Miquel Barceló – Artista de tradición mediterránea

 

[Cultura – Pintura] 

 

Miquel Barceló Artigues, conocido pintor próximo a la corriente neo-expresionista.es, desde su juventud, uno de los grandes artistas de nuestro tiempo. Poseedor de un lenguaje pictórico de una extraordinaria originalidad es a la vez un excepcional creador en todas las variantes del arte plástico. Nacido en Felanitx, Mallorca, en 1957, Miquel Barceló es un artista de tradición mediterránea que tuvo, desde joven, contactos con la pintura a través de su madre, también pintora, en la tradición paisajística mallorquina.

Un viaje a París en 1970 le permite descubrir el Art brut, estilo que deja una fuerte influencia en las primeras obras que presenta en público. Formó parte del grupo Taller Llunàtic de Mallorca. Estudió en la Escuela de Artes Decorativas de Palma de Mallorca entre 1972 y 1973 y continuó en 1974 en la Escuela de Bellas Artes de Sant Jordi de Barcelona, pero poco después abandonó sus estudios.

En 1974 realizó su primera exposición individual en la Galería d’Art Picarol, Cala d’Or, Mallorca, donde mostró una serie de dibujos con insectos y moluscos sobre papel impreso. A mediados de los setenta se trasladó a vivir a Barcelona y allí realizó un tipo de pintura en la que la materia, dispuesta en gruesas capas, es la protagonista de su obra. La consagración internacional llegó con su participación en la Documenta VII de Kassel en 1982. Su pintura destaca, en esa época, por un expresionismo personal y recurre a temas como los bodegones, las bibliotecas y los autorretratos. Experimenta con pigmentos y nuevas técnicas pictóricas, incorporando objetos orgánicos e inorgánicos a sus lienzos.

Barcelo-217x300Viajero incansable, Barceló vive entre París, Mallorca y Malí, en los Acantilados de Bandiagara. En sus estancias africanas alcanza una gran importancia la obra sobre papel, que organiza en forma de series, cuadernos y dietarios, en los que el artista anota sus impresiones y dibuja lo que le rodea; ensaya con pigmentos y tierras locales; su pintura se va despojando progresivamente de la saturación de elementos; y sus obras se convierten en gigantescos lienzos blancos, desérticos. De forma paralela desarrolla una importante obra escultórica y experimenta con la intervención de las termitas en su obra sobre papel, siempre preocupado por los aspectos transitorios de la materia, por la «organicidad» y la temporalidad.

Su obra ha sido mostrada en las galerías Soledad Lorenzo, de Madrid; Bruno Bischofberger, de Zürich; Whitechapel, de Londres; Leo Castelli, de Nueva York y la Galería Nacional de Arte Moderno, de Roma, entre otras. Le han dedicado exposiciones retrospectivas instituciones como: el CAPC de Burdeos (1985), el Musée d’Art Contemporain de Nimes (1991), el IVAM, de Valencia (1995), el Jeu de Paume y el Centre Georges Pompidou, de París (1996), el Centro Cultural Recoleta, de Buenos Aires (1997), el MACBA, de Barcelona, el Ayuntamiento de Palermo, en la iglesia de Santa Eulalia dei Catalani (1998) y el Museo de Arte Reina Sofía (1999). En el verano de 2010 protagonizó una doble propuesta simultánea en Aviñón: Palacio de los Papas y Colección Yvon Lambert, y en 2016, en París, en las sedes del Museo Picasso y de la Biblioteca Nacional de Francia.

Artista polifacético, su fuerza creativa le ha permitido desarrollar una obra que abarca desde las grandes telas, decorados para ópera, murales y grabados hasta las esculturas de terracota y cerámica que constituyen una buena parte de su producción. Asimismo ha creado un nuevo referente de la ilustración artística con motivo de una última edición de la Divina Comedia.

El artista recubrió con terracota la capilla de Sant Pere de la Catedral de Palma de Mallorca. La capila de Sant Pere, conocida también por la capilla del Santísimo, fue renovada por Barceló, trabajo que duró cinco años, del 2001 al 2006. La obra es un mural policromado de 300 metros cuadrados que representa el milagro de la multiplicación de los panes y los peces, lo que le permitió mostrar la fauna marina y las bodas de Canaan alrededor de Cristo resucitado.

Barceló también es el autor del mobiliario litúrgico: el altar, el trono elevado, la silla presidencial y los dos poyos. Los vitrales de 12 metros están pintados con diversas tonalidades de gris para recrear la luz submarina.

En mayo de 2007 Miquel Barceló empezó los trabajos de decoración de la Cúpula de la sala XX del Palacio de Naciones Unidas en Ginebra, que terminó el 10 de junio de 2008. La llamada ‘Capilla Sixtina’ del siglo XXI, tiene 1.400 metros cuadrados y suscitó una polémica política a cuenta de su financiación y de que empezara a tener problemas la decoración ejecutada.
 
España se hizo cargo de la restauración de la cúpula, que ahora se llama Sala de los Derechos Humanos y la Alianza de las Civilizaciones. El erario público financió el 40% del proyecto, cuyo presupuesto final superó los 20 millones de euros, mientras que el 60% restante corrió a cargo de aportación privada.
 
Para llevar a cabo esta obra, el artista empleó 36.000 kilos de pintura y necesitó la colaboración de veinte ayudantes para crear las estalactitas que brotan del techo.

Desde 1985, el fotógrafo hispano-francés Jean-Marie del MoralPremio Príncipe de Asturias de las Artes, ha seguido a Miquel Barceló de estudio en estudio, de casa en casa, a lo largo y ancho de África y Europa tomando fotografías capaces de captar el proceso creativo del pintor. El fotógrafo entró en contacto con Barceló en su estudio de París, mientras éste preparaba su primera exposición en la galería Castelli de Nueva York, no podía saber que acababa de iniciar un extraordinario periplo, que le haría convertirse en testigo excepcional de la biografía y los avances creativos de aquel joven y desconocido pintor, que ha llegado hasta el reconocimiento actual. El fotógrafo sintió la misma sensación que percibió algunos años antes, cuando entró en el estudio de otro gran pintor, Joan Miró, una auténtica revelación, que cambió su carrera, y que le hizo transformarse de reportero de sucesos en cronista del arte contemporáneo. Después conoció a Antonio Saura, a Miguel Ángel Campano, a Antoni Clavé, a Baltasar Lobo y a muchos otros artistas.

En 2017 el rector salmantino Daniel Hernández Ruipérez, fichó a Barceló como estrella principal en las conmemoraciones del octavo centenario de la Universitas Studii Salmanticensis, una de las universidades más antiguas del mundo. Barceló desplegó por cinco enclaves de Salamanca una exposición de 80 obras. En octubre del mismo año, al finalizar la exposición, la Universidad de Salamanca le nombró doctor honoris causa.

 

 

 

Fuentes:
Sala Municipal de Exposiciones de San Benito, Valladolid (España)
exposiciones@fmcva.org
Wikipedia
Noticias TVE del 18-11-2008

 

Ver:
Cúpula de la sala XX del Palacio de Naciones Unidas en Ginebra – Polémica   

Jean Marie del Moral – Para el fotógrafo los objetos retratan al artista      

 

Página de origen de la imagen principal:
Wikipedia
Imagen en texto cedida por la Sala Municipal de Exposiciones San Benito

 

 

 

 

 

 

 

Rev. 19-06-2018
2 – 31-03-2017
1 – 1-06-2004