Cuidados especiales de la mujer a partir de los 50 – Hidratación, nutrición, poco sol...

 

[Activa tu salud / Activa tu belleza]   

 

Cuando se acercan los 50 vamos viendo como nuestra piel se seca, pierde elasticidad, se vuelve más fina y van apareciendo arrugas. Es entonces cuando se encienden las alarmas y empezamos a probar cremas y cosméticos que se supone nos devolverán la piel lisa de los 20 años. No queremos tener patas de gallo ni arrugas de expresión.

Desde luego el proceso de envejecimiento no se puede parar, pero se puede retrasar. Durante la menopausia, la etapa de la mujer más larga de su vida, en la que se sufren sofocos repentinos, alteraciones genitourinarias, disminuye la lubricación vaginal y desciende el nivel del colágeno, apareciendo sequedad en la piel, lo que conlleva arrugas, es cuando más la mujer debe cuidarse.

Lo más importante es la alimentación en la que debe incluirse aceite de oliva, fibra, frutas, frutos secos, leche descremada, legumbres, pan integral, pescado (especialmente el azul), soja y verduras. No debemos olvidar los elementos nutricionales que nos ofrece, por ejemplo, DONNAPlus en su línea Plenitud que nos ayudarán a mantener la energía y el dinamismo, además de paliar la iritabilidad, el insomnio o las sudoraciones nocturnas que conlleva la menopausia.

Los cosméticos no son mejores por ser más caros. Hay que tener en cuenta que la industria farmacéutica tiene cuatro líneas de producto: la que se dirige al gran consumo (grandes superficies), la de farmacia, la de alta perfumería y la de la peluquería. Generalmente tienen los mismos efectos. Los productos dirigidos a la alta perfumería tienen mucho más marketing y la presentación es muy lujosa.

El cutis, el cuello y el escote son las zonas más delicadas por lo que adoptaremos cuidados especiales para su perfecto mantenimiento. Para su regeneración tenemos que hidratarlos diariamente con cremas específicas para cada tipo de piel y de edad. Igualmente es necesaria una nutrición diaria adecuada, lo que haremos por la noche antes de acostarnos ya que durante la noche la piel absorbe mejor las propiedades de la crema que se aplique.

Para potenciar los resultados de la hidratación y nutrición, aplicaremos una o dos mascarillas semanales según la necesidad de nuestra piel. Hay diferentes tipos de mascarillas: antiarrugas, para pieles grasas, secas o normales o mixtas,  anticongestivas, astringentes, exfoliantes, limpiadores, anti-estrés, para pieles cansadas, purificantes, reafirmantes, relajantes, suavizantes, tonificantes… Escogeremos la que nos sea más necesaria.

 

Efectos del sol en la piel

A partir de los 40-50 si nos desnudamos y nos miramos al espejo, veremos como las arrugas y manchas de la cara, manos y escote contrastan con las zonas que han permanecido ocultas a los rayos solares. Los efectos del fotoenvejecimiento son mucho más importantes de lo que nos imaginamos por lo que deberemos tratarlos. Se tendría que usar un fotoprotector tan alto como para que el tono de piel no cambie cuando se expone al sol. Lo ideal es tener este cuidado  a partir de la niñez ya que la piel tiene “memoria” y almacena todos los rayos ultravioleta que ha recibido. Cuanto más morena se ponga la piel más arrugas aparecerán en la madurez.


Manchas

Para librarnos de las manchas oscuras que el sol haya podido dejar en nuestra piel, si no son muy profundas, será suficiente usar una crema despigmentadora. Los resultados no son inmediatos, pero si se tiene constancia, en un par de meses se notará la diferencia.

Si las manchas son profundas lo mejor es visitar a un dermatólogo para que nos aconseje el camino a seguir.

No hay que olvidar protegerse del sol todo el año con cremas específicas. En invierno no es necesario un fotoprotector muy elevado.

 

Piel sedienta

Para recuperar los niveles de agua en la piel de nuestro cuerpo, después de la ducha o baño, aplicar una crema o leche hidratante que ayudará a mantener la reserva natural de agua y protegerá de su evaporación. Aplicar con movimientos circulares para que la crema penetre en profundidad.

 

Comer fruta y llevar una dieta equilibrada mejora el aspecto de la piel. El fumar acelera el envejecimiento de la piel y causa manchas en el rostro. El ejercicio moderado refuerza nuestros huesos.

 

 

Equipo Torrese
www.39ymas.com

 

 

 

 

 

2 – 27-06-2017
25-06-2017