Ana María Matute – La mejor novelista de la posguerra española

 
[Cultura – Literatura / Mujeres Hoy

 

Ana María Matute (Barcelona, 26 de julio de 1925 – 25 de junio de 2014), es considerada unánimemente una de las voces más personales de la literatura española del siglo XX por la calidad y originalidad de su obra, así como la mejor novelista de la posguerra española.

La vida de Ana María Matute nunca fue fácil, ni en la niñez, carente de cariño, ni en la plenitud de la edad, cuando era una mujer triunfante cuyo nombre llegó a barajarse para el Premio Nobel. A la condición de mujer pionera de la literatura justo en unos tiempos en los que el mundo literario y editorial era propiedad de los hombres, hay que añadir graves problemas personales, pérdidas y depresiones que la silenciaron durante años. “El sufrimiento enseña”, afirmó, “pero sólo si sobrevives; porque lo malo es que el sufrimiento suele matar”. Ella supo sobrevivir, y renació de las cenizas.

 

Ana María Matute 

Ana María fue la segunda de cinco hijos de una familia perteneciente a la pequeña burguesía catalana, conservadora y religiosa. Durante su niñez vivió un tiempo considerable en Madrid, aunque curiosamente muy pocas de sus historias hablen sobre sus experiencias vividas en la capital de España. Posiblemente porque a los cuatro años, al caer gravemente enferma, fue a vivir con sus abuelos a Mansilla de la Sierra, un pequeño pueblo en las montañas riojanas cuyas gentes, en palabras de la propia Matute, le influenciarían profundamente, como queda evidente en ‘Historias de la Artámila’ de 1961.

A los cinco años recordaba haber escrito ya un relato. Se trataba de un niño que llevaba un vestido muy muy largo y al que un duende ayudaba a ajustar; pero entonces, ya ajustado, el niño crecía y la vestimenta quedaba corta… Su cabeza estaba a punto de estallar con tantas historias de los Andersen, Grimm y Perrault, los grandes clásicos, y con las de las criadas, a las que oía escondida debajo de las tablas de planchar.

Cuando tenía diez años comenzó la Guerra Civil Española. La violencia, el odio, la muerte, la miseria, la angustia y la extrema pobreza que siguieron a este conflicto bélico marcaron hondamente su persona y su narrativa. La de Matute es la infancia de una niña robada y marcada por el trauma de la guerra, por las consecuencias psicológicas del conflicto y de la posguerra. Así lo podemos ver reflejado en sus primeras obras literarias centradas en “los niños asombrados que veían y, muy a pesar suyo, tenían que entender los sinsentidos que les rodeaban”.

 

Novelas y premios

Escribe su primera novela ‘Pequeño Teatro’ a los 17 años de edad, pero fue publicada 11 años más tarde ganando el Premio Planeta en 1954. Desde finales de los años cuarenta y durante los cincuenta y sesenta, Matute fue una prolífica escritora y además muy premiada. Sus novelas y relatos como ‘Los Abel’ (1948), ‘Fiesta al noroeste’, Premio Café Gijón (1952), ‘Los hijos muertos’, Premio de la Crítica (1958) y ‘Primera memoria’, Premio Nadal (1959) guardaban una crítica soterrada hacia el franquismo. A pesar ello, ganó el Premio Nacional de Narrativa. La única que no pasó la censura fue la novela ‘Luciérnagas’ (1949), que no llegó a las librerías hasta 1993.

En 1962 ganó el Fastenrath de la Academia de la Lengua con ‘Los soldados lloran de noch’e y, en 1965, se alzó con el Premio Nacional de Literatura Infantil Lazarillo por ‘El polizón de Ulises’. En los setenta, después de publicar ‘La torre vigía’, dejó de escribir.

