Eduardo Mendoza – ‘El negociado del yin y el yang’

 

[Barcelona Eventos / Cultura – Literatura]

 

La Casa del Llibre, Barcelona
Presentación a los medios del libro
‘El negociado del yin y el yang’ de Eduardo Mendoza

28 de octubre de 2019

Fotografías:©2019 L. Sedó

Eduardo Mendoza prosigue, con ‘El negociado del yin y el yang’, editada por Seix Barral, la serie iniciada con ‘El rey recibe’, y recorre de forma extraordinariamente lúcida y con gran sentido del humor algunos momentos históricos, culturales y sociales del siglo XX a partir de la peripecia personal del protagonista, el cumplidor Rufo Batalla. Su formalidad e insatisfacción son el contrapunto perfecto del formidable príncipe Tukuulo, y su pintoresca relación es la puerta de entrada a un mundo absurdo en el que todo es posible.

 

El libro

En la primavera de 1975 Franco tiene los días contados. Inquieto y estimulado por los nuevos aires de cambio y esperanza que comienzan a respirarse en España, Rufo Batalla planea su regreso a Barcelona. Cuando está a punto de abandonar Nueva York recibe una sugerente propuesta del príncipe Tadeusz Maria Clementij Tukuulo relacionada con su disparatado plan de reconquista del trono de Livonia, un país hoy inexistente.

A sabiendas de que Tukuulo aparece en su vida tan alegremente como desaparece y le manipula a su antojo, Rufo se deja llevar por su admiración y sincero afecto por el monarca y acepta una misión incierta en Oriente. Una vez allí, descubrirá que éste no es el último ni el único destino de esta enloquecida aventura.

Fotografías:©2019 L. Sedó

En la corte imperial del antiguo Japón existió un departamento ministerial consagrado al yin y al yang. Este método de distribución de las fuerzas que rigen el universo había entrado en el Japón, como casi todo, de la China, y se le había atribuido tanta importancia que se le dedicó todo un sector administrativo, cuyas funciones eran nulas, pero cuya mera existencia honraba un concepto que encerraba en sí el orden del cosmos. “El negociado de mi título alude a esta subdivisión gubernamental y también a la forma de gestionar las misteriosas fuerzas que nos llevan de un lado para otro”, aclara Eduardo Mendoza.

Según este principio, todo depende del equilibrio entre el yin, que representa el principio femenino, la tierra, la oscuridad, la pasividad y la absorción; y el yang, el principio masculino, el cielo, la luz, la actividad y la penetración. En virtud de este equilibrio, el envejecimiento se debe a la pérdida de terreno del yin con respecto al yang. Y como esto, todo. “No hace falta añadir que a mí, como ateo y aficionado al fútbol, el concepto del yin y el yang me parece un disparate. Pero no ignoro que a su sombra se desarrollaron grandes civilizaciones”, explica el autor.

 

Cómo surgio ‘El negociado del yin y el yang’

La historia se desarrolla en escenarios como Nueva York, Barcelona, Tokio, Tailandia y Alemania, “es una novela de aventuras. Quería contar lo que eran los países emergentes como Japón, que iba a imponer su modo de vestir, el manga, y con ello la forma de entender a los superhéroes; los tatuajes, la comida, los ayurvedas o la meditación, pero no podía hacer un reportaje porque, además, lo ignoro casi todo, aunque me interesa mucho la cultura japonesa.

Decidí contar las experiencias que tuve en mis primeros viajes a Japón y darle un aire mas llevadero. Dije ‘voy a escribir una novela de piratas’, que a mi me gustaban mucho, y recupero a Robert Louis Stevenson y a Jack London, del cual saqué la idea de una leprosería. También incluyo una historia de amor fou, a la manera de ‘Sayonara’”, relata Mendoza.

“En esta segunda entrega se vuelve un poco a lo que era el primer libro a través de este personaje que es mi alter ego. Aunque es un recorrido vital paralelo al mío, no tiene nada que ver conmigo, pero sí que está en los momentos en los que yo he vivido de una manera presencial.

Fotografías:©2019 L. Sedó

Hay un episodio bastante disparatado pero con una intencion muy concreta. El Japón a finales de los 70, en un par de viajes que hice en aquella epoca. Recordar cómo se veían algunos fenómenos sociales, culturales o políticos de un momento determinado y que luego resultaron exactamente lo que parecia o al revés, como son la mayor parte de los casos y que son los que más me divierten”.

Cuenta Eduardo Mendoza cómo le avisaron al llegar a Japón que le costaría mucho acostumbrarse a la cocina japonesa: pescado crudo, algas… decían también que nunca se exportaría este tipo de comida a Europa o a EE UU. “¡Quien iba a pensar entonces que nos aficionaríamos a la comida japonesa y que iba a undir a la cocina francesa! Esto es lo que me divierte, que sucedan cosas que no nos hubiéramos imaginado.”, comenta el autor.

Con respecto a que ahora sus novelas no son tan retóricas y barrocas, reflexiona: “Creo que he evolucionado sin darme cuenta. Por casualidad, hace poco, tuve que leer una parte de uno de mis primeros libros, y no me reconocía. Era una cosa complicada, muy elaborada y ahora he llegado a un punto de simplicidad importante. Estoy seguro que es influencia del periodismo. Empecé con la influjo de la literatura experimental y formalista de los 60. Ahora ya estoy próximo a los emoticonos”.

 

Transición y muerte de Franco

La novela nos posiciona en la primavera de 1975 y el autor no profundiza mucho en la Transición que se estaba viviendo en España. “A medida que iba escribiendo me daba cuenta de que la Transición es un hecho que todos tenemos ahora muy presente porque está por todo: TV, prensa, libros… era un tema que tenía que tocar dándolo por sabido. Que había habido ejecuciones, que había habido atentados, todo el mundo lo sabía, existían testimonios vivos de ello.

