Deshidratación en verano – Beber agua o zumos de fruta

Es mejor tomar un vaso de agua o zumo de fruta antes de empezar a comer o cuando ya se haya  acabado

[Activa tu salud]

 

Beber cuando toca previene de malos hábitos como por ejemplo, picar entre horas. Según la dietista‐nutricionista Paloma Vicent “beber agua puede hacer que nos sintamos saciados y evitemos picar entre horas”.

Esta falta de líquidos, además de deshidratación, puede conllevar incluso trastornos gastrointestinales, especialmente reflujo y estreñimiento.

Por ello, la hidratación es esencial para que las funciones del tracto digestivo trabajen correctamente. En los consejos de hidratación para el verano está el beber agua o zumos de fruta.

 

¿Cuántos litros hay que beber al día?

Por lo general, para evitar la deshidratación, se recomienda tomar entre un litro y medio y dos litros de líquido durante un día.

De todos modos, cada persona tiene unas necesidades distintas y estas cantidades pueden aumentar cuando se realiza ejercicio intenso o la temperatura ambiente es elevada.

Esta cantidad aconsejada de líquido la obtenemos principalmente tomando agua, pero también es bueno que ingiramos otro tipo de bebidas, como zumos de fruta o vegetales, que poseen nutrientes y vitaminas, así como alimentos con alto contenido de agua, como lechuga, pepino, cebolla, tomate sandía o melón.

 

Durante las comidas, evitar ingerir líquidos

Es mejor tomar un vaso de agua o zumo de fruta antes de empezar a comer o cuando ya se haya acabado.

Si tomamos demasiados líquidos durante la ingesta de alimentos se podría alterar el pH del estómago, haciendo que la digestión pueda resultar más pesada y ocasionando molestias gastrointestinales.

El estómago necesita de un pH ácido para digerir los nutrientes, que se neutraliza si tomamos demasiados líquidos durante las comidas.

 

A más deporte, beber más

Cuando realizamos ejercicio físico, la hidratación resulta imprescindible por varios motivos: nuestro organismo metaboliza más energía y por ese motivo aumenta la temperatura corporal, además de que se incrementa la sudoración.

Antes de realizar cualquier deporte, hay que asegurarse de hidratar bien nuestro organismo, al igual que durante el ejercicio.

Si la actividad física es baja o moderada, de una hora de duración aproximadamente, se recomienda tomar agua o zumo de fruta antes, durante y después de practicar ejercicio.

Los zumos y las bebidas de fruta irán muy bien para recuperar la energía y las vitaminas perdidas durante la sesión.

 

La mente funciona mejor cuando se está bien hidratado

Si no tomamos el líquido suficiente, la deshidratación no sólo nos afectará físicamente, sino que también se verá repercutido temporalmente nuestro rendimiento intelectual y se incrementará nuestro nivel de estrés. Además, podemos sentir más fatiga, dolor de cabeza e incluso mareos o náuseas.

 

 

 

Fuente:
Tinkle Comunicación, Barcelona
Granini
infobcn@tinkle.es

Página de origen de la imagen:
emprending.com.ar

VER:
> Golpe de calor – Consejos si se superan los 30 grados
> Cómo evitar el golpe de calor en las personas mayores      
> Nuestro cerebro – Medidas ante los excesos de calor
> Aumento de dolores de cabeza en verano
> Nuestro cerebro – Los alimentos del verano para cuidarlo
> El baño de mar – Precauciones que hay que tomar
> Una correcta hidratación es clave en la mejora del rendimiento cognitivo  

> La montaña y la deshidratación de la piel  
> Riesgo de deshidratación – Con el frío aumenta
> Zumos de frutas y hortalizas – Las vitaminas A y C son vitales

 

 

 

 

6 – 07-07-2021
5 – 15-07-2019
4 – 10-07-2018
3 – 14-08-2017
2 – 11-07-2016

1 – 20-05-2015