César Bona – El profesor presenta ‘Humanizar la educación’

«La educación tiene mucho que ver con la felicidad. Y la felicidad tiene mucho que ver con la educación. Uno aprende cuando está feliz». César Bona

[Familia – Niños y Adolescentes / Cultura – Educación]

 

César Bona en su último libro ‘Humanizar la educación’ (Plaza & Janés 2021) reflexiona sobre como la vida nos está dando una oportunidad para humanizar la educación.

En la introducción nos habla de que la situación que hemos vivido ha mostrado los descosidos del sistema educativo y ha puesto de manifiesto lo alejado que este se halla de la realidad.

Se ha desvelado la inflexibilidad del currículo: es éste el que ha de adaptarse a la realidad, no al revés. Estos meses, al hablar de educación, los verbos que más se han escuchado han sido examinar y evaluar.

Es la vida la que nos está poniendo a prueba, y lo que tenemos que evaluar es el sistema. Así que, en lugar de buscar diferentes respuestas a las preguntas de siempre, quizá debamos cambiar las preguntas:

¿Qué herramientas necesitan los niños y las niñas? ¿Qué carencias encontramos en la educación que hemos recibido? ¿Servirá lo que hemos vivido para reflexionar o volveremos a la educación prepandemia como si nada hubiera pasado?

Tenemos que aprovechar este momento para replantearnos la educación que queremos: si hay algo que está claro, es que todo comienza en la educación.

 

Uno de los 50 mejores maestros del mundo

César Bona, que ha sido incluido en la lista de los cincuenta mejores maestros del mundo según el Global Teacher Prize, el llamado Premio Nobel de los profesores, no da recetas fáciles, sino que explica su propia experiencia en las aulas para ayudarnos a entender qué se puede hacer como profesores y padres.

Reflexiona acerca de cuestiones como ¿por qué ya no son tan importantes los libros de texto? ¿Hay que relativizar la importancia de los deberes? ¿Por qué se debe educar en empatía? ¿Por qué la educación debe estar por encima de todos los gobiernos?

Nos aclara que ser maestro no es acomodar a los alumnos a unos planes de estudio: todo educador debe adaptarse al motor imparable y entusiasmado de un niño.

Hay que motivarles, estimular su creatividad y aguijonear su curiosidad; porque los niños no son sólo los adultos del mañana: son habitantes del presente.

El profesor cree que la clave del éxito consiste en escuchar: “Escuchemos a los niños y niñas; tengamos en cuenta el factor humano antes que la medida de los conocimientos; recordemos que cada niño es un universo y que cuanto más difícil sea el niño, mayor ha de ser nuestro reto (y en la mayoría de los casos bastará ver que lo único que necesitan es cariño).

 

Los profesores y la administración

Afirma que “Hay muchos maestros españoles que hacen proyectos muy interesantes y si a ellos les sirven, también serán útiles para otros profesores.

Pero son anónimos. Por eso la administración debería apoyar la innovación educativa al igual que en la empresa privada es lo primero en lo que se invierte. Falta que se estimulen proyectos interesantes.

Tendrían que contar más con la opinión de los profesores e incentivar los proyectos que funcionen, pedirles consejo y construir a partir de las necesidades de alguien que está diariamente con los niños.

Falta decisión. Muchas buenas prácticas quedan escondidas dentro del aula”.

 

César Bona

César Bona nació en Ainzón, Zaragoza (España) en 1972. Se licenció en Filología Inglesa en la Universidad de Zaragoza, e hizo una diplomatura de Magisterio. Es maestro de Educación Primaria.

Tiene publicados los libros ‘La nueva educación’ (2015), ‘La emoción de aprender’ y ‘Las escuelas que cambian el mundo’ (2016), entre otros.

