Casi 5 millones de varones españoles con problemas de próstata

 

[En Masculino / Salud

 

En la actualidad casi 5 millones de varones españoles sufren HBP (Hiperplasia Benigna de Próstata). Existen numerosas soluciones para tratarla por lo que siempre es aconsejable acudir al urólogo.

¿Siente molestias al orinar? ¿Se levanta por las noches para ir al baño? Según las estimaciones de la Asociación Española de Urología (AEU), el 50 por ciento de los españoles mayores de 50 años y el 80 por ciento de los hombres mayores de 80 responde afirmativamente a estas dos preguntas, ya que sufren hiperplasia benigna de próstata (HBP).

 

Hiperplasia benigna de próstata (HBP)

Se calcula que actualmente unos 4.770.000 varones españoles mayores de 50 años sufren esta enfermedad, caracterizada por el aumento del tamaño de la próstata, glándula que rodea la uretra, y que ocasiona a los hombres que la sufren serias dificultades para orinar. Pese a que no se trata de un proceso cancerígeno, los varones con hiperplasia benigna de próstata se exponen a sufrir importantes molestias urinarias y renales, que merman sustancialmente su calidad de vida.

Muchos hombres suponen que los perjuicios causados por esta patología están asociados a la edad. La consecuencia más inmediata es una alteración importante de la calidad de vida, por la presencia continua o intermitente de síntomas miccionales, de llenado (urgencia, frecuencia miccional aumentada, escapes de orina) o de vaciado (chorro flojo y entrecortado, goteo postmiccional), incluso, con disfunción eréctil concomitante. No obstante, los urólogos advierten que si la hiperplasia benigna de próstata no se trata adecuadamente, los pacientes pueden sufrir complicaciones que van más allá de la molestia.

 

Complicaciones

> Retención de orina: cuando la obstrucción uretral empeora, las contracciones de la vejiga son insuficientes y no permiten  un vaciado completo de la misma.

> Infecciones y formaciones de cálculos: la orina residual en la vejiga se puede infectar o puede producir la formación de cálculos dolorosos en la misma.

> Daños renales: producidos a raíz del aumento de presión en los riñones por parte de una vejiga sobrecargada de trabajo.

 

Tratamientos  

Hoy en día existen numerosas soluciones para tratar la HBP, por lo que siempre es aconsejable acudir a la consulta del urólogo. Dependiendo del grado de gravedad, los expertos aconsejarán tratamientos farmacológicos o quirúrgicos. En el caso de la cirugía, el sistema GreenLight XPS®, o láser verde es el procedimiento más utilizado a nivel mundial. Concretamente, más de 700.000 pacientes han sido tratados con esta terapia láser en un total de 70 países, resultando una alternativa mínimamente invasiva a la cirugía de resección transuretral de próstata (RTUP), ya que conlleva menos tiempo de hospitalización, de recuperación y menos efectos secundarios.

Durante el procedimiento, el especialista utiliza un láser de longitud de onda muy específica para eliminar el exceso de tejido de la próstata y crea un canal más amplio para que el flujo de la orina salga con normalidad. Esta intervención ambulatoria resulta adecuada para la mayor parte de los pacientes que sufren HBP, mejorando rápidamente el flujo de la orina y proporcionando un alivio inmediato y duradero de los síntomas del tracto urinario inferior.

«La vaporización prostática con láser verde es un tratamiento eficaz, que permite destruir el tejido que produce obstrucción a la salida de la orina, con un ingreso muy corto, de menos de 24 horas, sangrado mínimo y habitualmente una recuperación rápida. La aparición de complicaciones o efectos secundarios se minimiza respecto a la cirugía convencional», afirma el Dr. Lledó, urólogo y responsable de la Unidad del Varón de la Clínica Ntra. Sra. de América, de Madrid, y del Hospital General Universitario Gregorio Marañón.

 

Revisiones periódicas 

Los especialistas no dejan lugar a dudas y son unánimes al afirmar que a partir de los 50 años las revisiones urológicas periódicas son imprescindibles, ya que aumenta considerablemente la incidencia de hiperplasia benigna de próstata y de cáncer de próstata.

Ambas enfermedades tienen síntomas similares y es necesario llegar a un diagnostico cuanto antes. Dichas revisiones deben adelantarse a los 40-45 años cuando existan antecedentes familiares de este tipo de cáncer.

Consulte con el urólogo cualquier duda que tenga sobre la próstata. Él es el especialista más apropiado para responder a sus preguntas e indicarle a qué pruebas debe someterse y qué tratamiento debe seguir en caso de que sea necesario. Siga el ejemplo de las mujeres, conscientes de lo importante que son las revisiones anuales en el ginecólogo.

 

 

El Periódico de la Farmacia
Publicación de Salud y Bienestar
http://www.elperiodicodelafarmacia.com/

Asociación Española de Urología

Página de origen de la imagen:
capitalsalud.gov.co

 

Ver:
> Enfermedades masculinas – Casi todas tienen que ver con el sistema reproductor
> Cáncer de testículos – La detección precoz es clave en su pronóstico
> Crecimiento de la próstata – Visita obligada al urólogo 
> Cáncer de próstata y el miedo al doctor
> Ejercicios de Kegel para hombre – Fortalecimiento de los músculos del suelo pélvico
> Problemas de salud del varón – Prevención y diagnóstico precoz

 

 

 

 

 

3 – 24-02-2017
2 – 24-02-2017
1 – 02-01-2016