Los centenarios pueden multiplicarse por cuatro en 2050

 

[Salud / Familia – 3ª Edad] 

 

El 80% de mayores de 100 años son mujeres  

La expectativa de vida en el mundo occidental se ha incrementado en los últimos 100 años más que en los 2.000 previos. Solo en nuestro país, y según datos del Instituto Nacional de Estadística, a 1 de enero de 2017 eran 15.413 los ancianos que habían superado los 100 años, de los cuales casi el 80% son mujeres. Y esto no es lo más sorprendente. El INE prevé que para 2050 los centenarios se multiplique por cuatro. A medida que la expectativa de vida aumenta, también lo hacen las enfermedades asociadas al envejecimiento. El envejecimiento de la población supone un reto para los sistemas de salud actuales ya que la población mayor de 65 años contribuye, en un porcentaje muy significativo, al gasto sanitario.

Durante la celebración, en 2015, del 57 Congreso de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología y el XIV Congreso de la Asociación Vasca de Geriatría y Gerontología Zahartzaroa, surgió el concepto de “Healthspan” (calidad de vida), basado en la consideración de que los esfuerzos por alargar la vida a expensas de provocar una discapacidad física o psíquica severa son erróneos y, por el contrario, hay que centrarse en alargar la parte de la vida durante la cual somos capaces de mantener la autonomía, la independencia, la productividad y el bienestar.

Con respecto a la longevidad extrema, la Dra. Consuelo Borrás, profesora titular de Fisiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Valencia, nos dice que “los centenarios presentan una dotación genética óptima para alcanzar los límites de la longevidad humana pero, lo que es más importante, muestran una buena salud ya que son capaces de mantener las actividades de la vida diaria a edades muy avanzadas, y escapan a los efectos de las enfermedades asociadas al envejecimiento”.

Los centenarios constituyen un selecto grupo de población, y suponen un contrastado modelo de envejecimiento saludable, en los que la aparición de la principales enfermedades asociadas al envejecimiento, tales como el cáncer y la patología cardiovascular, entre otras, se retrasan o desaparecen.  

La Dra. Borrás informa que según un estudio desarrollado en la Facultad de Medicina de la Universidad de Valencia y dirigido por el Dr. José Viña, “se ha observado que los centenarios sobreexpresan microRNAs en comparación con septuagenarios y personas jóvenes, y éstos sirven para regular la expresión génica, lo que supone que los centenarios regulan su expresión génica de una forma más exquisita, contribuyendo a un mejor mantenimiento de la homeostasis, y por tanto a una resistencia al desarrollo de enfermedades”.

En el estudio también se ha visto que existen grandes diferencias en su expresión génica. Más de 1.700 genes se expresan de forma distinta en las personas con longevidad extrema. Ello se traduce finalmente en un menor estrés oxidativo y en una mejor función inmunitaria de sus linfocitos.

En definitiva, la expresión génica característica de los centenarios, junto a cambios epigenéticos asociados, contribuye a su longevidad extrema, y lo que es más importante, a su gran calidad de vida.

 

 

Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) 
Departamento de Comunicación    
Sonsoles García  
sonsoles@grupoicm.es / segg@grupoicm.es
www.segg.es

 

Ver:
‘La muerte de la muerte’ – La posibilidad de la inmortalidad física   
“Morir joven, a los 140″ – El envejecimiento no está previsto por la evolución    
Posibles soluciones en la tercera edad – Hacerse mayor es un proceso normal, es una evolución y nadie escapa a ella    
Tratamientos antiaging – Envejecer con salud limitando al máximo las enfermedades    
Nutricosmética – Belleza y nutrición interior      
Antienvejecimiento – Productos naturales – Copos de avena, germen de trigo, frutas, verduras, vitaminas y minerales    
Beauty – Envejecimiento hormonal: Causas y cuidados  

 

Página de origen de la imagen:
medicosconsultores.com


 

 

 

 

3 – 20-02-10º8
2 – 01-04-2017
1 – 25-06-2015
San Sebastán 3 de junio de 2015