Medidas preventivas frente a las medusas – No tocarlas

Aunque las medusas parezcan muertas las células urticantes se mantienen activas durante un tiempo

[ViajesSalud]

 

Se han establecido una serie de medidas preventivas frente a las medusas y una de ellas es no tocarlas. También recomendaciones sobre las acciones preventivas en playas afectadas, dirigidas a los profesionales sanitarios, los pescadores y los bañistas, y proporcionadas por los investigadores del Centro Mediterráneo de Investigaciones Marinas y Ambientales (CMIMA-CSIC), Josep-María Gili y Francesc Pages.

Aunque puede resultar peligroso para los humanos nadar demasiado cerca de una medusa, algunos organismos han encontrado en ellas un buen refugio. Algunos alevines de peces, como bogas o seriolas, viajan cobijados entre sus tentáculos.

 

Medidas preventivas a tomar frente a las medusas 

> Si hay un gran número de medusas en aguas costeras, se debería cerrar la playa al menos durante 24 horas, tomando precauciones incluso si las medusas proliferan lejos de la línea de costa.

> Si las medusas están cerca de la playa, lo mejor es permanecer fuera del agua y lejos de la zona de rompiente.

> Si dentro del agua se ve una medusa, es mejor no confiarse aunque esté lejos, ya que con la acción de las olas sus tentáculos se pueden romper y las células de los fragmentos flotantes pueden seguir activas. Además, es preciso avisar a los bañistas no familiarizados con estos organismos para que no los toquen incluso si éstos parecen muertos.

> No se deben tocar las medusas que se hallen en la arena, aunque parezcan muertas, las células urticantes también se mantienen activas durante un período de tiempo; incluso pasear por la orilla puede ser peligroso, ya que pueden quedar restos de tentáculos en la arena. Es necesario un periodo de un día de sol para desactivar las células urticantes localizadas en los fragmentos.

> No se debe frotar la zona afectada ni con arena, ni con la toalla. No se debe aplicar nunca agua dulce para lavar la zona afectada, ya que el cambio de salinidad puede hacer que las células urticantes adheridas a la piel se rompan y liberen el líquido urticante. Conviene aplicar frío en la zona de la picadura poniendo hielo durante 15 minutos, pero siempre en una bolsa de plástico, no directamente en la piel, a no ser que sea de agua marina.

> Si el dolor perdura, aplicar de nuevo la bolsa de hielo durante 15 minutos. Los tentáculos adheridos a la misma se pueden retirar con la ayuda de unas pinzas, pero nunca con los dedos.

> Si el estado de la víctima empeora progresivamente después de aplicar hielo y ante cualquier complicación, como dificultades respiratorias, convulsiones o alteraciones del ritmo cardíaco, será necesario acudir al centro sanitario más próximo para aplicar las medidas adecuadas. Hay que tener en cuenta que las personas que han sido picadas una vez, están sensibilizadas y una segunda picadura puede producir una reacción más severa.

 

Fuente:
Oceana (Organización Internacional de Protección Medioambiental Marina)
oceana.org
e-mail: ogarcia@oceana.org

Página de origen de la imagen:
ojodigital.com/foro/flora-y-fauna/162152-atencion-medusas.html

 

VER:
> Medusas – ¿Por qué nos invaden?   
> Proliferación de medusas   
> Picaduras. mordeduras y problemas del buen tiempo  

 

 

 

 

 

 

 

8 – 27-07-2018
7 – 02-08-2017
6 – 01-07-2016
5 – 02-08-2015
4 – 29-07-2014
3 – 27-06-2013
2 – 13-08-2012
1 P. 12-09-2006