005.

 

Día Mundial de la Salud Sexual: 4 de septiembre

En 2010, la Asociación Mundial para la Salud Sexual hizo un llamamiento a todas sus organizaciones afiliadas para celebrar el Día Mundial de la Salud Sexual cada 4 de septiembre en un esfuerzo para promover una mayor consciencia social sobre la salud sexual alrededor del mundo.

Los organizadores de cada país llevan a cabo las actividades del Día Mundial a escuelas, medios de comunicación, librerías, universidades, plazas públicas, salones de arte, grupos de teatro, etc. Este día pretende ser replicado en todos los contextos sociales posibles a través de la creatividad de sus organizadores.

La salud sexual es definida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como «un estado de bienestar físico, emocional, mental y social relacionado con la sexualidad; no es solamente la ausencia de enfermedad, disfunción o incapacidad. Para que la salud sexual se logre y se mantenga, los derechos sexuales de todas las personas deben ser respetados, protegidos y ejercidos a plenitud».

Por su parte, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha definido la salud sexual como «la experiencia del proceso permanente de consecución de bienestar físico, psicológico y sociocultural relacionado con la sexualidad.»

Ambos organismos consideran que, para que pueda lograrse y mantenerse la salud sexual, deben respetarse los derechos sexuales de todas las personas. En efecto, para lograrla, la OMS asegura que se requiere un «enfoque positivo y respetuoso de la sexualidad y las relaciones sexuales, así como la posibilidad de tener relaciones sexuales placenteras y seguras, libres de coerción, discriminación y violencia».

 

 

Equipo Torrese

Página de origen de la imagen:
Sanidad.es

VER:
> El derecho de la mujer al placer  
> Virginia Johnson – Las mujeres y sus orgasmos múltiples   
> El placer – La conquista sexual de la mujer 
> Declaración Universal de los Derechos Sexuales
> Consejos para mantener una vida sexual satisfactoria   

Más:

> Fantasías sexuales – Son de gran utilidad en terapia sexual 
> ¿Cuánto sexo es lo normal? – No te compares con nadie
> Disfunciones sexuales según la edad – Falta de interés sexual 
> Aumentan las infecciones de transmisión sexual – Qué hacer
> La higiene genital previene infecciones en hombre y mujer   

 

 

 

 

Actualizado: 16-11-2020
1 – 08-02-2017