Ernest Lluch – A los 20 años de su asesinato

Generalizó la cobertura sanitaria estatal y creó el departamento de los derechos del consumidor

[Cultura

 

Ernest Lluch Martín, nació en Vilassar de Mar, Barcelona, el 21 de enero de 1937, y fue asesinado por ETA en Barcelona, el 21 de noviembre del 2000. Era un intelectual valorado, un político respetado y un comunicador enormemente popular. Todavía hoy, veinte años después de su asesinato, es una de las figuras más respetadas, recordadas y queridas.

Doctor en Ciencias Económicas por la Universidad de Barcelona, amplió estudios en la Sorbona de París. Siendo profesor ayudante en la Universidad de Barcelona, fue expedientado, detenido y procesado en varias ocasiones, así como expulsado de la Universidad por su actividad política antifranquista.​

Catedrático de Economía en la Universidad de Valencia (1974) y de Historia de Doctrinas Económicas de la Universidad Central de Barcelona, su último cargo oficial fue el de rector de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander, puesto que desempeñó desde 1989 hasta 1995.

Sus múltiples facetas

Economista, historiador, investigador, escritor, profesor, parlamentario, diputado en los años de la Transición y ministro de Sanidad y Consumo del primer gobierno socialista (entre 1982 y 1986).

Era melómano, atleta, apasionado del fútbol, del Barça y de la Real Sociedad, columnista, tertuliano, y, sobre todo, padre de tres hijas, tuvo múltiples facetas e innumerables intereses.

Las sucesivas y variadas vidas de este intelectual al que le gustaba agitar, conversar y debatir para convencer y dejarse convencer, le llevaron a habitar cuatro grandes geografías peninsulares: Catalunya, Valencia, Madrid y el norte (Santander y San Sebastián).

 

 

Defensor de las libertades

Su vida comprometida en la defensa de las libertades fue precoz. Cuando era un joven estudiante se sumó a la oposición democrática al franquismo convirtiéndose en el representante democrático de los alumnos de la Facultad de Económicas.

Ya como ayudante del catedrático Fabián Estapé, fue expulsado de la Universidad de Barcelona por su significación política. Durante la dictadura fue detenido varias veces por participar en movimientos sociales y políticos contra el régimen.

Su activismo continuó en Valencia, donde fue vice-decano de la Facultad de Económicas y fundador del Partido Socialista del País Valenciano.

Muerto Franco continuó con su compromiso militante y volvió a Catalunya en 1977 donde fue elegido diputado por Girona con la coalición ‘Socialistas de Cataluña’, del que en 1980 en fue portavoz en el Congreso de los Diputados.

En 1982 formó parte del gobierno socialista como ministro de Sanidad y Consumo, desde el cual y hasta 1986, enfrentado a los sectores más conservadores del mundo sanitario, generalizó la cobertura sanitaria estatal y creó el departamento de los derechos del consumidor, por primera vez en España.

 

Después de la política

Dejando la política profesional concentró su actividad principal en la universidad, la docencia e investigación. En 1986 ganó la cátedra de Doctrinas Económicas de la Universidad de Barcelona.

Entre 1989 y 1995 fue rector de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander, que relanzó a una nueva etapa de actividad y presencia.

Paralelamente a una permanente acción pública como articulista, tertuliano y comentarista político, continuó con sus trabajos minuciosos y eruditos especialmente de historia y pensamiento económico.

Fruto de estas investigaciones nos dejó justo terminadas dos obras sobre el siglo XVIII que siendo históricas tenían una conexión directa sobre los problemas de nuestros días.

Comprometido con Euskadi

Era un conocedor profundo de la cuestión nacional catalana y por eso se interesó tanto por el País Valenciano y, en los últimos años, por Euskadi. Se enamoró mentalmente del País Vasco donde pasaba temporadas.

Estudió a fondo el problema vasco y se comprometió una y otra vez a favor de Euskadi, de su identidad y su cultura, contra los violentos y a favor del diálogo, buscando caminos constitucionales para resolver los problemas. Y fue por estas ideas que lo mataron.

Ernest Lluch fue una persona abierta al cono­cimiento, la curiosidad, la tolerancia y la vida. Nunca renunció a ningún debate, ya que en­tendía la controversia como la oportunidad de comprender las razones del otro. Y lo demostró en todas sus facetas, profesionales y persona­les.

 

La biografía de un intelectual agitador

‘Ernest Lluch. La biografía de un intelectual agitador’, escrita por el periodista e historiador Joan Esculies, y que fue galardonada con el XVII Premio Gaziel de Biografías y Memorias (2018), es minuciosa en los detalles y a la vez da una visión panorámica de la vida de Lluch.

La obra es el resultado de un largo y riguroso trabajo de documentación y de más de sesenta entrevistas a personajes que compartieron muchos momentos de su vida.

Recorre toda la vida de Ernest Lluch y se detiene en cada uno de los territorios que lo caracterizaron.

Es un texto importante para conocer la historia de Catalunya y de España contemporánea, desde el antifranquismo y la Transición, cuando Lluch tiene un papel importante, hasta llegar a ser ministro de Sanidad en el primer gobierno de Felipe González, entre 1982 y 1986.

La biografía trabaja básicamente con material inédito que facilita una imagen mucho más compleja e incluso apasionante de Ernest Lluch. Resulta muy interesante la reconstrucción de su etapa ministerial, que concluye con un distanciamiento de Felipe González.

Aspectos desconocidos de Ernest Lluch

También refleja los últimos años de vida, donde Ernest Lluch intenta reconstruirse interiormente y evitar una cierta conciencia de fracaso, a partir de otros intereses políticos, como el propósito de intervenir con el problema vasco. Una experiencia que acaba con su asesinato a manos de la banda terrorista ETA en el año 2000.

En una entrevista mantenida con la periodista Milagros Pérez Oliva, sobre la figura y obra de Ernest Lluch, Joan Esculies destacó la vigencia de las ideas y convicciones del intelectual, y resaltó su firme y pertinaz defensa del diálogo.

El autor puntualizó que estructuró la obra en cuatro grandes geografías: Barcelona, Valencia, Madrid y el Norte de España, ya que estos lugares fueron clave para Ernest Lluch.

Joan Esculies explicó que el libro es “una guía de lectura para quien no lo conocía y, para quien lo conocía, descubrirá aspectos que no sabía de él. De hecho, si hubiera vivido en el siglo XIX, Ernest sería como una especie de Santiago Russinyol, con tantas y tantas anécdotas que tenía, con tantos amigos y relaciones y múltiples facetas”.

 

 

Equipo Torrese

Fuentes:
Fundación Ernest Lluch 
Wikipedia
eMagazine 39ymas

Página de origen de la imagen principal: Ciudadano Pan – blogger
Portadas periódicos

Portada del libro ‘Ernest Lluch. La biografía de un intelectual agitador’

VER:
> Antonio Muñoz Molina – ‘El miedo de los niños’   
> ‘Museo Hermitage: El poder del arte’ – Dirigido por Michele Mally  
> Eduardo Mendoza – Su novela ‘Las barbas del profeta’   
> Isabel Allende – Premio Liber 2020 a la autora hispanoamericana más destacada   
> Hope Jahren – ‘El afán sin límite’ – Cuidar el Planeta   
> Covid-19 – Se han registrado numerosos síntomas neurológicos   
> Covid-19 – España se siente más amenazada por la pandemia  
> Vacuna anticoronavirus – Julià Blanco – Optimismo científico
> Joan Esculies premio Gaziel 2018 – La periodista Milagros Pérez Oliva conversa con el ganador