Update8 – Especial Co

 

Como nos tienen habituados Alfons Cornella, fundador y presidente de Infonomía, y Antonella Broglia, Consultora de Infonomía, nos han guiado por las últimas 10 ideas más innovadoras en el tema de la colaboración. 

 

La mejor herramienta de la que se dispone para explorar el mundo es Internet, pero muchas empresas no saben usarla correctamente y esto generará un nuevo tipo de negocio basado en el talento: grupos de personas con criterio para «ver» donde los demás sólo «miran».

No duda nadie de la utilidad de la innovación abierta: siempre habrá más talento potencial fuera que dentro de la organización, con ejemplos como las empresas P&G, con su iniciativa C&D (Connect and Develop): decenas de exploradores (scouts) buscan productos que se puedan incorporar a la oferta que P&G hace a sus consumidores, y, si se determina que son interesantes, las licencia o adquiere.

La colaboración en la ciencia es una realidad de hace mucho tiempo y ahora en el mundo de la empresa se está valorando la colaboración. Poner en conjunto las prestaciones y las ganancias. Puede haber colaboraciones entre los mismos sectores (Mercedes Benz y Renault) o entre sectores diferentes como Coca-Cola que fabrica botellas biodegradables y un fabricante de sillas que se pone en contacto para fabricar sillas biodegradables.

El futuro puede ser un producto que tenga los conocimientos y las prestaciones de los dos lados.

Países como Dinamarca que disponen de parques simbióticos donde los residuos de una empresa sirven para fabricar alguna cosa en otra. (Alfons Cornella)

La colaboración en el mundo del libro la tenemos reflejada en la Wikipedia, o el Craigslist. En otro campo, lo tenemos en el software de código abierto. Benkler, profesor de Harvard sostiene que “El ser humano es mucho más colaborativo y mucho menos egoísta de lo que hemos creído”. De hecho la colaboración ha hecho que la raza humana haya llegado hasta aquí. La motivación intrínseca es lo que funciona. Por todo ello las empresas deberían crear las condiciones para que el individuo quiera cooperar. Hay que ver cómo hacer que la persona haga algo porque quiera, y también ver cómo aumentar la capacidad de comunicación. Según Martin Novak el 30% de las personas no colabora y el 50% colabora siempre. (Antonella Broglia)

La complejidad del mundo exige colaboración y para una colaboración efectiva se necesita entrenamiento. Es importante disponer de mecanismos que permitan a las personas conocerse, conviene saber aplicar una visión compartida, a ello ayuda tener espacios físicos que faciliten la colaboración.

Hay diferentes empresas que trabajan en colaboración social como son Hyve Works; Socialcast (conecta gente para que conozcan ideas y fuentes que necesitan para trabajar mejor en colaboración); SCRUM, dedicada a la ingeniería del software, que trabaja desde la psicología positiva; British Airways, estimula la presenciabilidad, la importancia del face to face. Hay que ponernos a pensar sobre nuevos métodos que faciliten la colaboración. (Alfons Cornella)

En el Co-consumir los consumidores colaboran entre ellos en la creación de modelos de consumo nuevos: compartir de forma organizada, intercambiar, prestar, alquilar, comprar-vender entre particulares, regalar. Los recursos no son infinitos y hay que cambiar la estrategia del consumo. Vamos a un consumo colaborativo ¿por qué necesito poseer una cosa para usarla? 

Hay negocios como el Relay Rides, donde se puede ver los coches disponibles en los garajes cercanos a casa para poder usarlos en préstamo o en alquiler las horas que no los usa el propietario.

En Francia existe un negocio de alquiler de lavadoras donde puedes ir a lavar a una casa cercana por tres euros/hora.

En Swapstyle se puede intercambiar ropa, zapatos, bolsos, cosméticos, libros, películas, videojuegos… “Lo que es basura para mí es oro para ti”Nolotiro.org es una página moderada por voluntarios donde se cuelgan cosas que ya no se usan y se regalan. Hay páginas que ofrecen reparar las cosas que no funcionan (absolescencia programada) hasta que se pueda y cuando ya no funcionan se reciclan. Transitionnetwork.org, son comunidades que diseñan cómo hacer para ahorrar en energía, encontrar otras maneras de vivir. Se puede encontrar formas para compartir taxi, dejar el sofá gratis para dormir a personas que visitan nuestra ciudad, intercambiar tiempo, prestar dinero. Los consumidores se están poniendo de acuerdo para no gastar más recursos del planeta. (Antonella Broglia)



Actualmente se puede trabajar donde se quiera sin que la presencia física sea imprescindible para pertenecer a un equipo. Pero es necesario un espacio donde socializar, donde abrir la mente a los demás donde colaborar face to face.

Están apareciendo lugares de co-trabajo (co-working) y nodos (hubs) que son más que una oficina compartida. Se comparte el coste del espacio y pueden surgir “conexiones improblables” donde la empatía cree energía en la colaboración. Gestionar el espacio/tiempo para poder ser más colaborativos. Hay espacios que no están pensados para que ocurran cosas colaborativas y acaban siéndolo.

Grandes empresas como Dreamworks, Google, Lego, están fomentando espacios colaborativos.  Incluso espacios donde se puede permanecer durante 10-12 semanas para generar ideas.

