Intoxicación por insecticidas y otros productos – Productos químicos nocivos para la salud

 

[SaludMedio Ambiente]

 

 
Organofosforados
Parabenos (éteres del ácido hidroxibenzoico)
Benzofenonas
Ftalatos y bifenoles
Bisfenol A (muy peligroso)
Organoclorados persistentes

 
Síndrome de sensibilidad crónica

El uso de insecticidas (tanto en el trabajo como en las casas), plaguicidas agrícolas (por sobreexposición o por manipulación errónea) y otras sustancias químicas, de forma indebida, ya por falta de instrucciones o por otras circunstancias, ha desarrollado enfermedades en los seres humanos.

Son  intoxicaciones causadas por la exposición a productos que combaten los insectos o desinfectan edificios como hospitales, escuelas, hoteles, oficinas y otras grandes superficies. Las personas afectadas sufren alteraciones en el aparato respiratorio, asma, daños pulmonares y problemas mentales y neurológicos. También pueden desarrollar una hipersensibilidad que rechaza todo producto químico en el ambiente (hipersensibilidad química múltiple) o sufrir el síndrome de la fatiga crónica; algunas personas presentan también cuadros de fibromialgia (según un estudio publicado en “Medicina Clínica” elaborado por especialistas del Hospital Clínico de Barcelona, España).

Dado que es de difícil detección, muchas veces los enfermos van de médico en médico sin que se les diagnostique con certeza la enfermedad que padecen.

Quienes sufren estas alteraciones, en muchas ocasiones, no pueden trabajar e incluso se deben acoger a la invalidez absoluta.

Los expertos avisan de la necesidad de reducir la aplicación de insecticidas y plaguicidas en el campo, así como de un uso responsable de los productos autorizados y en ningún caso usar productos no autorizados (como los organofosforados que están prohibidos en lugares donde haya gente trabajando). También es indispensable que las empresas que se dedican a este trabajo tengan los correspondientes permisos y usen productos autorizados informando a sus trabajadores de las posibles consecuencias que pudieran tener. En ningún caso se puede incumplir el periodo de tiempo que debe transcurrir entre la fumigación y la reocupación de los locales después de su correspondiente ventilación.

Lo ideal sería poder formar a las personas que van a aplicar estos productos para que lo hagan de la forma correcta.

“Los productos de limpieza clorados y los insecticidas son solubles en las grasas, depositándose en las células grasas del cuerpo. Dado que las mujeres poseen un 15% más de células grasas que los hombres, los efectos a largo  plazo son más prolongados en el sexo femenino” (según la doctora Francisca López, del Centro de Seguridad  y Condiciones de Salud en el Trabajo de Barcelona, España).

Es importante saber que en algunas frutas y verduras se encuentran restos de pesticidas, el pescado “puede ser una fuente importante de residuos antiguos, como los organoclorados persistentes, que se prohibieron años atrás pero que ahora aparecen acumulados en el pescado más graso” según el catedrático de la Facultad de Medicina de la Universidad de Granada, Nicolás Olea.

 
Otros productos químicos nocivos para la salud

La gran mayoría de los compuestos químicos que se usan, más de 100.000, nunca han sido investigados desconociéndose su efecto en la salud humana y en el medio ambiente. No obstante muchos de ellos son sospechosos de ser cancerígenos, tóxicos o de causar problemas reproductivos.

No obstante hay otros que sí es sabido su efecto nocivo, por ejemplo, hay productos para el cuidado de la belleza de la piel como cremas, champús o desodorantes que contienen parabenos (éteres del ácido hidroxibenzoico), que causan efectos negativos en el sistema hormonal. Muchas cremas solares contienen benzofenonas, compuestos que también influyen negativamente en la regulación hormonal, según el doctor Nicolás Olea.

Hay embalajes para envolver alimentos que contienen ftalatos y bifenoles, compuestos que interfieren en el sistema hormonal, siendo el Bisfenol A uno de los peores. Es utilizado en la fabricación de plásticos, resinas y policarbonatos. El doctor Olea indica que: “está en todas partes, en todo tipo de utensilios de cocina, envases, biberones, latas de refresco o de comida precocinada  (“todos los envases de pizza son estrogénicos”), gafas, empastes dentales…”

Aunque los científicos advierten constantemente sobre los riesgos que estos compuestos ejercen sobre la salud, las industrias los continúan usando sin que, hasta el momento, se pueda hacer nada.