 

Problemas sentimentales y de salud

Sus problemas matrimoniales (se casó en 1952 con el escritor Eugenio de Goicoechea) marcaron tanto su vida como su obra literaria. En 1963 se había separado de su marido y debido a las leyes franquistas perdió la custodia de su hijo, lo que le provocó problemas emocionales.

Poder ver a su hijo sólo los sábados y no obtener su custodia hasta que Juan Pablo no alcanzó los 10 años, lo marcó todo, en especial un proceso de divorcio, algo inaudito en la machista y retrógrada España de los 60. El resultado fue que tomó la decisión de irse a EEUU como lectora. Ello explica que en la Universidad de Boston esté hoy buena parte de su legado literario.

En 1976 fue propuesta para el Premio Nobel de Literatura. Después de varios años de gran silencio narrativo motivado por una fuerte depresión, en 1984 obtuvo el Premio Nacional de Literatura Infantil con la obra ‘Sólo un pie descalzo’.

Una extraordinaria fuerza de superación, su riqueza interior y el apoyo de su círculo más cercano, sobre todo de su hijo y del equipo de su agencia, Carmen Balcells, hizo que lentamente remontara. El año mágico fue 1996, cuando coincidió la edición de ‘Olvidado Rey Gudú‘, bello cuento de hadas que se convirtió en una de sus obras de más éxito, y su elección como miembro de la Real Academia Española de la Lengua para ocupar el sillón “K”,  que la convertía en la tercera mujer aceptada dentro de ésta en los últimos 300 años. Ingresó en la institución dos años después con un discurso muy de su mundo fantástico, ‘En el bosque’.

 

La culminación

A partir de aquí escribió ‘Aranmanoth’ (2000), otra obra de corte medieval; dos años más tarde se editaron sus ‘Cuentos de infancia’, recopilación de nueve cuentos e ilustraciones que Matute escribió cuando tenía entre cinco y catorce años, y se  centró en la novela ‘Paraíso inhabitado’ (2008).

La culminación a todo llegó en 2010, cuando obtuvo el Premio Cervantes. “La Literatura ha sido, y es, el faro salvador de muchas de mis tormentas”, reconoció, como gran verdad de su vida, en el discurso de aceptación.

La literatura realista, fantástica e infantil fueron las tres vertientes que caracterizaron su obra con un estilo de aparente sencillez que escondía la complejidad del ser humano.

Poco antes de fallecer Matute acababa de entregar a la editorial Destino su nueva novela: ‘Demonios familiares’, cuya publicación estaba prevista para septiembre. La ya novela póstuma transcurre en 1936, inicio de la Guerra Civil, y está protagonizada por una joven en un mundo de amor, traición y sentimientos confusos. El escenario es una ciudad castellana. Una obra, dice su editor, Emili Rosales, “en la cual ella trabajó animadamente”. Aunque dijera que “nunca ha escrito una sola línea autobiográfica”, la mayor parte de sus obras no estrictamente fantasiosas tiene jirones de su piel y de esas historias que le contaba a Gorogó, su muñeco de tez negra que fue desde los cinco años el primero en escuchar sus imaginativos relatos.

 

Afirma la escritora Juana Salabert que “a veces, muy pocas, ocurre que llegamos a amar a un autor tanto como a sus textos”. Por su parte Onetti dice que “hay mujeres que nunca terminan de matar a la muchacha que llevan dentro”. Y ella, Ana María Matute, grande entre los grandes en el país de las palabras y uno de los seres más inteligentes, divertidos y entrañables que nos han sido dados a conocer, se ha salvado del maleficio de la edad y de cualquier clase de engolamiento, sin duda porque no ha perdido nunca su inmensa capacidad de curiosidad. Tal vez por eso, sus personajes, a lo largo y ancho de una espléndida obra sin fisuras, operándose entre la falsa dicotomía de lo fantástico y lo real, son a veces videntes pese a sí mismos, como uno es siempre escritor contra, y a favor de sí mismo, en un intento reiterado en cada libro de ganarle la partida a la temida palabra fin.

