En el año 2030 un 25,7 por ciento de la población será mayor de 64...

 

[Familia – 3ª Edad / Salud]

 

De todas las personas ancianas, aquellas con más de 85 años son las que más han crecido (se han doblado en las últimas tres décadas) y seguirán creciendo proporcionalmente más en los siguientes años.

Nuestro sistema sanitario debe cambiar radicalmente para proveer cuidados de calidad a esta población cada vez más envejecida y deteriorada.

 

El aumento significativo en la población de personas mayores es una característica común de los países desarrollados. La sociedad europea, y por ende la española, es cada vez más longeva, lo que supone un aumento de la demanda en recursos sociosanitarios y económicos en todos los países.

La población española mayor de 65 años, a 1 de enero de 2015, era de 8.573.985 personas, el 18,4% sobre el total de la población (46.624.382), según los datos del Padrón Continuo (INE); aumenta en mayor medida la proporción de octogenarios. El sexo predominante en la vejez es el femenino: hay un 33% más de mujeres (4.897.713) que de hombres (3.676.272).

El ratio de apoyo familiar (número de personas de 80 y más años por cada 100 de 45 a 64 años) ha ido aumentando progresivamente en los últimos años y se estima que seguirá haciéndolo en el futuro, de manera que cada vez serán menores los recursos familiares disponibles para apoyar a una cifra tan alta de mayores.

Los jubilados extranjeros siguen teniendo presencia en nuestro país; destacan fundamentalmente los procedentes de Reino Unido, Alemania y Francia.

Las proyecciones de población del Instituto Nacional de Estadística (INE) señalan que en el año 2030, un 25,7 por ciento de la población será mayor de 64 años y seguirá creciendo hasta mediados de siglo. De todas las personas ancianas, aquellas con más de 85 años son las que más han crecido (se han doblado en las últimas tres décadas) y seguirán creciendo proporcionalmente más en los siguientes años. Estos datos se pusieron de manifiesto en el 56 Congreso de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) y el 20 Congreso de la Societat Catalana de Geriatría i Gerontología (SCGG).

 

Enfermedades edad-dependientes

Los mayores suponen el 42,5% de todas las altas hospitalarias; no se han reducido en los años de la crisis, como ha sucedido con el resto de la población. Más de la mitad de todas las estancias causadas en hospitales se debe a población de 65 y más años (2013). Los hombres tienen tasas de morbilidad hospitalaria más altas que las mujeres.

Este aumento está en relación directa con el aumento de la esperanza de vida, y España es uno de los países con una esperanza de vida más elevada, que se sitúa la esperanza de vida al nacer de las mujeres españolas en los 85,6 años, entre las más altas de la Unión Europea; los hombres ya han alcanzado los 80,0 años (2013).

Esto origina una mayor prevalencia de las denominadas como enfermedades edad-dependientes en las que el propio proceso del envejecimiento introduce cambios morfofuncionales que actúan como factores predisponentes.

“Estos datos son todo un éxito social, pero transformarán de forma radical la provisión de servicios sanitarios. Si bien es cierto que cada vez se llega de forma más saludable a la edad de jubilación, también es cierto que a medida que se envejece (sobre todo en edades muy avanzadas) se incrementa la probabilidad de tener más enfermedades (comorbilidad), más dependencia y más fragilidad. Y ello supone mayor presión financiera para el sistema sanitario público”, apuntó el doctor José Augusto García Navarro, co-presidente del Congreso y director general del Consorci de Salut i Social de Catalunya.

“Nuestro sistema sanitario debe cambiar radicalmente para proveer cuidados de calidad a esta población cada vez más envejecida y deteriorada. Hasta ahora hemos organizado un sistema hospitalario basado en especialidades por órgano y sistema, un sistema de atención primaria que es penalizado para la gestión de enfermos crónicos, y un escaso sistema de atención post-hospitalización de agudos. Además, seguimos teniendo dificultades para la coordinación e integración de servicios sanitarios y sociales”, explicó.

En el escenario que se dibuja, si queremos mantener un sistema sanitario de cobertura universal y  de calidad en la atención a enfermos crónicos complejos, es necesario realizar profundas transformaciones que incluyan:

> Proactividad en la provisión de servicios de atención al anciano por parte de los servicios sanitarios y sociales.