Nuestra esperanza está puesta en la iniciativa Reach (registro, evaluación y autorización de químicos), las nuevas normas europeas para el sector químico (el llamado «paquete REACH») tienen por objetivo mejorar nuestra salud y proteger el medio ambiente.

Obliga también a las empresas a registrar y dar información sobre las sustancias químicas que utilizan lo que permitirá a las autoridades públicas poder determinar sus propiedades con mayor rapidez y precisión.

Las nuevas normas, que son particularmente estrictas en cuanto a los productos tóxicos, dan a la industria química europea un incentivo para elaborar sustancias nuevas y menos perjudiciales para las personas y el medio ambiente.

El Reach quiere que se pruebe también la inocuidad de todos los productos químicos antes de ser comercializados.

Reach, prevé someter a los productos químicos a un proceso de evaluación sistemática para conocer y prevenir sus efectos en la salud. El objetivo de esta iniciativa es que no se pueda comercializar ninguna nueva molécula sin que se haya comprobado que no tiene efectos negativos en la salud humana.

Científicos y representantes políticos temen que, dada la fuerte oposición de la industria y de las pymes, dado que generaría importantes pérdidas (o se dejaría de ganar lo previsto), se haya aprobado una versión “suave” del reglamento.

 


© Leonor Sedó

REACH – Reglamento  

Reglamento 1272/ 2008 sobre clasificacion, etiquetado y envasado de sustancias químicas, conocido por su acrónimo como Reglamento CLP.

 

Datos:

> «…Blount indicó que «alrededor de tres millones de trabajadores españoles están expuestos a agentes cancerígenos», y afirmó que «el cáncer ocupacional está directamente relacionado con la manipulación o exposición a sustancias tóxicas». Asimismo, señaló que en la UE mueren cada año 32.500 personas por cáncer en puesto de trabajo y unas 7.000 en España. (PAMM (Plataforma de Afectados por Mobbing), 31-05-2005).

> De 34.000 muertes anuales registradas en Europa  por cáncer relacionado con sustancias químicas, unas 7.000 se dan en España (según un encuentro en Barcelona (España) de la Red Europea contra los Pesticidas).

 

Noticias:

> Los 9 Peores Desastres de la Industria Química (Ingenieríaquímica.org, 05-01-2015).

> Europa no prohíbe los pesticidas que matan las abejas. (Apicultura Uruguay, 16-03-2013).

> Científicos confirman los graves impactos de los transgénicos. (Ecologistas en Acción, noviembre 2011).

> La Pepsi y la Coca-Cola han sido prohibidas en varios estados de la India alegando que contienen pesticidas. Esta acusación ha sido negada por las empresas productoras. (El País, pág. 42, 15-08-2006).

> Tóxicos en el supermercado  (El País, 15-11-2005).

> La Red de Acción contra los Pesticidas (PAN, Pesticide Action Net), integrada por más de 600 ONG’s europeas, ha lanzado hoy en Barcelona una campaña de alcance europeo contra el uso de sustancias tóxicas en alimentos y otros productos de uso cotidiano. (Eroski Consumer, 16-11-2004)


 

Más información:

Adquira (Asociación de Personas Afectadas por Productos Químicos y Radiaciones Ambientales)
http://www.enfermedades-raras.org

CIMA (Científicos por el Medio Ambiente)
http://www.cientificos.org.es/  

Federación Española de Enfermedades Raras
www.enfermedades-raras.org/

 

Ver:
Investigación sobre los posibles riesgos de los nanomateriales para la salud humana
Formaldehído – Sustancia química cancerígena usada como aditivo en muchos productos 
Neurotóxicos en el trabajo – La exposición a pesticidas se asocia a un mayor riesgo padecer Parkinson y Alzheimer  

Peligros en casa – Productos contaminantes 
Herbicidas de Monsanto en compresas, pañales para bebés, bastoncillos y algodones – El 85% de los tampones, compresas y algodón están contaminados con glifosato
Peligro en tampones y compresas – Usar tampones de algodón 100%, sin perfumes y sin blanquear  

 


Fuentes:
El País, 15-11-2005
La Vanguardia, 14-11-2005
La Vanguardia, 23-04-2005
La Vanguardia, 28-11-2004

 

Páginas de origen de las imágenes:
noticiasatiempo.com
aol.klickeducacao.com.br/contenido/referencia/

 

 

 

 

4 – 24-09-2016
3 – 19-03-2014
2 – 18-08-2006
1 – 01-12-2005