Aditivos alimentarios – Posibles riesgos para la salud

Se han publicado diversas listas que alertan sobre posibles daños en el organismo humano

[Familia – Alimentación / Salud] 

 

Hace años la gente conservaba los alimentos con humo, sal, vinagre u otras plantas antimicrobianas. Todavía no existían los alimentos transgénicos ni los aditivos. A medida que la química ha ido avanzando, este modo natural de conservación ha ido dando paso a otros, menos naturales, como la inclusión de conservantes, colorantes y aditivos artificiales en nuestros alimentos que, en algunos casos, pueden causar riesgos en nuestra salud.

 

¿Qué son los aditivos?

Los aditivos son ingredientes que se incorporan a los productos alimentarios con el fin de aumentar su duración o su atractivo. De diferentes propiedades y orígenes, su nomenclatura consta de la letra E seguida de tres números, entre 100 y 700, según el grupo al que pertenezcan.

El primer objetivo de los aditivos alimentarios es sin duda el de mejorar la vida de los productos que consumimos, en lo que a duración y conservación se refiere. Estos aditivos evitan la contaminación de los alimentos por microorganismos como las bacterias, impidiendo las toxiinfecciones alimentarias, y permiten mantener la calidad nutritiva de un alimento, evitando por ejemplo la degradación de las vitaminas.

En este grupo están los conservantes (sulfitos, nitritos o el ácido acético, por ejemplo) y los antioxidantes (ácido ascórbico). El segundo objetivo es el de aumentar el atractivo de los alimentos, mejorando o preservando su consistencia, su textura, su gusto o su olor. Entre estos últimos están los emulsificantes (derivados de aceites), espesantes (almidones) y estabilizantes, que preservan la consistencia de las margarinas, los helados, las confituras, etc. Los emulsificantes añadidos en las salsas para ensaladas por ejemplo, se encargan de ligar el aceite y el agua. Los potenciadores del sabor, como su nombre indica, se encargan de aumentar el sabor de los alimentos. Los agentes acidificantes modifican la acidez de los productos alimentarios con el fin de aumentar el sabor. Los edulcorantes (sorbitol, xilitol, manitol) se utilizan para endulzar los alimentos. Los colorantes (por ejemplo los carotenoides) son quizás los aditivos más conocidos, y sirven para añadir o acentuar el color a los productos. 

 

Cómo diferenciar los aditivos

Colorantes:
Poseen la nomenclatura E seguida de una cifra entre 100 y 200.

Conservantes:
LLevan la letra E seguida de una cifra entre 200 y 300.

Antioxidantes:
Llevan la letra E seguida de una cifra entre 300 y 400

Emulsificantes, espesantes y estabilizantes (todos agentes de textura):
Incorporan la letra E seguida de una cifra entre 400 y 500.

Potenciadores del sabor:
Llevan la letra E seguida de una cifra entre 600 y 700.

 

Desinformación sobre los aditivos alimentarios

Según un artículo publicado en elsevier.es por Raúl Baena Ruiz, licenciado en Farmacia y Esperanza Torija Isasa, doctora en Farmacia, estos especialistas comentan la desinformación de la población sobre los aditivos alimentarios e informan acerca de que la autorización de un aditivo alimentario se establece bajo unas condiciones de uso determinadas y con unas especificaciones concretas y precisas, y para velar por el cumplimiento de las garantías que conciernen a la seguridad de los aditivos alimentarios, y a su continuo control y revisión, existen distintos organismos.

 

Organismos internacionales

Entre los distintos organismos internacionales (Roberts, 1986), se encuentran los siguientes:

­ FDA (Food and Drug Administration). Es el principal órgano regulador que establece las reglas legales que especifican los niveles de tolerancia de aditivos alimentarios, residuos de medicamentos en alimentos de origen animal y contaminantes.

­ USDA (United States Department of Agriculture). Junto con la FDA asegura que los fabricantes y elaboradores de alimentos cumplan la normativa a través de diversos programas de control e inspección.

­ JECFA (Comité de Expertos en Aditivos Alimentarios de FAO/OMS). Es un organismo internacional que dicta los principios generales para el desarrollo de la legislación sobre aditivos alimentarios.

Todo esto reafirma la idea de que los aditivos alimentarios y todo lo que ellos representan (usos, riesgos, beneficios) están perfectamente regulados y continuamente vigilados, para garantizar que los alimentos que diariamente consumimos resulten seguros para nuestra salud.

 

Colorantes peligrosos

Aunque las autoridades alimentarias nos tranquilizan sobre los posibles peligros de ciertos aditivos, se han publicado diversas listas que alertan sobre posibles daños en el organismo humano.

Del listado publicado por golinons.com/excelsior, transcribimos los que se refieren a los colorantes incluidos en productos dedicados al consumo infantil como galletas, helados, productos de pastelería y caramelos.

E102. Alimentos: Productos de pastelería y pescados.
Es peligroso. Puede producir asmas, alergias y eczemas, si se mezcla con analgésicos como la aspirina.

E105. Alimentos: pastelería y helados.
Prohibido desde 1978 en todos los paises del Mercado Común.
Provoca alergias si se mezcla con analgésicos.

E107. Alimentos: galletas y productos de pastelería.
Provoca alergias si se mezcla con analgésicos. Causa urticaria y asma.

