La vejez y el edadismo – Ser orgullosamente viejas y felices

Para escritoras expertas como Anna Freixas o Eulalia Lled贸 hay que ir mucho m谩s all谩, y empezar a reivindicar nuestra longevidad como un triunfo

 

[Mujeres Hoy / Familia – Tercera Edad]

 

La edad es lo primero que observamos en las personas mayores. Y de forma inconsciente y solo por su apariencia las discriminamos.

El edadismo se refiere a los estereotipos (como pensamos), los prejuicios (como nos sentimos) y la discriminaci贸n (como actuamos) hacia las personas en funci贸n de su edad. Y la lucha contra esa manera de pensar tan extendida, como tantas del pasado, la lideran las mujeres mayores que, cuando ‘cumplen a帽os’, se sienten invisibilizadas, y nunca las consideran ‘interesantes’ como sus hom贸logos de parecida edad.

Pero seg煤n escritoras expertas como Anna Freixas o Eulalia Lled贸 hay que ir mucho m谩s all谩, y empezar a reivindicar nuestra longevidad como un triunfo.

Afortunadamente, cada vez encontramos m谩s referentes de la sabidur铆a que puede proporcionar cumplir a帽os.

Margaret Atwood, Vivian Gornick o Annie Ernaux, siguen siendo l铆deres por derecho propio, y con su experiencia, humor y sentido cr铆tico demuestran que hacerse ‘mayor’ puede ser muy positivo, y debe ser aceptado con naturalidad por el entorno. Ellas viven su veteran铆a sin complejos, reivindican una existencia plena, sin ponerse limitaciones para divertirse, amar y expresarse.

 

‘Yo, vieja’ de Anna Freixas

La vejez y el edadismo - Ser orgullosamente viejas y felicesLa edad 鈥揾oy m谩s que nunca, a causa del envejecimiento progresivo de nuestras sociedades鈥 es una cuesti贸n pol铆tica de primer orden, a fin de devolver a esta etapa tan importante de nuestra vida la dignidad y visibilidad.

鈥淎ceptemos la edad como un don鈥, afirma Anna Freixas, que acaba de publicar un libro necesario, l煤cido y desternillante, ‘Yo, vieja. Apuntes de supervivencia para seres libres’, que parte de reconocer nuestras posibilidades.

No es la vejez la que nos amenaza, son nuestras ideas, nuestras conductas y sobre todo nuestra disposici贸n interior al conformismo y a la obediencia.

鈥淓s urgente construir una vejez afirmativa y confortable鈥. Y para eso ella apela a la creatividad y al ingenio, a una mirada que la desdramatice y reivindique su valor.

芦Orgullosamente viejas禄 es una interesante e iluminadora provocaci贸n, que da argumentos para huir de la autoexclusi贸n, de esa manida frase: 鈥測o ya estoy mayor para….禄. Tenemos que hacernos visibles frente a ese empuj贸n hacia la nada, y participar de la vida pol铆tica, cultural, social y comunitaria que nos rodea.

 

Defensora de las canas y de elegir una talla m谩s

La psic贸loga y feminista Anna Freixas (Barcelona, 75 a帽os) se ha propuesto revisar lo que entendemos por ancianidad e ir al centro mismo del estigma, ese que invisibiliza y anula a las mujeres cuando llegan a una determinada edad.

鈥淔rente a la rebeli贸n contra la vejez que impone una presi贸n constante y consumista por parecer joven, por te帽irse, por adelgazar, por vestir como 鈥渦na barbie pat茅tica鈥, Freixas defiende las canas, elegir una talla m谩s y asumir una nueva realidad f铆sica libre, serena, tranquila, aunque sin caer nunca en la dejadez.

鈥淪i decides ser una vieja con barba y bigote procura que suene a libertad, no a desidia鈥, y defiende que 鈥渄eterminados aspectos de dejadez contribuyen a la exclusi贸n de las viejas. Si eres joven y te dejas el pelo en el sobaco, es libertad. Si eres mayor puede sonar a desidia y aumentar el rechazo hacia la vejez鈥.

Y no olvidemos -argumenta Freixas, que estamos hablando de derechos humanos, de libertad, dignidad y justicia, o lo que es lo mismo, de poder mantener 鈥渆l control de nuestra vida hasta el 煤ltimo d铆a鈥.

 

Pioneras en todo

Y a帽ade: 鈥淟as mujeres viejas hemos sido pioneras en reivindicar y nuestra misi贸n ahora es ser pioneras en ser viejas.

Lo hemos tenido que inventar todo: el divorcio, el aborto, el matrimonio homosexual, la ley de violencia. Hemos tenido que nombrar tantas cosas que no ten铆an nombre, y ahora es momento de vivir una vejez c贸moda y afirmativa鈥.

Ni abuelita, ni ancianita, ni ninguna de esas apelaciones bobaliconas con las que solemos denominar y meter en el mismo saco a todas las mujeres mayores, y que en nuestra sociedad nos consideran no competitivas ni deseables.

鈥淓sto es fruto de esa cultura patriarcal que nos valora como mujeres mientras tengamos la regla, consideraci贸n patriarcal que nos ve solo como seres estrictamente reproductivos禄, lamenta la psic贸loga.

 

Defender la vejez

Hay que superar el ‘paternalismo’ que nos rodea, el amor adulador de nuestro entorno familiar, el trato de profesionales sanitarios y de otros campos. Seg煤n Anna Freixas tenemos que poner las cosas en su sitio y defender la vejez, as铆, con todas las letras, con un argumento impecable:

鈥淭engo la suerte de ser vieja porque no la he palmado. Somos viejas, viejales, pioneras, veteranas, para qu茅 buscar otros nombres y para qu茅 aparentar otra cosa鈥, afirma. 鈥淟as mismas que luchamos y conseguimos tantos avances, hoy tenemos que conseguir ahora es nuestro derecho a la dignidad鈥.