> Trabajo transversal entre varias especialidades generalistas (geriatría, atención primaria, medicina interna, urgencias) y entre varias disciplinas (medicina, enfermería, fisioterapia, terapia ocupacional, etcétera).

> Integración de servicios sanitarios y sociales para la atención a casos complejos, con metodología de gestión de casos.

> Soporte rápido domiciliario en situaciones de crisis, asegurando acceso urgente tanto a los servicios médicos como sociales de atención primaria y utilizando servicios de hospitalización domiciliaria.

> Utilización de sistema de e-health para el mantenimiento de ancianos complejos en domicilio.

> Incremento de la geriatría comunitaria y la interacción geriatría-atención primaria.

> Incremento de la calidad de atención y de la capacidad de resolución de las residencias de ancianos con una adecuada cooperación y coordinación con atención primaria y con los servicios de geriatría hospitalarios.

> Mejora de la formación del personal clínico y de servicios sociales en atención al final de vida, introduciendo como ejes de atención básicos las preferencias del paciente y el cuidador.

> Integración de servicios sanitarios y sociales con potenciación de las plataformas multiservicio y la gestión de casos.

Todos estos programas y servicios se han de poner en marcha manteniendo y potenciando los que ya sabemos que funcionan de forma correcta y adecuada:

> Las unidades de agudos de geriatría, que deberían instalarse en cada hospital general y que hay que orientar a pacientes médico quirúrgicos con diversos niveles de complejidad.

> La actuación proactiva en los servicios de urgencias de los hospitales generales.

> Las unidades de rehabilitación geriátrica, tanto generales como dedicadas a traumatología (unidades de ortogeriatría).

“Por último, es imposible hacer provisión de servicios sin una participación más activa del cuidador principal al que cada día le pediremos más implicación y mayor capacidad técnica para dispensar cuidados”, añadió el doctor García Navarro.

La Sociedad Española de Geriatría y Gerontología es una de las sociedades europeas más numerosa y activa. Actualmente cuenta con más de 2.400 socios de áreas multidisciplinares: médicos (especialistas en Geriatría, en Atención Primaria, etcétera), sociólogos, diplomados en Enfermería, trabajadores sociales, psicólogos, pedagogos, terapeutas ocupacionales, fisioterapeutas, geógrafos, arquitectos, economistas, farmacéuticos…

Para la SEGG, las personas mayores son su principal razón de ser y por ello su trabajo persigue dos líneas principales de actuación: la universalización de la atención geriátrica especializada, con el fin de evitar desigualdades y el seguimiento de la Ley de la Dependencia.

 

 

Departamento de Comunicación
Sociedad Española de Geriatría y Gerontología
segg@grupoicm.eswww.segg.es
Barcelona

 

Rueda de Prensa Congreso: “Nuevos horizontes en la atención a personas mayores” 

Congreso SEGG 2014

Ver:
El cerebro y la pérdida de memoria – Talleres de memoria  
Envejecimiento – La última etapa del proceso vital  
Superabuelos del siglo XXI
Gente mayor y crisis: pensiones, vivienda, dependencia y soledad

Envejecimiento activo
Cuando las personas mayores necesitan ayuda
Cuidadores familiares 
Teléfono gratuito de ayuda a los cuidadores 
Tercera edad – Aumento progresivo de la pobación mayor 
El proyecto VIDAM de cuidadores de dependientes
¿Qué es ser gerocultor? 
Abuso y violencia en las personas mayores
Sesenta y tantos
Mentes activas
Consejos útiles para mayores
Radiografía de nuestros mayores
La ley de autonomía del paciente
Cambios en el día a día de nuestros mayores
Tiempo compartido
Vivir independientes pero con seguridad 
Servicios de atención domiciliaria en España 
Investigación y calidad de vida 
Hay más personas mayores que niños – Tiempo de júbilo

Sección Familia
Sección Salud  

 

Página de origen de la imagen:
psicoblog.com   

 

 

 

 

Rev. 08-11-2016
3 – 14-10-2016
2 – 21-11-2015
1 – 23-05-2014
22-05-2014