Ángeles Santos – La obra que realizó en Valladolid fundamental en el arte contemporáneo

 

[Mujeres Hoy / Cultura – Pintura]

 

Ángeles Santos nace en Port Bou (Gerona) en 1911, pero el trabajo como funcionario de su padre provoca múltiples desplazamientos de la familia: Ripoll, La Jonquera, El Portús, Huelva, y otros destinos. A finales de los años veinte la familia reside en Valladolid, donde  Ángeles Santos empieza a dedicarse de manera más constante a la pintura. Frecuenta los ambientes de tertulias literarias y artísticas de la ciudad, donde conoce a Cristóbal Hall, Emilio Gómez Orbaneja y a Francisco Pino, entre otros. En los sucesivos traslados de la familia, la pintora contactará con otras personalidades del mundo artístico como Guillermo de Torre y su mujer, la también pintora Norah Borges, y Emilio Grau Sala, futuro marido de Ángeles Santos.

Hermana del poeta y crítico de arte Rafael Santos Torroella, se inició en el dibujo y la pintura a los catorce años durante su etapa colegial en el internado de las Esclavas Concepcionistas de Sevilla. Dos años más tarde se trasladó con sus padres a Valladolid, ciudad donde recibió clases del pintor italiano Cellino Perotti y pintó, a los 18 años, Un mundo, óleo de gran formato que representa un extraño planeta surrealista, conservado actualmente en los fondos del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.

Con respecto a su producción artística, el momento de mayor esplendor será el de su etapa vallisoletana. El gran giro llegará en 1929, cuando su participación en el IX Salón de Otoño de Madrid, con su cuadro Un mundo, causa sensación. Esta obra la sitúa como una de las artistas más interesantes de la época, muy conectada a los movimientos artísticos más transgresores del momento. La intelectualidad madrileña de los años veinte se ve sorprendida por la espectacularidad de sus obras, y el propio Ramón Gómez de la Serna viaja expresamente a Valladolid para conocer a la joven pintora. Se publicaron artículos que dieron razón de su pintura (medio expresionista, medio surrealista) de la mano de intelectuales y críticos como Jorge GuillénManuel Abril, Juan Ramón Jiménez, Federico García Lorca, Guillermo Díaz-Plaja, y Joan Teixidor, entre otros.

angeles-santos-un mundo.
«Un mundo»

En 1931 realizó una exposición individual en París y, en 1932, participó en la colectiva de Artistas Ibéricos en San Sebastián, Copenhague y la capital francesa. El año siguiente fue invitada a exponer en la muestra colectiva del Carnegie Institute de Pittsburgh (EE. UU.) y en 1936 figuró en el pabellón español de la Bienal de Venecia.

En 1933 se trasladó a Barcelona, ciudad donde contrajo nupcias con el pintor Emilio Grau Sala en 1936. En este periodo, Santos abandonaría temporalmente la pintura y, tras su regreso, su producción se alejaría definitivamente de sus sorprendentes  y osados comienzos. Sin embargo, los cuadros realizados en Valladolid entre 1927 y 1930 pueden considerarse como obras fundamentales del arte contemporáneo, siendo magníficos exponentes del surrealismo y de la influencia de la Nueva Objetividad alemana en la pintura española de los años veinte.

Con el estallido de la guerra civil, el matrimonio Grau Sala se trasladará a Francia, y si bien Ángeles retornará a España al poco tiempo, su marido permaneció en París. A partir de entonces, la vida de Ángeles Santos transcurrirá entre la capital francesa y Barcelona, hasta su instalación definitiva en España tras la muerte de Grau Sala.

La artista falleció el 3 de octubre de 2013 en su casa de Madrid. 

 

Su obra en Valladolid

 

angeles-santos- tertulia
«La tertulia»  
                                                                                                       Ángeles Santos  

Cuando Ángeles Santos apenas contaba 18 años, en 1928, pintó en Valladolid sus cuadros Un mundo y La tertulia. Estas obras le harían alcanzar el éxito y el reconocimiento, convirtiéndose en una revelación inmediata entre los intelectuales y artistas españoles vinculados a la vanguardia y especialmente a la Residencia de Estudiantes de Madrid de aquellos años. Sin embargo, a su aplaudido comienzo le seguiría un periodo de menor y muy distinta actividad creativa que haría que cayese en el olvido.

Sólo con la recuperación de las vanguardias históricas iniciada a mediados de los años setenta, la obra de juventud de esta artista recobró el relieve y la trascendencia que tuvo inicialmente. Esta producción temprana tiene como peculiaridad añadida el que fuera creada en Valladolid, ciudad aparentemente alejada y no reconocida por su vinculación a las innovaciones artísticas plásticas que se estaban dando en otros lugares de nuestra geografía.

A finales de 2004 (del 25 de septiembre de 2003 al 7 de enero de 2004) se realizó en Valladolid la exposición titulada «Un mundo insólito en Valladolid», comisariada por Josep Casamatina i Parassols. La exposición trató de ahondar en el mundo vallisoletano de la vanguardia de las primeras décadas del siglo XX, sus conexiones con la intelectualidad madrileña y las circunstancias que hicieron posible las primeras obras de Ángeles Santos. La muestra se centró en la obra realizada por la artista en el periodo de 1927 a 1930, mostrando en paralelo la producción de otros pintores relacionados con ella que trabajan también en el entorno del realismo mágico y la Nueva Objetividad.

Fuentes:
Museo Patio Herreriano de Arte Contemporáneo Español  
www.museopatioherreriano.org

museopatioherreriano.org/MuseoPatioHerreriano
Wikipedia

Ver: 
Sección Mujeres Hoy  
Sección Cultura      

 

Páginas de origen de las imágenes:
elblogdejuguete.blogspot.com

magazineactivo.wordpress.com
artepinturaygenios.com
larazon.es

 

 

 

 

 

 

 

4 – 23-02-2017
3 – 03–11-2015
Rev. 02-11-2015

1 – 20-09-2003