Nicaragua y el pesticida Nemagon – Una historia de enfermedad y muerte

 

[Medio Ambiente]

 

Negamon (nombre comercial del DBCP (dibromocloropropano)):
Pesticida que acaba con  las plagas nemátodos o gusanos que afectan las plantaciones de guineos.
Inventores:
Down Chemical
Año: 1958
Prohibido: en EE.UU. en el año 1979

 

Down Chemical fue la pionera en la fabricación de Negamon. Ya en 1958, la Down Chemical había detectado que el producto causaba atrofias testiculares, esterilidad y daños renales severos y también en los pulmones en animales de laboratorio. 

En 1975, la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) determinó que el Nemagon (DBCP) era un posible agente cancerígeno. En 1977, de 114 empleados que fabricaban el producto químico en una factoría de Occidental, 35 estaban estériles. En Estados Unidos, en 1979 se prohibió el Negamon para casi todos sus usos por los posibles daños a los humanos, pero las transnacionales fumigaron indiscriminadamente durante años (hasta muy entrados los 80, en algunos casos hasta el año 2000) los latifundios bananeros y los cañaverales de Nicaragua y otros países de Centroamérica, Caribe, Asia y África, estando los trabajadores en ellos. Las aguas que usaba la población fueron contaminadas durante las fumigaciones y nadie se preocupó por ello.

Entre 2006 y 2011 han muerto en Nicaragua 1383 personas por Insuficiencia Renal Crónica (IRC). Siendo esto terrible, los miles de trabajadores, que han dejado su vida laborando en los cañaverales o en las plantaciones bananeras (sin ningún equipo protector) y que ahora se encuentran enfermos, son despedidos quedando completamente desamparados sin ninguna clase de ayuda monetaria ni médica.

Las investigaciones demuestran que este pesticida ataca el sistema endocrino. Provoca esterilidad en los hombres, las mujeres tienen disfunciones menstruales, sufren abortos y cáncer de útero y de mama. En hombres y mujeres se dan fuertes dolores en las articulaciones, pérdida de visión, caída de pelo y uñas, desórdenes nerviosos, cáncer de riñón y estómago.

Cansados de ver morir a familiares o amigos o de estar ellos mismos enfermos sin ningún tipo de ayuda, los trabajadores han tenido que recurrir a diversas acciones para defender sus derechos. Las más destacadas han sido las célebres marchas a pie entre los 140 Km. que separan Chinandega de Managua.

La primera tuvo lugar en 1999, cuando cientos de trabajadores acudieron a la capital para entregar una carta al embajador estadounidense, Sr. Oliver Garza. En la misma, solicitaban al diplomático su colaboración y comprensión.

En el año 2000, la marea humana llegó a Managua de nuevo para presionar al gobierno en la elaboración de una normativa legal que atendiera las demandas de los trabajadores. Durante dos semanas los afectados realizaron diversas acciones y huelgas de hambre, finalizando con la aprobación de la ley 364.

En agosto de 2003, los trabajadores enmarcados en ASOTRAEXDAN realizaron nuevas protestas en Managua aduciendo que los abogados Ojeda, Gutiérrez, Espinoza y asociados estaban boicoteando el proceso. Acusaron también al Fiscal General de la República, Dr. Julio Centeno, y a la fiscal adjunta Dra. María Lourdes Bolaños.

El 31 de enero de 2004, cerca de 5.000 trabajadores de ASOTRAEXDAN hicieron su tercera gran marcha a pie. El objetivo era protestar en los aledaños de la Asamblea Nacional, Casa Presidencial y Corte Suprema de Justicia; para obtener el respaldo legal del gobierno que hasta el momento les había sido denegado.

El colectivo se estableció frente a la Asamblea Nacional, a la espera de un acuerdo gubernativo. En pobrísimas condiciones permanecieron allí para pedir lo que se les prometió y demandar a su Gobierno que exigiera a las multinacionales causantes de tanto horror las indemnizaciones necesarias. La solidaridad se hizo patente con numerosas donaciones de comida, provenientes de organizaciones de Derechos Humanos y ONG’s, lo que permitió aguantar estoicamente la apatía gubernamental.

