La mirada desde el cáncer



Estos días ha salido una inconmensurable “noticia” cuyo alcance no acierto a determinar.  Será para lo de siempre, alucinar con fútbol, toros, tías y demás. O no. No lo sé, y me da igual. Sólo quiero comentaros la tal “noticia”, y que reflexionemos en que “esto” sea noticia.


Señores, señoras: Elsa Pataky se desnuda “para ayudar” a las mujeres con cáncer.


Esto es insultante, calificativo que agradezco a dos personas muy próximas.


Yo me estoy curando un cáncer 


A mí me ayuda mi incansable marido, mis formidables y fuertes hijas, mis cariñosos y devotos hermanos, mis múltiples, diversos e incondicionales amigos, mi profe de yoga, mi impresionante ginecólogo y el enorme, empático, sereno profesional que es el oncólogo. Me ayudan las señoras que limpian la clínica, mi chica que me ayuda en casa, las maravillosas enfermeras que me ponen la medicación. Me ayudan otros enfermos, me ayudan colegas científicos, me ayudan las chicas de la peluquería, el frutero, el carnicero y el pescadero que me atienden con mucho cariño y me traen la compra a casa. Me ayuda la dedicación de mis cuñados para que cumplamos nuestros planes anuales a pesar de esto. Me ayudan los que me mandan mails y bromas, los que me llaman, los que vienen a verme. Me ayudan cada domingo mis Julios, me ayudan los profes de mis hijas, me ayudan mis amigos que han pasado por esto antes, y la madre que tiene un hijo así, y la compañera de yoga que ya ha pasado por dos raciones de lo mismo, y mi amiga que sufre otra cosa pero también lucha, y ponerme los pendientes y las pulseras que me regalan como símbolo de solidaridad, y darme el maquillaje y el colorete y la colonia que también me traen, y guardar los SMSs más preciosos que nunca he recibido. Me ayudan las que me dejaron pelucas aunque al final me haya hecho “pañuelera”. Ah, y me ayudo YO.


Esta tía a mí no me ayuda en nada. Verla en portada o en puzzle o en cartel publicitario me incrementa las náuseas. No creo que ninguna donación de ningún  “beneficio” que pueda dar esto pueda paliar el sentido de absurdo y repulsa que me provoca ver a una –iba a decir “mujer”, pero este hermoso calificativo lo voy a reservar para las mujeres de verdad-, digo, ver a una “tía”, retocada con tratamiento de imagen para ponerla más galáctica, brillante y plasticosa de lo que la cirugía le haya dejado previamente, mirarme con morritos y pelo desmelenado desde un puzzle.  Perdón por la expresión pero hay que joderse.


Donación es donar tiempo, amor y dedicación al enfermo


Enferma debe de estar nuestra sociedad cuando la moda para “ayudar” es desnudarse.
He pensado en abrir un blog pero prefiero mandaros a todos mi opinión. Y si estáis de acuerdo conmigo, yo os agradeceré la difusión que le podáis dar a esta carta pero, sobre todo, que nos invite a todos a reflexionar sobre el sentido de muchas cosas que a diario pasan por nuestro lado.



Cristina de Lorenzo
Operada de cáncer de mama, en tratamiento quimioterápico.


 


Imágenes tal como aparecen en las webs:
ocu.org
enlineadirecta.info
cronica.com.mx