Beauty – Flacidez de los senos a partir de los 35 años – Formas de...

 

[Activa tu belleza]

 

Pocas mujeres poseen un pecho perfecto a los treinta y cinco años. La explicación es clara. Con la edad, disminuye la elasticidad de la piel y la glándula mamaria ya no se mantiene contra el músculo pectoral, sino que es arrastrada por su propio peso. Tiende a caer hacia adelante y, después, a deslizarse hacia el vientre o las axilas debido a los cambios de peso, o a las diversas presiones hormonales, a su propia forma, y especialmente a la disposición genética.

La flacidez está relacionada con la forma de los senos. Los que tienen forma de manzana, son menos propensos a la caída al estar ampliamente implantados sobre los pectorales. Los senos piriformes (con forma de pera) acusan antes la decadencia. La solución es la prevención. A los primeros síntomas hay que aplicarse una crema específica mediante masajes rotativos y ascendentes. Una o dos veces por semana conviene realizar un peeling suave en la zona con una crema exfoliante para el cuerpo que elimine las células muertas, reactive la circulación y procure una mejor penetración del producto.

La aplicación de duchas con agua fría, con un aparato de diseño anatómico que se acomoda al seno y se enchufa directamente al grifo, o con la ducha manual, con movimientos circulares alrededor del pezón, en el mismo sentido que los masajes, de dentro hacia afuera, dan tonalidad a los tejidos, activan la circulación y ejercen un masaje circular mejorando la epidermis y evitando el aflojamiento prematuro. Una postura recta y erguida es muy importante para retrasar la caída de los senos, ya que al enderezar la columna se endereza el busto y la base pectoral, ayudando a mantener el pecho firme.

 

Mascarillas naturales contra la flacidez:

> Al levantarse aplicar cada día compresas empapadas en zumo de naranja. Mantenerlas unos minutos sobre la piel.

> Mezclar zumo de limón y unas gotas de ron. Aplicar diariamente con un pequeño masaje.

> Realizar a diario un masaje con hielo. Poner en la mano 2 o tres cubitos de hielo y pasarlos por el seno dibujando círculos (evitar el pezón) durante un minuto. Secar con una toalla y sin frotar.

> Se encuentran mascarillas especiales en los herbolarios. Prepararlas siguiendo las instrucciones y aplicarlas con una brocha desde la base del pecho hasta el escote y los hombros. Dejar actuar 20 minutos sin moverse, retirar con agua templada.

> Después de la ducha aplicar una crema específica para senos. Se puede usar el mismo producto que se usa para el rostro. Masajear suavemente, en círculos, hasta que el producto haya penetrado en la piel.

 

Para rostro, cuello, senos y abdomen
Licuar 100 grs. de manzanas y 100 grs. de melón, aplicar el zumo resultante una vez al día en la zona afectada. Dejar actuar 20 minutos y aclarar con agua fría. Aplicar finalmente una crema hidratante.

 

Exfoliar
Es aconsejable exfoliar cada 15 días para tonificar la piel y facilitar que los productos penetren adecuadamente. Con un cepillo suave hacer movimientos circulares de barrido alrededor de cada seno con cuidado de no rozar los pezones. Hacerlo también en escote y hombros.

 

© Leonor Sedó
Personal ImageCoach

 

Ver:
Ejercicios para el mantenimiento de los senos
Los senos y su volumen
Senos – Cuidados generales
El sujetador y su trayectoria
Flacidez en el cuerpo

Sección Belleza   

 

Página de origen de la imagen:
gabinetedebelleza.com    

 

 

 

 

 

 

6 – 10-11-2016
5 – 16-12-2015
4 – 09-10-2014
3 – 01-09-2013
2 – 20-01-2013
1 – 07-07-2012