«Quería insistir mucho en la importancia que tuvo la muerte de Franco. Parece un hecho sin relevancia en si porque murió de forma natural, sin intervención de terceros. Los que lo vivimos ya adultos, nos dábamos cuenta que estaba pasando una cosa que aún no hemos acabado de entender. Yo creo que, así como la Transición es un hecho histórico fruto de unas decisiones culturales, oportunistas, pragmáticas e ideológicas, que se pueden entender y explicar, la muerte de Franco dejó a una generación un poco perdida. Fue un personaje que había construido un mundo en el que durante décadas nos tuvo a todos dentro de él. Habíamos pasado nuestra infancia, adolescencia y juventud en una burbuja contaminada. Pero que era la nuestra.

«Más que la Transición, que la he tratado un poco como algo sabido, que no necesita explicarse, sí que me gustaría explicar, pero esto quizá lo haga en una cuarta parte de esta extraña trilogía, cómo la Transicion era una casa que se hacía día a día, de acuerdo en acuerdo.

«La Transicion como tal solo existe en el momento en que se mira hacia atrás y se dice ‘ha pasado un periodo llamado Transición’. Yo le doy una nota muy alta. En los primeros momentos se temía lo peor, con un caldo de cultivo de violencia, de ambiente de preguerra civil, con unos enfrentamientos terribles, inseguridad grande y una gran incertudumbre sobre lo que iba a pasar. Al final salió una cosa tan buena o tan mala como la de los vecinos. Hubo tremendas fugas de capital. Es un periodo donde pasan cosas muy curiosas aparte de lo político, y de un comportamiento insólito por parte de todos los protagonistas: deseo de diálogo, de transigir y de aceptar, que ni antes ni después se ha visto», explica Mendoza.

 

El autor

Fotografías:©2019 L. Sedó

Eduardo Mendoza nació en Barcelona en 1943. Se licenció en Derecho en 1965 en la Universidad Autónoma de Barcelona. Al año siguiente consiguió una beca en Londres para estudiar Sociología.​ A su regreso en 1967 ejerció la abogacía en la asesoría jurídica del Banco Condal, que abandonó en 1973 para irse a Nueva York como traductor de la ONU. ​

En 1975, estando en Nueva York, publicó ‘La verdad sobre el caso Savolta’, que recibió el Premio de la Crítica. ‘El misterio de la cripta embrujada’ se publicó en 1979, apareciendo el estilo tan particular y algo recargado del autor que mezcla ciencia ficción, novela negra o novela gótica, además de parodia, gran sentido del humor y algo de sátira, y que repite en varias de sus obras como en ‘Sin noticias de Gurb’ (1991, 2011 y 2014), publicada por entrega en el periódico ‘El País’.

En 1983 regresa a Barcelona donde su principal oficio sigue siendo el de traductor simultáneo en organismos internacionales en Ginebra y otras ciudades. En 1995, Mendoza imparte clases sobre traducción en la Universidad Pompeu Fabra. Es un colaborador habitual de numerosos medios de comunicación, como ‘El País’, donde ha mantenido una columna durante años.

Sus obras ‘La ciudad de los prodigios’ (1986), que fue Premio Ciutat de Barcelona, y ‘El año del diluvio’ (1992), fueron adaptadas al cine.

El personaje principal que había surgido en ‘La verdad sobre el Caso Savolta’ (1975), va reapareciendo en obras como ‘El laberinto de las aceitunas’ (1982), ‘La aventura del tocador de señoras’ (2001), que fue Premio al Libro del Año del Gremio de Libreros de Madrid; ‘El enredo de la bolsa y la vida’ (2012), y ‘El secreto de la modelo extraviada’ (2015).

En 2008 con ‘El asombroso viaje de Pomponio Flato’ obtuvo el Premio Terenci Moix y el Pluma de Plata de la Feria del Libro de Bilbao. En 2010 con ‘Riña de gatos. Madrid 1936’, ganó el Premio Planeta y el Premio del Libro Europeo.

En 2013 se le concedió el Premio Nacional de Cultura de la Generalitat de Catalunya, en 2015 el Premio Franz Kafka, y en 2016 el Premio Cervantes.

 

 

L. Sedó
Barcelona, 28-10-2019

VER:
> ‘Yo, Gaudí’ – Xavier Guell y las 21 cartas del arquitecto   
> Apolo 11 – Eduardo García Llama 
> ‘Conversaciones con mi enano de jardín’ – Jean-Paul Didierlaurent 
> ‘El árbol de las cerezas’ – El primer libro de Paola Peretti   
> Siri Hustvedt – ‘Recuerdos del futuro’ – El Nueva York de los 70’s  
> Donna Leon – Su última novela: ‘En el nombre del hijo’ 
> ‘La muerte de la muerte’ – La muerte será opcional hacia 2045

 

___________

Otras obras publicadas por Eduardo Mendoza:
‘Los soldados de Cataluña’, (2015), Premio de la Crítica
‘La isla inaudita’, (1989)
‘Una comedia ligera’, (1996), Premio al Mejor Libro Extranjero en Francia, referido además a todo el conjunto de su obra
‘El último trayecto de Horacio Dos’, (2002)
‘Mauricio o las elecciones primarias’, (2006), Premio de Novela Fundación José Manuel Lara
‘El rey recibe’, (2018)
‘Tres vidas de santos’, libro de relatos (2019)
‘Teatro reunido’. (2017)
‘Qué está pasando en Cataluña’, (2017)
‘Las barbas del profeta’, (2017)