Es la gran tesis de su ensayo ‘Yo vieja’ (Capit谩n Swing), que apela a una nueva mirada de esa etapa de la vida que suele quedar oculta y desvalorizada.

 

‘Elogio a la vejez’ de Eul脿lia Lled贸

La vejez y el edadismo - Ser orgullosamente viejas y felices

La discriminaci贸n hacia la vejez afecta a todos, pero se cierne en las mujeres unos 20 a帽os antes que en los hombres. Casi todos pensamos, y por supuesto las mujeres tambi茅n, y lo tenemos entronizado que 鈥渓a vejez es fea鈥, y nos coloca en la llamada ‘Tercera edad’, un eufemismo discriminador.

Las palabras, la forma de explicar las cosas puede llegar a ser discriminatoria y degradante, sobre todo, con las mujeres mayores.

Eul脿lia Lled贸, fil贸loga, feminista, y profesora jubilada que ahora tiene 68 a帽os, y lleva varios a帽os investigando y escribiendo sobre este tema, se pregunta: 鈥溌縫orqu茅 se huye de la palabra viejas y se la asocia a algo denigrante para el que hay buscar otra denominaci贸n?

Las palabras, los eufemismos que suplantan palabras que nos suenan mal, tienen una vida limitada porque r谩pidamente absorben la carga peyorativa del t茅rmino que sustituyen. Lo que molesta no es la palabra, es el concepto, es la vejez. Y ninguna palabra la puede esconder鈥.

As铆 lo comenta Eul脿lia Lled贸 en su art铆culo: ‘Elogio de la Vejez’, publicado en su blog y en otros medios.

 

La extra帽eza de la vejez

La vejez y el edadismo - Ser orgullosamente viejas y felicesPara ella, 芦referirse a las mujeres mayores, a las ancianas, con la palabra ‘abuela’- aunque no lo sean- es definirlas por su parentesco y obviar cualquier otra caracter铆stica propia. Y esta no es una elecci贸n trivial e inocente鈥.

Y para ilustrar este tema, recurre en su art铆culo ‘Abuelas y t贸picos: mujeres y para colmo mayores’, publicado en Huffington Post, a un fragmento de Ursula K. Le Guin, que habla de la extra帽eza que ocasiona la vejez, y no por una cuesti贸n de belleza y fealdad.

鈥淓sta extra帽eza y amedrentamiento aumenta a causa de la constante minusvaloraci贸n con que eres tratada, la presunci贸n de que no sabr谩s qu茅 es un placebo o la opini贸n generalizada de que la gente vieja es retr贸grada鈥.

 

La vejez puede ser una buena etapa

Tanto Lled贸 como Freixas, se han dedicado a investigar la situaci贸n de las mujeres desde el feminismo. Y ambas remarcan que cuando ingresas en una residencia dejas de ser lo que eres, y te quedas atrapada entre cuatro paredes, sin poder manifestar tus opiniones y necesidades afectivas.

Incluso sin ser ‘dependientes’ es normal es que enfermen y se depriman. 鈥淪i es dif铆cil dotar econ贸micamente a las residencias para que la vida sea digna y no un trampol铆n hacia la muerte, tampoco es f谩cil romper el tab煤 de que la vejez es pura miseria intelectual y sentimental鈥, subraya Lled贸.

鈥淟a vejez puede ser una buena etapa. Libre, sin ataduras, sin jefes, con capacidad para organizarnos, contar nuestra experiencia, profundizar en nosotras mismas y crear鈥.

As铆 lo expresa Manuela Carmena, en el pr贸logo del libro ‘Yo vieja’, y se pone como ejemplo: 鈥淵o he hecho y sigo haciendo cosas que parece que la sociedad ya no nos reserva a l@s viej@s. Estoy convencida de que las podemos hacer igual de bien, o mejor, que los que tienen menos a帽os鈥.

 

 

 

 

 

 

 

Julia L贸pez
Periodista

Art铆culo publicado en AmecoPress – Informaci贸n para la Igualdad

P谩ginas de origen de las im谩genes:
Fundaci贸nprovida.org聽
Editorial Capit谩n Swing聽
Bonito Le贸n
Eul脿lia LLed贸: 漏 Leonor Sed贸

Ver:

> Plataforma de Mayores y Pensionistas (PMP) 鈥 Una realidad聽聽聽
> Fractura de cadera por ca铆da 鈥 Cinturon protector con airbag聽聽聽
> El envejecimiento 鈥 脡xito de la sociedad en la que se presenta聽聽聽
> 鈥楤uen Trato a las Personas Mayores鈥 鈥 El Dec谩logo聽聽聽
> Los abuelos/as 鈥 No sobrecargarles de tareas ni de responsabilidades聽
> Actividades sostenibles y las personas mayores聽聽聽
> Las tecnolog铆as digitales unen generaciones distintas聽聽聽
> Silver Economy 鈥 Mayores de 65: El nuevo Target聽聽聽
> La GRAN Pantalla 鈥 Festival de Cine de las Personas Mayores聽聽聽
> Los 鈥榓buelos golondrina鈥 鈥 Cambios de hogar en vacaciones
> La pareja mayor 鈥 Consejos para una relaci贸n satisfactoria
> Deterioro cognitivo en mayores 鈥 Usar las nuevas tecnolog铆as lo retrasa聽