Salud dental – Cuidados generales

 

Alimentación, caries, dientes amarillentos, ortodoncia, piorrea 

[Activa tu salud

 

El cuidado de los dientes pasa en primer lugar por una buena limpieza: se tienen que limpiar después de cada comida sin dejar pasar más de 15 minutos desde que se ha finalizado la ingestión de alimentos. Para ello usaremos tanto el cepillo como la seda interdental. Para una correcta limpieza hay que cepillar los dientes horizontalmente por dentro y por fuera. En la zona de las muelas los movimientos serán rotatorios. No hay que olvidar el cepillado de la lengua ya que ésta acumula restos de alimentos.

 

Cuidados en la limpieza dental

El cepillado de la noche tiene que ser más cuidadoso ya que se disminuye la cantidad de saliva y aumenta la temperatura dando lugar a que los gérmenes sean más activos.

En un dentífrico tenemos que encontrar abrasividad baja, poder de limpieza, buen sabor, flúor y que no irrite las encías. Los dentífricos son una amalgama homogénea de sólidos con agua que ayuda en la limpieza dental. Hay otros productos con amalgama de sólidos de tipo perboratos, carbonatos y polifosfatos que eliminan las manchas producidas por el tabaco, el té o el café.

Los colutorios no eliminan la placa bacteriana si se usan como pasta dentífrica. Es bueno usarlos después del cepillado para completar la limpieza. Si es necesario podemos usar chicles específicos que contienen flúor y no se adhieren como forma esporádica de limpiar los dientes.
 

Ortodoncia    

Si notamos alguna imperfección o anomalía en la forma o posición de nuestras piezas dentales, como por ejemplo, dientes demasiado apretados, salientes o irregulares, debemos recurrir a nuestro dentista para que estudie, diagnostique y trate las posibles alteraciones en nuestra dentadura. Actualmente existen aparatos ortodónticos que casi no se nota que se llevan.

Brackets
Son aparatos que se usan para corregir la posición de los dientes cuando la corrección es muy complicada.

Invisaling
Aparato de quita y pon que se usa para para corregir la posición de los dientes cuando la corrección es más sencilla.

Tele-radiografía y cefalometría
Valoran la posición de los dientes, los huesos y su relación con los labios.

 

Forma de mantener la boca sana y limpia:

> Cepillar los dientes tres veces al día y usar la seda dental con frecuencia. Cepillarlos suavemente partiendo de la encía y acabando en la corona del diente.

> Limpiar la lengua frotándola con suavidad hacia adelante con el cepillo o con un limpiador lingual.

> El cepillo debe tener los filamentos de nailon blandos y con puntas redondeadas para que no dañen el esmalte.

> Cambiar el cepillo de dientes cada tres meses.

> El cepillo de dientes tiene que ser a la medida de nuestra boca.

> Hay que limpiar bien el cepillo con agua para eliminar todos los restos que queden.

> Usar seda dental o cepillos especiales para los espacios interdentales.

> Enjuagarse la boca tras el uso de la seda dental o cepillos especiales para eliminar los restos desprendidos.

> Usar dentífricos con flúor. También son de utilidad los colutorios fluorados y antisépticos.

> Moderar o eliminar el consumo de tabaco, café o té.

> Consumir alimentos que mantengan los dientes limpios como la manzana.

> No morderse las uñas.

> No introducir lápices o bolígrafos en la boca.

> Comer pocos dulces y que no sea entre horas.

> Intentar no respirar por la boca o apretar los dientes.

> Visitar al dentista una vez al año como mínimo.

> Ante cualquier inflamación, sangrado o enrojecimiento de las encías, consultar con un especialista.

> Intentar sustituir los dientes que se van perdiendo (a excepción de las muelas del juicio) por una prótesis.

 

Dientes amarillentos

El tabaco, el café y el té generalmente son los responsables de este oscurecimiento de los dientes. Para intentar evitarlo habrá que limpiar los dientes inmediatamente después de tomar té o café o después de fumar.

A partir de los 35 años aparecen algunos rasgos de vejez en los dientes: color amarillento y desgaste.

 

Para blanquear y limpiar los dientes de forma natural:

> Comer una manzana cruda después de las comidas.

> Limpiarse los dientes de vez en cuando con bicarbonato.

> Limpiarse los dientes una vez por semana con sal.

> Exprimir un trozo de corteza de limón y pasarla por los dientes (también refuerza las encías si se pasa por ellas).

 

Caries

Es una enfermedad infecciosa multifactorial. La acción de algunos  microorganismo junto con otras circunstancias dan lugar a una desmineralización progresiva y lenta de los tejidos duros del diente dando como resultado la cavidad de caries.

Si se deja que ésta evolucione, acabará afectando la pulpa dental provocando una inflamación que produce dolor.

Para su prevención habrá que tener en cuenta que tres factores son básicos en su aparición: la dieta, las bacterias y la predisposición de los dientes.

Es recomendable visitar al dentista una vez al año, lavarse los dientes varias veces al día, ingerir manzanas, moderar el consumo de alimentos dulces, cambiar el cepillo de dientes tres o cuatro veces al año.

 

Alimentación

La presencia de glúcidos (hidratos de carbono o azúcares) favorece la producción de ácido por parte de las bacterias, siendo perjudicial para los dientes. No por ello se ha de dejar de tomar dulces, de forma moderada, si la limpieza se hace diaria y correctamente. El consumo de dulces con regularidad y, especialmente entre horas, favorece la aparición de caries. Si los dulces son pegajosos (pasteles, galletas, chicles, gominolas…) son  más peligrosos puesto que están más tiempo en contacto con los dientes facilitando la adhesión de la placa bacteriana al esmalte.

Son preferibles los alimentos que se mastican más como frutas, verduras, hortalizas y carne. También son recomendables el pescado, leche, queso fresco o huevos.

 

Piorrea (periodontitis)

Si no se cuida correctamente puede llegar a causar la pérdida de los dientes. La fase previa de la piorrea es la gingivitis que afecta a la encía. La piorrea es producida por la acumulación de placa bacteriana en el espacio entre los dientes y la encía, provocando enrojecimiento, inflamación, pudiendo llegar incluso a sangrar la encía y a tener pérdida ósea.

Se puede prevenir con un cepillado concienzudo y con calma.

Después de las caries, está es la enfermedad bucal más común en España. La padece entre un 50 y un 60% de la población.

 

 

Equipo Torrese
www.39ymas.com

Página de origen de la imagen:
Lets Family

Este artículo es de libre de reproducción, a condición de respetar su integralidad y de mencionar a la autora y a la fuente.

VER:
> Cáncer bucal – El tabaco y el alcohol son el mayor riesgo  
Labios, boca, aliento y dientes – Cuidados especiales    

 

 

 

 

 

1- 20-06-2017