Ha formado parte del Jurado de los Premios Princesa de Asturias en la categoría de ‘Comunicación y Humanidades’ en 2017 y 2018. Ha recibido el Premio Magister de Honor por la Plataforma de la Escuela Pública, y el Premio Crearte del Ministerio de Cultura en dos ocasiones por el estímulo de la creatividad.

Posee también la Cruz José de Calsanz y la Mención de Honor del International Children Film Festival of India, por un cortometraje rodado junto con sus alumnos. 

 

Sus proyectos

Su proyecto ‘Children for Animals’ se plasma en ‘De cómo doce niños y un maestro buscaron cambiar el mundo: El cuarto hocico’ (2014), escrito por César Bona y prologado por Jane Goodall, Premio Príncipe de Asturias y Embajadora Mundial de la Paz

Es un proyecto en el que sus alumnos impulsaron una protectora de animales virtual que ha llegado al ámbito internacional.

También colabora con Aldeas Infantiles y viaja por todo el territorio español para aprender nuevas experiencias y darlas a conocer.

El profesor asesora al Departamento de Educación del Gobierno de Aragón e imparte conferencias sobre la importancia de estimular la creatividad en las aulas, de impulsar la participación infantil en la sociedad y de fomentar el desarrollo de un espíritu crítico de los alumnos.

 

Lo que el profesor cree

César es un profesor entusiasta que disfruta de los retos con sus estudiantes, y que, en lugar de teorizar sin fin sobre lo que debería hacerse, se ha lanzado a hacerlo.

Reivindica el cambio en la escuela e involucrar a todos “Tenemos que educar a los niños no para que sean mejores que sus compañeros sino para que sean mejores que lo que eran antes».

Cree que un buen maestro debe invitar al compromiso social de los alumnos, estimular el respeto al medio, tener autoconocimiento, estimular cada día la creatividad y la curiosidad, aprender a gestionar sus emociones, contagiar actitud y entusiasmo, trabajar con padres, niños, madres y administraciones locales, tener la mente abierta… y ser consciente de que vive en un mundo de niños.

«La educación tiene mucho que ver con la felicidad. Y la felicidad tiene mucho que ver con la educación. Uno aprende cuando está feliz y, en ese sentido, un maestro que no vaya feliz a trabajar jamás va a encontrar a los alumnos felices», afirma convencido.

«Uno tiene que ser consciente de que es imperfecto y humilde para aprender de los compañeros, de los padres y de los niños. Es imposible saber de todo, siempre tenemos que aprender de la gente que nos rodea y esa es una cualidad que deberían tener todos los maestros», añade.

«Los maestros deben ser abrepuertas. No sólo tienen que meter datos en las cabezas de los niños, sino abrirles las puertas a la curiosidad porque tienen mucho que ofrecer. La escuela, normalmente, no deja aflorar la creatividad y la imaginación de los niños, no deja que la expresen y la compartan», finaliza el profesor.

 

 

Equipo Torrese
eMagazine 39ymas.com

Fuente:
Fundación Caja Castellón, Castellón
cultura@fundacioncajacastellon.es

Origen de las imágenes:
César Bona: Cedidas por la Fundación Caja Castellón
Portadas libros

Ver:

> Expresión oral en los escolares – Materia pendiente en España   
> Hijos más solidarios – 5 claves para conseguirlo 
> Educar a los hijos – El ‘no’ es fundamental 
> La sobreprotección de los padres – Los trastornos de ansiedad de los hijos
Educar sin gritar – Guía, reflexiones y estrategias
> Pautas a seguir si es tu hijo quien realiza el Bullying
> Prevenir el acoso escolar – Quienes agreden se sienten más fuertes
> 5 beneficios de aprender un segundo idioma durante la infancia
> La tablet y el smartphone – Insomnio en niños y adolescentes
> Niños y mascotas – La convivencia favorece su desarrollo
> Niños AID (Internet Addiction Disorder) – ¿Necesita un niño móvil? 
> ‘Educarnos para educar’ – Rosa Casafont y Laia Casas