Steelcase, vende mobiliario colaborativo; Wilkhann, sillas colaborativas. Existen hoteles que han decidido convertir parte de su espacio para trabajo, p.e. para trabajadores nómadas; oficinas que disponen de una o dos sillas que no están ocupadas, las alquilan a algún freelance. El Tokyo Sharehouse, consiste en un edificio con pequeñas habitaciones para dormir sin cocina ni lavabo particular, con espacios comunes para compartir: comedor, cocina, lavabo, espacio para trabajar y espacio para pensar.

Hay empresas que alquilan, p.e. un ático para que sus empleados vayan a pasar un tiempo para bailar o hablar. Startupbus alquila furgonetas con rutas determinadas a grupos para  desarrollar un proyecto. Se tiene que hacer el proyecto durante el trayecto.  (Alfons Cornella)

El sector del no-profit, pequeñas y grandes organizaciones que en  todo el mundo intentan resolver problemas sociales, en la última década se han profesionalizado, ha contratado a gerentes experimentados y ha empezado a marcar la diferencia en sectores como la energía o la salud.

Las corporaciones con ánimo de lucro tienen ahora la posibilidad de colaborar con el sector non-profit para lograr contactar con los 4 billones de personas que pertenecen a la base de la pirámide. Por ejemplo, Amanco (México), que vende sistemas de distribución de agua a muchos agricultores que no pueden pagar sistemas de regadío. Esta empresa les explica cómo organizar y cómo acceder a subvenciones. O emprendedores sociales en la India que hacen cambiar a las familias el queroseno por biofuel. EHP, que transforma la atención médica: da agua limpia y explica a las personas que van a buscarla lo que tienen que hacer para cuidar su salud, las vacunas que se han de poner, etc.

Un fabricante de cerámica colombiano (Colcerámica) ha colaborado con Kairos, organización de defensa de derechos humanos, contratando una red de mujeres sin empleo para vender a la franja más pobre de la población con extraordinarios resultados en términos de ventas, salarios, y de familias que han mejorado su nivel de vida. (Antonella Broglia)

En co-creación el cliente puede participar en el diseño de soluciones o de productos. Se dispone de herramientas digitales que convierten a cualquiera en un potencial diseñador. Se puede limitar al cliente a escoger entre diversas opciones disponibles (fabricación flexible) hasta diseñar soluciones novedosas a través de concursos.

Se pueden utilizar plataformas donde el cliente de ideas de cómo le gustaría que fuera el producto. Por ejemplo Cuusoo fabrica lo que el cliente le pide; Surana ofrece a la mujer tener el bikini que quiera: escoger forma, modelo, tela, y en 15 días lo tiene en casa; local-motors.com dispone de un conjunto de ingenieros que han desarrollado un tipo de automóvil que se puede construir en casa. (Alfons Cornella)

Según Ibarra y Hansen en la actualidad se necesitan líderes colaborativos para:

1.    Conectar personas e ideas que están fuera de la organización con las que están dentro.
2.    Crear modelos de comportamiento colaborativo en el nivel más alto de la empresa.
3.    Gestionar talentos diversos.
4.    Intervenir con energía para para los debates que no van a ninguna parte.

El 65% de consejeros delegados dice que la capacidad de colaborar es uno de los méritos que se tiene en cuenta a la hora de contratar.

Los mejores consejeros delegados del mundo han sido analizados para ver qué les va bien y qué hacen para hacer que les vaya bien. Desde tener un equipo multicultural, buscar conexiones mediante redes sociales, ponerse en contacto personalmente con personas que pueden ser útiles a la empresa, usar el talento periférico, dejar de hablar todos en inglés para que todo el mundo en la empresa pueda hablar en su lengua materna (aunque lleva un coste en traducción simultánea, los beneficios lo superan), tener consejos directivos con personas de diferentes países y edades. (Antonella Broglia)

Hablando de la inteligencia colectiva James Surowiecki nos recuerda en su texto The Wisdom of Crowds que, en muchas situaciones las decisiones colectivas son mejores que las decisiones individuales. Según Surowiecki cuando se garantiza la diversidad y la independencia de los nodos un colectivo llega a un mejor resultado que el individuo, aunque una multitud unívoca y conducida (manipulada) no puede tomar una decisión más inteligente que una persona independiente y razonable.

ESMT es una escuela de negocios de Berlín fundada por empresas que tiene como lema “Sumemos la inteligencia de nuestros directivos para dársela a nuestros empleados”. PBL (Problem Based Learning) se basa en que el futuro está en aprender desde problemas. Se pone un problema encima de la mesa y entre todos se busca la solución hasta que se encuentra.

La inteligencia colectiva es un activo personal + grupo. Hay que aprender a trabajar de otra forma: trabajar en grupos de gentes de diferentes campos, de diferentes edades, combinar gente distinta para resolver un problema. Hay algunas preguntas como ¿nos permitirán las “tecnologías de red” construir una inteligencia mayor como resultado de la conexión de las nuevas “neuronas” (los nodos de la red?, o, por el contrario, ¿las “neuronas” se atontarán porque se limitarán a imitar a la que brilla más? O sea, ¿el resultado de la red será la consecución de una mejor “inteligencia colectiva” o el reinado de la “imitación gregaria”? (Alfons Cornella)

Ver más

Equipo Torrese
Barcelona, 08-06-2012

Todas las fotografías: ©2012  L. Sedó