Joaquín Estefanía – ‘Los graves errores de la era Trump’ – Los jóvenes son la...

 

[Familia – Jóvenes / Empresa – Artículos

 

El periodista Joaquín Estefanía nos habla de su libro ‘Abuelo, ¿cómo habéis consentido esto?: Los graves errores de la era Trump’, editado por Editorial Planeta, y que reflexiona sobre que los jóvenes son la generación que más ha sufrido los efectos de la gran crisis económica y se han convertido en los protagonistas involuntarios de nuestro tiempo. Suman 4.400 millones de personas y pronto supondrán el 60 % de la población laboral mundial. Viven, como media, peor que sus padres, y corremos el riesgo de que la próxima generación llegue a hacerlo peor. Ello significaría una anomalía histórica: la escalera del progreso se habría detenido y no habría expectativas de futuro.

Afirma Joaquín Estefanía que ha querido hacer «una reflexión sobre una derrota generacional, la de mi generación. Siempre aspiramos al progreso. De hecho en una charla me afearon la conducta. ‘Oye’, me dijeron, ‘pero vosotros sois también un poco responsables’. Creímos bienintencionadamente que los derechos adquiridos estaban para quedarse, pero con los primeros coletazos de la Gran Recesión entramos en una especie de coitus interruptus. Los jóvenes no son los únicos perdedores emocionales de esta crisis, pero me he centrado en ellos porque están desatendidos. Mientras que los partidos políticos prestan toda su atención a las pensiones y al futuro de las prestaciones sociales- lo cual agradezco, estando como estoy jubilado- ninguno se compromete con ellos”.

joaquin-estefania-portada«En los últimos cinco años los jóvenes de todo el mundo han despertado con los movimientos de indignados, pero al mismo tiempo estamos viviendo la etapa más reaccionaria de los últimos cuarenta o cincuenta años en términos electorales y en las políticas que se aplican. La principal fractura que se está produciendo en la sociedad en estos momentos no es la de izquierda o derecha, ni arriba abajo, ni casta y el resto, sino la de estabilidad o cambio. Hay mucha gente teme cualquier tipo de cambio y en el último momento votan y se movilizan. Sin embargo, la otra parte hace todo lo contrario. Los jóvenes no participan y, si lo hacen, es de forma minoritaria».

Estefanía a los jóvenes, protagonistas involuntarios de nuestro tiempo, los divide en dos grupos, por una parte ‘Los milenials, que tienen entre 19 y 35 años y que cuando comenzó la crisis vivían bien, tenían el mismo sentido de la vida que sus padres, mejoraban… Cuando estalla la crisis sufren un crash pero tienen el recuerdo de una cosa diferente que había antes. Pero por debajo de ellos están los que sólo han conocido la crisis y la ven como lo normal. Son los que más me preocupan, son los más nihilistas, no ven futuro ya que no pueden pagar sus matrículas y, por tanto, no tienen expectativas ni de estudiar ni trabajar. Estos van a ser los protagonistas de los próximos años: jóvenes más pobres, más desiguales, menos protegidos socialmente, con mayor precarización estructural y que no esperan salir de esta situación porque es de normalidad’.

«Es mucho más fácil abandonar a los jóvenes», afirma Joaquín Estefanía. «Como jubilado que soy, estoy encantado de que los partidos se ocupen como primer problema del sistema de protección social y de nuestras pensiones… Pero no se trata al mismo tiempo el problema de la juventud. Ningún partido se ha dirigido al 40% de jóvenes en paro, un 39% de ellos de larga duración, el 90 y 95% precarios o precarios estructurales. ¿Cómo vamos a abordar la reforma laboral para que esto no vuelva a suceder? La reflexión sobre la cuestión juvenil es central. O recuperamos un poco el control social o vamos a tener un problema grave. Los jóvenes no interesan porque están ‘mucho menos interesados en votar, condenados a un futuro de inseguridad y a un nivel de vida en declive, sin que haya habido, hasta hace poco, consecuencias políticas directas». El santo y seña de los partidos políticos han sido las pensiones y la sanidad, mientras paro y juvenil son dos conceptos íntimamente imbricados. A ellos el periodista les recomienda que ‘participen’. «Unas formaciones políticas no son iguales que otras y aunque en algunos casos las diferencias hayan podido ser solo de un centímetro ideológico, más vale eso que nada. Además, tienen que seguir molestando y explicando que el primer problema que hay es reproducir el contrato entre generaciones». Afortunadamente, añade, «En estos momentos están emergiendo por todas partes grandes pensadores entre los jóvenes, personas en activo en organizaciones de la sociedad civil. Son como casandras a las que antes no se les hacía caso y que con la crisis de la socialdemocracia están siendo escuchados. Todavía es muy emergente, muy minoritario, pero está ahí».

Joaquín Estefanía (Madrid, 1951) es licenciado en Ciencias Económicas y Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid. Ha desarrollado su actividad profesional en el diario Informaciones, la revista Cuadernos para el Diálogo y el diario económico Cinco Días antes de incorporarse a El País, en el que ha ocupado diferentes cargos, entre los que se encuentra el de director. Es autor, entre otros títulos, de ‘La nueva economía’ (1995), ‘La nueva economía: la globalización’ (1996), ‘El capitalismo’ (1997), ‘Contra el pensamiento único’ (1998), ‘Aquí no puede ocurrir: el nuevo espíritu del capitalismo’ (2000) y ‘El poder en el mundo’ (2000).

Su último libro, publicado por Galaxia Gutenberg, se titula ‘Revoluciones. Cincuenta años de rebeldía (1968-2018)’.

Sobre la democracia española opina que «por culpa de la corrupción no está considerada de la misma calidad que la de otros países».

 

 

Fuente:
Fundación Caja Castellón

 

Fotografía cedida por la Fundación Caja Castellón

 

 

 

Rev. 11-09-2018
1 – 09-06-2017