Las lentillas – 10 cosas que no debes hacer

Cuando se utilizan las lentillas de forma prolongada aumenta el riesgo de sufrir sequedad ocular

[Salud]  

 

Las formas de trabajar están cambiando rápidamente, y el teletrabajo se está imponiendo. El teletrabajo ha sido una de las soluciones frente a la actual pandemia.

Para cuidar tu visión durante el teletrabajo, y evitar la fatiga ocular sin ni tan siquiera salir de casa, comprar lentillas online se ha convertido en la mejor alternativa.

Una vez obtenidos tus lentes de contacto, hay algunos consejos a seguir para evitar cometer errores que pueden perjudicar tu salud ocular.

Las lentillas tienen una forma correcta de quitarlas, colocarlas y mantenerlas. Es importante tener en cuenta 10 cosas que NO se deben hacer:

 

1. Ignorar las recomendaciones del fabricante

Si estás pensando comprar lentillas online, este es el primer consejo que debes tener en cuenta: Generalmente, el fabricante expone recomendaciones específicas y la vida útil del producto.

Especialmente, este último dato es importante, ya que indica el momento en que deberías cambiarlas.

Si está a punto de vencer ese plazo, puedes optar por las excelentes alternativas de compra de lentillas económicas a domicilio.

Por otro lado, con respecto a las recomendaciones específicas, éstas suelen abarcar los métodos de limpieza más indicados. Hay que seguir todas las normas de higiene expuestas por el fabricante.

 

2. Dormir con las lentillas puestas

Este es uno de los errores más comunes que ponen en riesgo tu salud ocular. Según la Academia Americana de Oftalmología (AAO), dormir con los lentes de contacto puestos aumenta las posibilidades de contraer infecciones oculares.

 

3. Tomar las lentillas sin antes lavarte las manos

Este es un error común que se repite al colocar y quitar las lentillas. En este sentido, lo más recomendable es lavar muy bien las manos antes de tomar los lentes de contacto.

De lo contrario, cientos de bacterias podrían encontrar un hogar en ellas, y posteriormente, en tus ojos.

 

4. No tener lágrimas artificiales

Por lo general, cuando se utilizan lentes de contacto de forma prolongada aumenta el riesgo de sufrir sequedad ocular.

Por este motivo las lágrimas artificiales son muy recomendables. Es una sustancia que imita la lágrima natural e hidrata el ojo. Las puedes adquirir vía online, igual que las lentillas.

 

5. Volver a usar las lentillas luego de alguna infección ocular

No es recomendable utilizar lentes de contacto después de tener alguna infección ocular como puede ser conjuntivitis.

Estas infecciones son causadas por agentes contaminantes que, previamente, han infectado el lente de contacto.

Si se ha sufrido alguna infección ocular, hay que sustituir los lentes de contacto inmediatamente. Si no tienes de recambio las puedes obtener vía online.

 

6. Utilizar los lentes por más de 10 horas

Indistintamente del tipo de lentillas, es importante evitar su uso prolongado ya que aumenta la posibilidad de sufrir sequedad en el ojo.

Si hay que utilizarlas durante muchas horas, habrá que aplicar lágrimas artificiales más a menudo.

 

7. No desinfectar las lentillas antes de utilizarlas

Cada vez que se vayan a utilizar las lentillas se deben desinfectar. Es importante limpiarlas correctamente con los productos recomendados por el oculista o el fabricante.

Este paso es fundamental porque las lentillas pueden contener residuos o bacterias. No se recomienda limpiarlas con agua del grifo ya que podría contener gérmenes.

 

8. El estuche de las lentillas también se debe desinfectar

Las medidas de higiene no solo se deben implementar para las manos y lentillas. El estuche también se debe desinfectar a diario.

 

9. No tener cuidado con la solución

La solución es una sustancia que viene con las lentillas para desinfectarlas cada vez que se utilizan. Hay unas recomendaciones a seguir:

 

> No cambiarla a otro recipiente ya que está esterilizada y, si se cambia, pierde esta propiedad.

> No reutilizarla. Es una sustancia de un solo uso que se utiliza para desinfectar.

> La tapa del frasco no debe tocar ninguna superficie, de lo contrario, es probable que contamine el resto de la solución.

> Asegurarse que se mantenga bien tapada.

> Seguir las indicaciones del fabricante de la misma.

 

10. Bañarse con las lentillas puestas

Este es un error que puede comprometer tu salud visual. El agua es un transporte común de gran variedad de bacterias y microbios, que podrían llegar fácilmente a tus lentillas si las tienes puestas durante la ducha o el baño.

Esta recomendación también se aplica en el caso de baños en piscinas, ríos, o playas.

Lo más seguro es cambiarlas cada vez que éstas entren en contacto con agua, especialmente si sospechas que puede estar contaminada.

 

 

Ivan Aranaga

Página de origen de la imagen:
depositphotos.com