Los pies y sus cuidados (II) – Pedicura y cuidado diario

 

[Activa tu belleza]

 

Pedicura

La pedicura sigue indicaciones muy sencillas que se deberían repetir cada dos semanas:

> Eliminar el esmalte anterior.

> Cortar rectas las uñas con unas alicates especiales, sin darles forma redondeada porque puede provocar uñeros. Dejar un milímetro de lámina suelta en la uña lo que evitará que se escarne si en algún caso el zapato presiona.

> No cortarlas muy cortas, usar limas de esmeril o cartón. Las limas metálicas deshojan y vuelven frágiles las uñas. Evitar limar los costados. Si las uñas toman un color amarillento existen lacas blanqueadoras y transparentes para cubrirlas.

> Después de tener los pies en agua caliente y jabonosa unos 10 minutos, cortar las pieles y rascar las durezas de las plantas y de los talones con una herramienta especial para ello.

> Pasar piedra pómez por las plantas y los talones.

> Masajear los pies con una crema hidratante.

> Para embellecer las uñas de los pies, aplicar sobre ellas aguacate machacado junto con yogur.

> Después del baño, limar las callosidades con una piedra pómez una vez por semana.

> Para fortalecer las uñas se recomienda tomar vitamina B Complex antioxidante, que la encontraremos en los huevos y en la mayoría de verduras, y vitamina C, que nos la proporcionan la coliflor, la naranja, los limones o el kiwi. El zinc y el hierro son también una gran ayuda para el fortalecimiento de las uñas.

 

Tonificar

Sentarse en el suelo con la espalda recta, los brazos estirados y las manos apoyadas en el suelo vueltas hacia atrás. Abrir las piernas en forma de V, con los dedos de los pies hacia abajo. Mover éstos arriba y abajo, procurando en todo momento tensar los músculos lo más posible. Hacerlo diez veces seguidas y luego descansar, repetirlo por lo menos dos veces.

 

Cuidado diario

> Al llegar a casa, sumergirlos en agua templada. Lavarlos cepillando suavemente las uñas. Frotar con piedra pómez cualquier zona de piel endurecida. Utilizar un rascador especial de pies para la eliminación de callosidades y zonas ásperas.s;

> Cada semana exfoliar plantas y tobillos con una crema hecha con yogur con un poco de sal. Secar bien los pies, especialmente entre los dedos y aplicar una loción hidratante. Se puede aprovechar para darles un masaje: coger el pie con ambas manos y mover los pulgares en círculos empezando en la punta y retrocediendo hasta el talón. Masajear los dedos uno por uno.

> Si se tienen callos, verrugas, juanetes, uñeros o cualquier otro problema, acudir al especialista. 

> Si aparecen grietas y escamas, aplicar una crema hidratante para que suavice la piel.

> Andar descalza siempre que se pueda, dejando que los pies tengan un movimiento libre, apoyando bien toda la planta, de talón a punta. Caminar descalza sobre la arena mojada de la playa es muy bueno y contribuye a moldear las pantorrillas y los tobillos.

> Con el calor, se  dilatan las venas y se enquista el líquido intersticial en piernas y pies. Refrescar los pies a base de pediluvios.

> El zapato ideal debe adaptarse cómodamente alrededor del talón, el empeine y el pulgar. Deben ser de piel para absorber el sudor o de tejidos suaves y transpirables. El mejor tacón es ancho y no más alto de 5 centímetros. Las sandalias para el verano son el mejor calzado. Los zapatos de puntas estrechas generalmente causan de juanetes.

> La mejor hora de día para comprar unos zapatos es al final de la tarde, ya que es cuando los pies están en su punto más ancho.

> Es importante utilizar más de un par de zapatos de forma habitual, evitando los tacones altos y las puntas estrechas. Si sólo se usa un par, el calzado no respirará bien y ahogará el pie, lo que provocará sudoración, pudiendo aparecer rozaduras, ampollas u otras alteraciones. Esto puede dar pie a  lesiones en las articulaciones superiores del aparato locomotor (rodillas, caderas y columna). La fricción del calzado puede ocasionar también callos.

 

Consejos para el verano

> Usar siempre zapatillas en los lugares públicos de baño para evitar infecciones por hongos.

> Si se está cerca del mar, aprovechar para pasear descalza por la arena y cerca de la orilla donde el agua va masajeando los pies mientras se camina. De esta manera se activa la circulación sanguínea, se mejoran problemas de las piernas como puedan ser la pesadez o la celulitis.

> Antes de ir de excursión estar segura de usar un zapato cómodo, abierto y flexible.

> Cuando se tengan los pies cansados, ducharlos alternativamente con agua fría y caliente.

 

 

© Leonor Sedó
Personal ImageCoach

 

Más información:

Los pies y sus cuidados I
Los pies y sus cuidados III

Masaje del pie
Dolor de pies   

Piernas cansadas
Piernas – Cuidados generales


Páginas de origen de las imágenes:
lovelystreetstyle.com/beauty-friday-presume-de-pies-bonitos

 

 

 

 


8 – 0t6-03-2017
7 – 02-11-2015
6 – 02-10-2014
5 – 11-03-2013
4 – 14-01-2012
3 – 12-02-2009
Rev. 12-02-2009
1 – 23-05-2006