Hay más personas mayores que niños – El colectivo de personas mayores es cada vez...


[Familia – 3ª Edad] 

 

El avance de la ciencia ha logrado que la esperanza de vida sea cada vez mayor. Hoy el colectivo de personas que alcanzan la vejez en unas condiciones físicas y mentales idóneas es cada vez más numeroso. Los niveles de desarrollo económico y social del llamado “primer mundo” permiten vivir más y mejor, lo que ha hecho decrecer sustancialmente la curva de mortalidad y lo seguirá haciendo a lo largo del siglo XXI. El que ese envejecimiento sea positivo y placentero depende en buena medida de cómo nos preparemos para la última etapa de nuestra vida. Se trata, como señalaba  Cicerón de “no perder nunca la curiosidad”, ya que “cuando se pierde es cuando se es viejo”.

Algunos datos estadísticos

> Según los datos del Padrón Continuo (INE) a 1 de enero de 2015 hay 8.573.985 personas mayores (65 y más años), el 18,4% sobre el total de la población (46.624.382). Sigue creciendo en mayor medida la proporción de octogenarios. En 2020 el grupo de 85 y más años habrá crecido un 50% y se triplicará en 2050.

> El sexo predominante en la vejez es el femenino. Hay un 33% más de mujeres (4.897.713) que de hombres (3.676.272).

> La generación del baby-boom iniciará su llegada a la jubilación en torno al año 2024. La presión sobre los sistemas de protección social continuará aumentando.

> Alemania, Italia, Francia, Reino Unido y España son los países de la Unión Europea con una cifra más alta de personas mayores. Italia, Alemania, Grecia, Portugal y Bulgaria son los países más envejecidos en cifras relativas.

> Reino Unido, Alemania y Francia son los principales países de los que proceden las personas mayores extranjeras afincadas en España.

Si en vez de utilizar el umbral fijo de 65 años, establecemos un umbral móvil usando la esperanza de vida, la vejez empezaría cuando la gente tuviese una edad en la que su esperanza de vida (vida restante) fuese de 15 años. Y ese umbral se movería hacia edades más elevadas con el paso de los años, por lo que la proporción de personas en período de vejez disminuiría. Este nuevo planteamiento haría repensar la edad y el envejecimiento.

> En 2014, las mujeres españolas tenían una esperanza de vida al nacer de 85,6 años, y los hombres de 80,1 años (INE). A los 65 años, es de 22,9 años en las mujeres, y de 19,0 en los hombres.

> La esperanza de vida de la población española tanto al nacer como a los 65 años se encuentra, tanto en hombres como en mujeres, entre las más altas de la Unión Europea.

> Los mayores suponen el 43,3% de todas las altas hospitalarias y presentan estancias más largas que el resto de la población (2014). Más de la mitad de todas las estancias causadas en hospitales se debe a la población mayor: 54,9%.

De hecho, hoy hay más personas mayores que niños, lo que seguirá incrementándose en años venideros, sobre todo si se tiene en cuenta la baja natalidad del mundo occidental. Esto hace que los mayores sean una fuerza demográfica “mayoritaria” y en continua expansión como grupo social. La denominada “tercera edad” proseguirá su curva ascendente en España hasta mediados de siglo, y aunque los datos nos parezcan fríos nuestro país será para entonces uno de los más viejos del mundo.

En los años sesenta la esperanza de vida era de apenas 50 años; en los setenta de 69, en los 90 de cerca de 75 años y en 2014 el promedio de la esperanza de vida era de 82,8 años, de lo que se infiere que en el futuro estas cifras irán aumentando paulatinamente.

Como se expone en el decálogo de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología “el alto envejecimiento de la población española es un logro histórico. El envejecimiento de un país es consecuencia de su progreso y España es un ejemplo y debemos felicitarnos por ello”.

El aumento de la longevidad afecta de forma diferente a varones y mujeres, algo que los especialistas asocian a su diferente participación en el mercado de trabajo. Pero “en ningún caso este envejecimiento debe presentarse como una carga o problema. Es posible que nuestra sociedad deba plantearse que la vida laboral tenga cada vez menos importancia y no ocupe el centro de nuestra existencia. Hay mucho por hacer y mejorar en la sociedad española y los mayores deberán asumir cada vez más un papel protagonista en ella, a todos los niveles”, señala el geriatra Juan Rodríguez Solís.