E110. Alimentos: galletas y productos de pastelería.
Provoca alergias si se mezcla con analgésicos. Causa urticaria y asma.

E122. Alimentos: caramelos, helados y pastelería.
En experimentos sobre ratones, se observaron anemias, linfomas y tumores.

E123. Alimentos: caramelos y pastelería.
Puede producir cáncer.

E125. Alimentos: caramelos y pastelería.
En 1978 se prohibió en los paises del Mercado Común.
Produce alergias mezclado con analgésicos, hipertiroidismo y fototoxicidad.

E128.
Produce alergias.

E130. Usado en pastelería.
Es un potencial cancerígeno. Produce alergias y urticaria en pocos minutos.

E131. Usado en pastelería.
Cancerígeno. Provoca alergias y urticaria.

E171. Usado en decoración de pasteles.
Puede bloquear la respiración celular, en especial en riñones e hígado.

Colorantes peligrosos usados en aperitivos y sidras: 

E120. Alimentos: sidras, vermouths, aperitivos.
Muy peligroso, en especial para los niños si se mezcla con analgésicos. Se han detectado en experimentos hechos en ratas, una disminución del crecimiento y proliferación del tejido del bazo en los conejos. Produce hiperactividad en los niños.

Conservantes peligrosos en zumos de fruta:

E220. Alimentos: cervezas, vinos, zumos de frutas.
Provoca irritaciones del tubo digestivo. Hace inactiva la vitamina B1 y su consumo prolongado puede producir avitaminosis (carencia de vitaminas en el organismo), provoca dolores de cabeza y vómitos.

E221. Alimentos: cervezas, vinos y zumos de frutas.
Sulfato de sodio. Lo mismo que E220.

E222. Alimentos: cervezas, vinos y zumos de frutas.
Bisulfito de sodio. Lo mismo que E220.

E223. Alimentos: cervezas, vinos y zumos de frutas.
Disulfito de sodio. Lo mismo que E220.

E225. Alimentos: cervezas, vinos y zumos de frutas.
Disulfito de calcio. Lo mismo que E220. Muy peligroso para los asmáticos.

E226. Alimentos: cervezas, vinos y zumos de frutas.
Sulfito de calcio. Lo mismo que E220.

E227. Alimentos: cervezas, vinos y zumos de frutas.
Bisulfito de calcio. Lo mismo que E220.

Conservantes peligrosos en el tratamiento superficial de la fruta:

E230. Difenilo.
Este producto penetra en los frutos y no se puede eliminar al lavarlos.
Actúa como antimicótico para el tratamiento superficial en los cítricos y en los plátanos. Provoca afecciones renales y hepáticas. Puede producir irritaciones en los ojos y en la nariz. Peligroso, sobre todo, en enfermos y niños.

E231. O-fenilfenol.
Este producto penetra en los frutos y no se puede eliminar al lavarlos. Lo mismo que E230.

E232. O-fenilfenolato.
Este producto penetra en los frutos y no se puede eliminar al lavarlos. Lo mismo que E230.

E233. Tiabendazol.
Este producto penetra en los frutos y no se puede eliminar al lavarlos. Lo mismo que E230.

Conservantes peligrosos usados en embutidos:

E250. Nitrito de sodio. Destructor potencial de glóbulos rojos, cancerígeno. Puede provocar accidentes vasculares.

E251. Nitrato de sodio. Lo mismo que E250.

E252. Nitrato de potasio. Lo mismo que E250.

 

 

Fuentes:
Consejos de tu farmacéutico
golinons.com – Listado Excelsium
elsevier.es, del articulo firmado por Raúl Baena Ruiz y Esperanza Torija Isasa     

Página de origen de la imagen:
foodandtravel.mx

 

VER:
> Aditivos alimentarios – IDA (Ingesta de aditivo Diaria Admisible)  
> Formas de prevenir una intoxicación alimentaria  
> La rebelión del maestro horchatero 
> Alimentos en verano para seguir cuidando nuestro cerebro – Los españoles aumentamos una media 3 kilos cada verano        
> Guía Alimentaria para Personas Mayores – Consejos para evitar la desnutrición de los mayores
> Transtornos alimentarios – La gente joven está haciendo dietas demasiado drásticas          
> Anorexia y bulimia – Prevenir los trastornos de la alimentación – Un libro guía para padres y educadores      
> Propiedades de 50 alimentos que mejoran nuestra calidad de vida      
> ‘Mi dieta ya no cojea’ de Aitor Sánchez – Cómo adquirir unos hábitos alimentarios saludables
> Carlos Casabona – ‘Tu eliges lo que comes’ – El pediatra que nos empuja a que los niños coman bien      
> Nutrición básica – Los macro y micronutrientes – Lípidos, fibra, hidratos de carbono, minerales, proteínas y vitaminas    
> Las frutas – Tres o cuatro piezas de diferentes frutas al día fortalecen nuestra salud     
> Pautas dietéticas I – Proteínas, vitaminas, fibra y grasas – Lo que cada alimento aporta a nuestro cuerpo

 

 

 

 

 

 

Renovado: 08-07-2019
9 – 28-07-2018
8 – 02-07-2017
7 – 16-08-2016
6 – 02-09-2015
5 -23-09-2014
4 – 08-10-2013
3 – 04-03-2012
2 – 26-10-2011
1 – 18-04-2010