 

Equipo Torrese

Fuentes:
> Fundación Caja Castellón
Charlas-coloquio Condición Literal: “Literatura, literatura y literatura”
> Wikipedia
> El País, 25-06-2014

 

Imagen principal:
xn--cartadeespaa-khb.es
Imagen cedida por la Fundación Caja Castellón

Imágenes tal como aparecen en las webs:
bibliofiloenmascarado.blogspot.com
danzandoencasasolaydescalza.blogspot.com
libertinajegatuno.blogspot.com

____________________________

Obras literarias
Obras
    Los Abel (1948)
    Fiesta al Noroeste (1952)
    Pequeño teatro (1954)
    En esta tierra (1955) (reeditada como Luciérnagas en 1993)
    Los hijos muertos (1958)
    Primera memoria (1959)
    Los soldados lloran de noche (1963)
    Algunos muchachos (1964)
    La trampa (1969)
    La torre vigía (1971)
    El río (1973)
    Olvidado rey Gudú (1996)
    Aranmanoth (2000)
    Paraíso inhabitado (2008)
    Demonios familiares (2014)

Relatos cortos y cuentos para niños
    La pequeña vida (1953).
    Los niños tontos (1956)
    Vida nueva (1956)
    El país de la pizarra (1957)
    El tiempo (1957)
    Paulina, el mundo y las estrellas (1960)
    El saltamontes y El aprendiz (1960)
    A la mitad del camino (1961)
    El libro de juegos para los niños de otros (1961)
    Historia de la Artámila (1961)
    El arrepentido (1961)
    Tres y un sueño (1961)
    La rama seca (1961)
    Caballito loco y Carnavalito (1962)
    El río (1963)
    El polizón del “Ulises” (1965)
    El aprendiz (1972)
    Sólo un pie descalzo (1983)
    El saltamontes verde (1986)
    La Virgen de Antioquía y otros relatos (1990)
    De ninguna parte (1993)
    La oveja negra (1994)
    El verdadero final de la Bella Durmiente (1995)
    El árbol de oro (1995)
    Casa de juegos prohibidos (1996)
    Los de la Tienda (1998)
    Todos mis cuentos (2000)
    La puerta de la luna. Cuentos completos (2010)
    “a el niño que se le murió el amigo” (2011)

Premios y reconocimientos
Mención especial en el Premio Nadal (1947) por Los Abel
Premio Café Gijón (1952) por Fiesta al Noroeste
Premio Planeta (1954) por Pequeño teatro
Premio de la Crítica de narrativa castellana (1959) por Los hijos muertos
Premio Nacional de Narrativa (1959) por Los hijos muertos
Premio Nadal (1959) por Primera memoria
Premio Lazarillo de creación literaria infantil (1965) por El polizón del “Ulises”
Premio Fastenrath de la Real Academia Española (1968) por Los soldados lloran de noche
Ministerio de Cultura. Libro de interés juvenil (1976)
Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil (1984) por Sólo un pie descalzo
Premio Ciudad de Barcelona de Literatura en lengua castellana (1995) por El verdadero final de la Bella Durmiente
Premio Ojo Crítico Especial (1997) por Olvidado Rey Gudú
Premio Ciudad de Alcalá de las Artes y las Letras (2001)
Premio Internacional Terenci Moix (2006) por su trayectoria literaria
Premio Nacional de las Letras Españolas (2007) al conjunto de su obra
Premio Creu de Sant Jordi (2009)
Finalista del Premio Príncipe de Asturias de las Letras (2010)
Premio Miguel de Cervantes (2010)
Premio de la Crítica de la Feria del Libro de Bilbao (2011)
Premios Ondas Mediterráneas Mención Especial RIET (2012)

 

 

 

 

 
4 – 07-03-2018
3 – 30-03-2017
2 – 07-09-2015
1 – 30-01-2011
19-01-2011