Diversas denominaciones

En cuanto a los calificativos para denominar a las personas mayores existen diversas variantes. Para el desaparecido escritor y teólogo Enrique Miret Magdalena, podía ser “tercera o incluso cuarta edad, e incluso la palabra viejo no creo que tenga un carácter negativo o peyorativo, sino decididamente popular, sin otras connotaciones”. Y también hay distinción entre vejez cronológica, biológica, psicológica y social, para demostrar que el concepto de ancianidad es muy diferente en cada cultura y en cada época, no sólo por el valor que cada sociedad concede a sus mayores sino por la edad en que comienza a considerarse viejo a un ser humano. En el siglo XIX Alfred de Musset hablaba de la ancianidad como algo que comenzaba a los 50 años, mientras que hoy a los 65 años, momento de la jubilación, se suele estar en perfectas condiciones para disfrutar plenamente de la vida. Y sobre todo desde el punto de vista intelectual; no en vano en las diferentes épocas de la humanidad, en las sociedades romanas con el Senado, entre los tebanos y en otras muchas culturas del pasado se valoraba notablemente la experiencia de los mayores, y existían instituciones consultivas que eran un gran aporte para las sociedades de la época. A este respecto Miret decía “que la política no ha sido capaz de preocuparse por el envejecimiento progresivo de la población en el mundo occidental. Así, el poder desaprovecha de manera inconsciente el caudal de experiencia que supone el hecho de envejecer y el bagaje del conocimiento, el creer que la juventud lo supone todo”.

Los especialistas parecen estar de acuerdo en una cosa: que la inteligencia no tiene porque perderse con la edad. Todo lo contrario, se enriquece.

En la historia de la humanidad existen numerosos ejemplos de personajes que han conseguido grandes logros en su madurez sin hacerse viejos. El Premio Nobel de Medicina en 1906, Santiago Ramón y Cajal, descubrió que el desarrollo mental no es proporcional al número de neuronas que tenemos en el cerebro, que con el tiempo van disminuyendo sino por las uniones o conexiones entre ellas como ejercicio de cada uno de nosotros. Sobre el asunto, Anclair decía que “no se cuentan los años de un hombre más que cuando no tiene nada más en su haber”.


Mercado emergente

Como hemos indicado, en el año 2050 España será de los países más viejos del mundo. Ello supondrá un logro pero también un problema, porque se producirá una demanda ingente de servicios sociales. La edad de vida se puede alargar hasta los 100 años, con lo que nos encontraremos a hijos y padres dentro de la ancianidad, apuntan los estudiosos del fenómeno. Y para afrontarlo es necesario adoptar las previsiones adecuadas si no queremos que se convierta en un conflicto, es decir, crear recursos suficientes y actividades que garanticen la calidad de vida y las motivaciones correspondientes para que no surja la amargura, la desesperación y otros aspectos negativos a los que son proclives las personas de edad avanzada.

Hay muchos estudios sociológicos referidos a la cultura del ocio e incluso al filón económico que supone. El colectivo de mayores, con ingresos fijos, altas esperanzas de longevidad y un gran componente de ocio en su vida diaria, es hoy uno de los mercados más emergentes y con más posibilidades de desarrollo. Su importancia numérica y el cúmulo de virtudes como experiencia, sabiduría o capacidad de mirar la vida con perspectiva, son circunstancias que lo avalan como grupo social de primer orden.

Por otra parte, los efectos del envejecimiento van más allá de los cambios en el mercado del trabajo. Así, se modifican los modelos de consumo, y todo lo relacionado con los cuidados de la salud, el ocio y el turismo dirigido a las personas mayores tienden a incrementarse cada vez más. Un ejemplo de ello es el déficit actual de residencias para mayores, que el sector inmobiliario quiere contrarrestar con proyectos de inversión orientados a la construcción de estos servicios, uno de los mercados con mayor potencial de crecimiento, según un informe del grupo Júbilo, que lo considera “un recurso seguro y rentable para invertir”.