El domingo 21 de marzo de 2004, tras casi dos meses de iniciada la movilización, el presidente Enrique Bolaños decidió reunirse con una delegación de varios grupos de afectados. De dicha reunión surgieron los denominados «Acuerdos del Raizón»:

El primero de ellos, exige la unidad entre los diferentes grupos de trabajadores.

El segundo acuerdo es la ratificación y certificación del compromiso alcanzado por parte del gobierno en noviembre de 2002, en prestar asesoría legal en Estados Unidos a los afectados, a través de la embajada en Washington.

El tercer acuerdo, capacita al Procurador de los Derechos Humanos Benjamín Pérez, a denunciar en la Convención Internacional de los Derechos Humanos en Ginebra, el caso del Nemagon en Nicaragua.

El cuarto es posiblemente el más importante, ya que el presidente se compromete a no promover modificaciones dentro de la Ley 364, a cambio de desmovilizar la protesta.

Algunos de estos acuerdos parece que no llegaron a cristalizar. Los trabajadores temiendo que el gobierno nicaragüense pudiera haber negociado la derogación de la Ley 364, el 2 de marzo de 2005,  volvieron a acampar frente a la Asamblea Nacional. Entre otras cosas, exigieron el compromiso de los diputados de mantener la Ley 364, así como una reforma del presupuesto del año 2005, que incluyera atención médica adecuada para los afectados.

En medio de esta concentración, la BBC destapó una nueva maniobra de la Dole Food, que ofreció invertir y crear puestos de trabajo en Nicaragua, a cambio de que se eliminaran las demandas establecidas en su contra. El temor de acuerdos entre el gobierno de Nicaragua y las multinacionales se hizo patente de nuevo.

El 13 de abril de 2005 las víctimas lograron una nueva victoria. El nuevo Procurador de los Derechos Humanos en Nicaragua, el Sr. Omar Cabezas, denunció el caso en el 61º periodo de sesiones de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU. El Sr. Cabezas explicó la situación de los 17.500 afectados de diversas enfermedades, destacando también la apatía gubernamental y la intransigencia de las multinacionales.

negamonEl 21 de marzo de 2006 los campesinos nicaragüenses afectados, unos 6.000 de los 17.500 que reclaman al presidente Bolaños que cumpla con lo prometido hace un año (pagar las medicinas y la atención hospitalaria a los afectados y que el Parlamento mantenga en vigor la Ley 364, aprobada en el año 2000, en virtud de la cual un Tribunal de Justicia nicaragüense condenó en 2002 a las multinacionales Dow Chemical, Shell y Dole Food Company a pagar 490 millones de dólares de indemnización a un grupo de trabajadores), acamparon durante varios días frente al edificio de la Asamblea Nacional en unas condiciones lamentables permaneciendo allí para demandar lo que se les prometió. Numerosos afectados tuvieron que abandonar la acampada debido a enfermedades y al cansancio.

En agosto de 2011 la empresa estadounidense Dole Fruit Company acordó compensar a más de 5.000 trabajadores que se desempeñaron en cultivos bananeros de Nicaragua, Honduras y Costa Rica en las décadas de los 70 y 80. Se trata de un acuerdo extrajudicial al que ambas partes habrían llegado después de 15 años, y que beneficiaría 3.153 nicaragüenses, 1.000 hondureños y más de 700 costarricenses.

Los ex trabajadores demandaron a Dole por los efectos ocasionados por el Negamon, plaguicida comercializado con el nombre de Fumazone y utilizado por la empresa entre los años 1973 y 1980. Este agrotóxico les provocó problemas de salud irreversibles como infertilidad, cáncer y malformaciones congénitas, entre otros.

