La obesidad infantil – Problema de salud pública

La obesidad se ha convertido en un importante problema de salud pública

[Salud

 

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), la obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI.

El problema es mundial y está afectando progresivamente a muchos países de bajos y medianos ingresos, sobre todo en el medio urbano.

La prevalencia ha aumentado a un ritmo alarmante. Se calcula que en 2016, más de 41 millones de niños menores de cinco años en todo el mundo tenían sobrepeso o eran obesos. Cerca de la mitad de los niños menores de cinco años con sobrepeso u obesidad vivían en Asia y una cuarta parte vivían en África.

El sobrepeso, la obesidad y las enfermedades conexas son en gran medida prevenibles. Por consiguiente, hay que dar una gran prioridad a la prevención de la obesidad infantil.

 

Un 30% de niños con sobrepeso en España 

Carlos Diéguez, director científico del Centro de Investigación Biomédica en Red (Ciber) de Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (Ciberobn), ha alertado, en declaraciones a redacciónmedica.com, de que el ritmo de crecimiento de la obesidad, responsable de más de 100.000 muertes al año, es ya muy parecido al de Estados Unidos, el más obeso del mundo.

Un estudio del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) de Barcelona ya hizo el pasado mes de enero un pronóstico pesimista para el 2030: en España podría haber un 80 por ciento de hombres y un 55 por ciento de mujeres obesas.

A día de hoy, el 25 por ciento de la población en España es obesa o tiene problemas de sobrepeso.

En cuanto a la obesidad infantil y juvenil, España, con más de un 30 por ciento de niños entre 7 y 13 años con sobrepeso, ocupa el quinto puesto de Europa.

Hoy hay 10 veces más de niñas y doce veces más de niños de 5 a 19 años que sufren obesidad que en 1975, subraya Unicef en su informe ‘Estado Mundial de la Infancia’. En el año 2000 el sobrepeso alcanzaba a uno de cada diez jóvenes. Ahora, a uno de cada cinco.

 

Niños con enfermedades de adultos

Los niños obesos tienden a seguir siendo obesos en la edad adulta (hasta en el 83 por ciento de los casos) y tienen más probabilidades de padecer, desde muy temprano, enfermedades asociadas a la obesidad como diabetes tipo 2 o hipertensión arterial, impropias de su edad.

«Hay que tomar medidas desde todos los estamentos implicados y hacerlo desde ya. Políticos, educadores, médicos, investigadores, industria alimentaria y agentes sociales en general, deberemos trabajar coordinados para revertir esta realidad de proporciones epidémicas», afirma el científico Carlos Diéguez

Para ello, proponen medidas concretas como menús escolares equilibrados controlados por nutricionistas y educación alimentaria integral para padres e hijos.

También más horas de educación física en los colegios, oferta deportiva pública para combatir el sedentarismo e, incluso, con el complemento atractivo de las nuevas tecnologías.

«Que las instituciones públicas, apoyadas por y en otros organismos, tomen conciencia del problema de la obesidad y destinen fondos para erradicarla es esencial en la sociedad actual», pide el director científico.

 

Una epidemia de nuestro tiempo

La obesidad se ha convertido en un importante problema de salud pública debido fundamentalmente al cambio de conductas alimentarias y al abandono del deporte.

Los países mediterráneos son los que tienen una mayor proporción de niños y niñas obesos en Europa, según un estudio que la Iniciativa Europea de Vigilancia de la Obesidad Infantil de la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó en 2018.

En èl, Italia, Chipre, España, Grecia, Malta y San Marino, se sitúan a la cabeza del continente, con un porcentaje de obesidad entre los niños de entre un 18% y un 21% y entre un 9% y un 19% en el caso de las niñas.

En el otro extremo, los países con menos obesidad infantil son Francia, Noruega, Irlanda, Letonia y Dinamarca, donde la prevalencia no alcanza el 10%.

Desde la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEO), destacan que la obesidad debe tratarse como una enfermedad y no como un problema estético. Hay condiciones genéticas que predisponen al exceso de peso así como a enfermedades metabólicas o transtornos psicológicos.

 

Vida sedentaria

Otro factor que contribuye a la creciente obesidad infantil es que las actividades lúdicas y de ocio son mucho más sendentarias.

Cada vez más los chicos y las chicas están pendientes de las redes sociales y de los juegos online.

Los deportes de equipo y las excursiones como maneras de ocio, ya no están de moda, actualmente el tiempo que los niños y niñas tienen libre lo dedican a estar ante la pantalla del ordenador, del televisor o del móvil, mientras consumen alimentos con muchas calorías.

La mayoría de los niños y niñas con sobrepeso y obesidad siguen una dieta hipercalórica, en la que hay un exceso de alimentos ricos en grasas y azúcares: alimentos precocinados y de comida rápida, pocas frutas y verduras, comidas con demasiada grasa, bollería industrial, chuches…

En general los padres no saben planificar como es debido las comidas y no tienen en cuenta el valor nutricional y el balance energético de lo que se come.

 

Día Mundial Contra la Obesidad: 14 de diciembre

 

Equipo Torrese  

Página de origen de la imagen:
El Periódico de la Farmacia

VER:
> La obesidad infantil – Problema de salud pública     

> Diabetes – La obesidad en niños y adolescentes 
> Obesidad – El porqué y posibles soluciones
> La obesidad infantil – Los refrescos y la comida rápida
> Código PAOS – Regulación publicidad alimentos dirigidos a menores 
> Hipertensión Arterial (HTA) – Un importante factor de riesgo
> Movimiento y Salud – Caminar: una obligación para todos
> Transtornos alimentarios – La gente joven y las dietas drásticas 
> Anorexia y bulimia – Listado de conductas que pueden llevar a ellas