Educación permanente

También la educación se ve involucrada en el proceso. El MECD ha establecido, entre los nuevos títulos de FP, el de Técnico en Atención Sociosanitaria, dirigido a responder a los nuevas demandas sociales en este ámbito y entre las que destacan las de las personas mayores. Otro aspecto es la “universidad de la experiencia”, como se ha dado en llamar a las aulas para mayores que empezaron a funcionar en las universidades del norte de Europa en los años setenta y que hoy en España implican a más de 30.000 personas y más de cincuenta centros universitarios públicos y privados. Y todo ello teniendo en cuenta que el denominado “aprendizaje a lo largo de toda la vida” es uno de los ejes fundamentales de la política educativa de la Unión Europea.

La Organización Mundial de la Salud destaca entre sus postulados que hay que añadir vida a los años y no sólo años a la vida. Se entiende que la salud no es sólo la ausencia de enfermedad, sino la  sensación de equilibrio en los aspectos físico, psíquico y social de relaciones humanas y de convivencia sin aislamientos. Parece existir un grado de acuerdo en una cosa: que la jubilación debe entenderse como una oportunidad de proyectos de futuro inmediato, como algo más que descansar del pasado; lo que no significa ni mucho menos acabar una vida sino transformarla en una etapa sugestiva, creativa y fecunda y con absoluta predisposición; una ventana abierta de posibilidades hacia nuevos caminos que motiven e ilusionen a continuar y aportar sensatez, conocimiento y experiencia.

Sobre los consejos que se pueden dar para que los mayores aprovechen todas las posibilidades que tiene la vida, los especialistas parecen estar de acuerdo en que mejor que dar consejos es ofertar orientaciones y pautas. Si a las personas mayores se les echa el mundo encima, estas deben tratar de acercarse a las asociaciones y grupos cercanos, a los psicólogos, gerontólogos, asistentes sociales, que les orientarán y a las personas que ya están integradas en esos colectivos y han pasado por esas mismas situaciones, apuntan los expertos. Engancharse a las actividades, informándose y participando, es una forma de abrir nuevos caminos. Como decía el escritor francés André Maurois “una persona siempre ocupada no tiene tiempo de envejecer”.

 

Chus y Martín Sáez
Artículo publicado en el nº 191 de la Revista MUFACE

Actualizado el 22-08-2017

www.map.es  

Ver:
Mantener activo el cerebro – La lectura es esencial
Parkinson – Patología degenerativa y crónica del sistema nervioso     
Abuso y violencia en personas mayores 
El cerebro y la pérdida de memoria – Talleres de Memoria
Envejecimiento activo
¿Qué es ser gerocultor?
Alzheimer – En España se diagnostican cada año unos 40.000 nuevos casos de Alzheimer
El mal de Alzheimer
La gente mayor no tiene sexo – ¿Por qué el sexo en la tercera edad continúa siendo un tabú?
Los abuelos españoles dedican una media de seis horas diarias al cuidado de sus nietos – Decálogo del “abuelo canguro”
Cómo evitar el golpe de calor en las personas mayores
Cuidadores familiares – Un trabajo invisible 
En el año 2030 un 25,7 por ciento de la población será mayor de 64 años
Nuevos horizontes en la atención a personas mayores – 56 Congreso de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología y 20 Congreso de la Societat Catalana de Geriatria i Gerontología
Envejecimiento – La última etapa del proceso vital
Personas mayores y dependencia
Cuando las personas mayores necesitan ayuda   
Las personas mayores y las caídas
El cuidador perfecto  
Teléfono gratuito de ayuda a los cuidadores
Sesenta y tantos
Gente mayor y crisis: pensiones, vivienda, dependencia y soledad  
La desnutrición en personas mayores – Nestlé Health Science
Este maravilloso grupo humano que son las mujeres mayores
Tercera edad – Aumento progresivo de la población mayor
Insomnio y edad
Posibles soluciones a la 3ª edad
Páginas amigas de la 3ª edad

Página de origen de la imagen:
lauraruizmendezparxis.blogspot.com/2012/11/nuevas-tecnologias-y-personas-mayores.html


3 – actualizado el 22-08-2017
2 – 26-12-2014
1 – 06-10-2003
Verano 2003