 

La revista envio.org.ni explica que Chinandega es el Departamento de Nicaragua con mayor concentración de agroquímicos por habitante. Nace un niño monstruoso por cada 500 nacimientos vivos, lo que es una cifra infinitamente superior a la norma mundial. Si a ellos se añaden las ‘malformaciones aceptables’ como el labio leporino o los seis dedos, la cuenta del horror se multiplica. Los pesticidas no sólo destruyen la vida en el nacimiento, también llaman a la muerte. En Chinandega el suicidio ha tomado características de epidemia y ya se conoce que el Nemagón afecta también la mente, provocando inclinaciones suicidas. Médicos chinandeganos sospechan que la presencia de pesticidas en el ambiente, y del Nemagón en particular, destruye el deseo de vivir. El sicólogo Ramiro Pomares lleva cabo una investigación multidisciplinar para probar la veracidad de esta hipótesis y para conocer si la tendencia suicida se produce con mayor frecuencia en la segunda generación expuesta al tóxico, como parecen indicar los primeros pasos de su estudio.

En este Departamento de Nicaragua se vive el círculo vicioso del Nemagón: una persona toma su porción de tóxico cuando bebe agua ‘potable’, respira cada día granitos submicroscópicos de tierra impregnada con tóxico, se baña con agua contaminada de Nemagón para quitarse el Nemagón que se le ha adherido a la piel junto con la tierra infectada de Nemagón y cuando cree ponerse ropa limpia, esa ropa tuvo que ser lavada con agua con Nemagón y cuando se come una fruta la lava con agua contaminada de Nemagón para quitarle el Nemagón que la fruta lleva adherido a su piel.

El pesticida ha aparecido en muestras de cabello de chinandeganos que no trabajan en las bananeras ni en ningún otro cultivo peligroso, sino en oficinas supuestamente alejadas de la contaminación. Al analizar la leche de las mujeres chinandeganas, ésta tiene concentraciones de agroquímicos diez veces por encima de los límites tolerables para la salud humana. El Nemagón es un tóxico de larga permanencia. Pasarán muchos años hasta que sus efectos sean totalmente eliminados.

 

Honduras

En Honduras, una comisión especial nombrada por el presidente Carlos Flores, investigó si el Nemagon tenía que ver con el nacimiento de niños sin cerebro (anencefalia) en un campo bananero de Olanchito, Yoro, ya que los médicos de la zona así lo creían.

Después de dos meses, el informe indicaba que científicamente se había comprobado que el Nemagon producía esterilidad, y que la investigación había determinado que la malformación era causada por falta de ácido fólico y deficiencia de micronutrientes y que no había información acerca de que el pesticida fuera el causante de la misma, aunque, si se quisieran saber todas las causas de los daños causados por el Nemagón, la investigación duraría años.

En mayo de 2005 trabajadores del sector bananero de Honduras presentaron una demanda en un tribunal federal de Los Ángeles (EE.UU.) contra las multinacionales Chiquita, Dole Food, Del Monte, Shell y Dow Chemical, por la presunta venta y utilización en los años setenta y ochenta de un pesticida peligroso para la salud y que fue ilegalizado posteriormente.

 

 


Equipo Torrese

Fuentes:

Prensa-latina.com

Nodo50.org

Prodiversitas.bioética.org

Bellaciao.org

Ecoportal.net

risal.collectifs.net
envio.org.ni
rap-al.org


Más información: 

Asociación Nicaragüense de Afectados por IRC “Domingo Téllez”  

Presidenta: Carmen Ríos


Páginas de origen de las imágenes:
FreshPlaza
unicef.org

Ver: 
Intoxicación por insecticidas y otros productos    
Formaldehído – Sustancia química cancerígena usada como aditivo en muchos productos  
Neurotóxicos en el trabajo – La exposición a pesticidas se asocia a un mayor riesgo padecer Parkinson y Alzheimer  Contaminación por mercurio – Una visión general   
    

 

 

 

 

 

 

 

1 – 04-05-2006