Lunares y pecas – Cuidado con el sol – Diferentes tipos de rayos ultravioleta

El tipo de piel (pieles claras y pelirrojas) determina la mayor probabilidad de la aparición de manchas

[Activa tu salud

 

Hay una cierta predisposición hereditaria a la aparición de lunares y pecas y el tipo de piel (pieles claras y pelirrojas) determina su mayor probabilidad. El cuidado que se tenga a la hora de tomar el sol y el conocimiento de los diferentes tipos de rayos ultravioleta, pueden ayudar a prevenir.

La exposición solar es un factor activador de muchísima importancia. La radiación solar que llega a la Tierra está formada por un 56% de IR (radiación infrarroja), un 39% de luz (radiación visible) y un 5% de UV (radiación ultravioleta). Esta última radiación es la que nos broncea y produce quemaduras, si la exposición a ella es excesiva.

 

Tres tipos diferentes de rayos ultravioleta:

> Los rayos UVA aumentan la pigmentación de la piel, ya que oxidan la melanina aumentando el bronceado. Los UVA llegan hasta la dermis y provocan pérdida de elastina y colágeno, envejecimiento de la piel, manchas, degeneración celular y alteraciones en el ADN, lo que puede provocar cáncer de piel.

> La irradiación de rayos ultravioletas UVB, que son los más peligrosos y los causantes de la formación de melanina, origina que las personas pecosas aumenten la producción de pigmentos limitados a numerosas y pequeñas áreas. A estas manchas que se las conoce con el nombre de ‘pecas’ cada nueva exposición a estos rayos UVB les aumenta el tamaño y el tono de las zonas pigmentadas.

Las irradiaciones ultravioletas superiores a lo normal provocan la aparición de pecas. Por otra parte, después de fuertes quemaduras solares o de una intensa exposición, aparecen pigmentaciones semejantes a las pecas, pero se trata de una hiperpigmentación producida por una insolación masiva y que desaparecerán después de un tiempo.

Se puede decir que las pecas son la reacción máxima del sistema pigmentario contra la sobrecarga de los UVB que se manifiesta a través de las manchas. Hay que tener en cuenta que no todas las manchas de la piel son pecas.

> Los rayos UVC no llegan a la piel porque la capa de ozono los frena. Si llegaran a la Tierra su poder germicida seria mortal.

La piel necesita tres días para sintetizar la melanina que actúe en defensa natural contra el sol y diez días para regenerar las defensas celulares dañadas por él. Así que no hay que pretender broncearse en unas horas o en un día. Los protectores solares no son una pantalla contra el sol, hay que tomarlo de forma paulatina, saber qué tipo de piel poseemos y tener un enorme cuidado al tomar el sol. Las mejores horas son antes del mediodía y después de las cuatro de la tarde.

Las pecas son unas manchas de color marrón claro o semimarrón, de unos pocos milímetros de diámetro y de forma redonda u ovalada. Se sitúan separadamente o agrupadas afectando cara, cuello, nuca, escote, hombros y brazos.

Existen unas manchas semimarrones de forma irregular y convergentes que aparecen prácticamente sólo en la cara. Se trata de los cloasmas, tan particulares durante el embarazo, pudiendo alcanzar un tamaño de varios centímetros. Su origen es principalmente hormonal y se intensifica al igual que las pecas con la irradiación UVB.

El consumo de anticonceptivos orales puede ser origen de cloasmas. La diferencia que existe entre un cloasma y una peca tiene que ver con la producción de melanina, fuertemente potenciada en el caso del cloasma. Otra característica de esta alteración pigmentaria es que, en la mayoría de los casos, rebrotan aún después de normalizada la situación hormonal.

Los lunares planos se distinguen de las pecas por su permanente pigmentación, no alterada por los efectos de los rayos ultravioleta. Hay otra especie de lunar llamado nevus, con pigmentaciones más intensas y con pilosidad.

A partir de cierta edad es frecuente la aparición de pigmentaciones, a menudo en las manos y zonas determinadas del rostro, como frente y sienes. En este caso, la productora de melanocitos pierde el control provocando una hiperproducción local de los pigmentos. Se diferencia de las pecas por su escasa pérdida de color durante los meses de invierno, su forma raramente circular y su color más oscuro.

Ante cualquier alteración en pecas o manchas hay que acudir sin ningún tipo de excusa al especialista. El cáncer de piel es uno de los más peligrosos que existen.

La luz visible o radiación visible, considerada no peligrosa durante años, se sabe ahora que es responsable de fotoalergias y algunas dermatosis como el herpes simple y la inflamación de los labios (queilitis).

 

© Leonor Sedó

Página de origen de la imagen:
streetdetails.es

Este artículo es de libre de reproducción, a condición de respetar su integralidad y de mencionar a la autora y a la fuente.

 

VER:
> Protección solar – Productos protectores
> Alerta con el sol y los diferentes tipos de piel
> Cómo detectar cáncer de piel (melanoma) – Signos y síntomas
> Baños de sol  

> Productos naturales para broncear la piel   

> Protegerse del sol – Productos solares y factores de protección
> Decálogo de cuidados en la exposición solar  
> Protección solar – Productos protectores
> Vacaciones en el mar
> Peligros de los niños en deportes de agua

 

 

 

 

 

 

 

 

 

14 – 08-06-2918
13 – 30-05-2017
12 – 19-06-2016
11 – 16-06-2015
10 – 11-08-2014
9 – 12-05-2013
8 – 15-08-2012
7 – 02-05-2012

6 – 09-04-2011

5 – 21-08-2010
4 – 23-05-2010
3 – 26-06-2009
2 – 11-03-2009
1 – 11-04-2007