Lindt, chocolate y prestigio

 

[Barcelona EventosTendencias]

 

Salón Cugat, Hotel Palace, Barcelona 
Presentación chocolates Lindt
21 de septiembre

 

Los amantes del chocolate disponemos de muchas opciones especiales que pueden colmar nuestros deseos como puede ser, desde 1992, el Festival de los Amantes del Chocolate, que se celebra todos los años en la ciudad de Fairfax (Virginia, EE.UU), cuyo centro es, naturalmente, el chocolate; podemos dormir en una suite de un hotel de Nueva York, donde casi todo está hecho con chocolate; en Berlín, tenemos un restaurante en el que todos los platos son cocinados con chocolate e incluso dispone de un pequeño volcán que mana fino chocolate líquido; y, tenemos incluso, viajes con destinos a ciudades donde se fabrican los mejores chocolates.

Todo ello muy tentador pero las opciones que nos ofrecen los productos Lindt difícilmente son igualables. Ello es debido al cuidado en la selección de productos y al arte en su manipulación. Las habas de cacao usadas son de las mejores plantaciones como las de Ecuador, Madagascar, Gana y las islas del Caribe, el tostado de las habas del cacao es un arte que dominan a la perfección y el conchage, famoso fundido (descubierto por Rudolphe Lindt, quien en 1879  creó la máquina de conchar, un invento revolucionario en el mundo del chocolate) aporta suavidad, finura y cremosidad al chocolate.

Hoy, en un marco de lujo y calidad suprema, Lindt ha presentado sus novedades para esta Navidad en el salón Cugat del Hotel Palace (antiguo Ritz) de Barcelona.

A los entendidos gourmets, grandes catadores de vinos y periodistas especializados convocados se nos ha ofrecido un espectáculo de rojo y oro en los productos navideños que también incluían piedras de Swarovski en un joyero de seda roja repleto de sus bombones.

Empezando con Lindor, cuya explosión en boca es inenarrable, continuamos con los bombones con rellenos y coberturas que seducen cualquier paladar, y acabamos con obras maestras del bombón de la Swiss Luxury Selection.

La cena de gala que se nos ofreció al concluir la presentación, en el restaurante Caelis, preparada por el chef Ramón Fornells, que tiene en su haber dos Estrellas Michelin, fue inmejorable para los reunidos en el evento.

Los aztecas creían que el chocolate era el alimento de los dioses y, degustando las creaciones Lindt, corroboramos su creencia. 

 


Equipo Torrese

Barcelona, 21-09-2010

 

Todas las fotografías ©2010 Leonor Sedó