Émile Zola – Fotógrafo

 

[Cultura – Literatura – Fotografía] 

 

Emile Zola descubre la fotografía en 1888, el mismo año en que aparece Le Rêve y en el que se enamora de Jeanne. El escritor se entusiasma  inmediatamente por esta nueva forma de expresión: compra varias cámaras, busca nuevas técnicas, revela él mismo sus negativos, experimenta con nuevos papeles y acaba teniendo tres laboratorios en Medan, París y Villennes. En su viaje a Inglaterra vuelve su mirada a la vida cotidiana; la calle, las mansiones y los paisajes, pasando por alto  los monumentos.

El estilo de Zola debe mucho a lo que ha aprendido en su juventud de los pintores que tanto frecuentó. De la mano de su amigo Paul Cézanne, Zola conoció a  Monet, Renoir y Pissarro, seguramente por ello,  algunas fotografías, como la de Jeanne con su sombrilla en la carretera de Verneuil, recuerdan irremediablemente a Claude Monet. Al igual que a los impresionistas, le divierte trabajar sobre series, el mismo paisaje urbano con el mismo encuadre en diferentes estaciones del año; con sol, con lluvia, con nieve… Se apasiona también con la fotografía íntima (retratos de amigos, de la familia, de Jeanne) y retratos de “tipologías” (hizo ir a Medan a los gitanos sólo para retratarlos) así como con las escenas de lo cotidiano y de los oficios.  Pero Zola también se interesa por la actualidad, como demuestra su trabajo en la Exposición Universal de 1900, para la cual inventó una ingeniosa técnica, utilizando el tren que recorría el recinto, para realizar una serie completa de fotografías, que dan una visión de 360 grados de la exposición como en las modernas panorámicas.

Sorprendentemente, Zola nunca se sirvió de sus fotografías a la hora de preparar sus novelas. En todos las carpetas de Rougon-Macquart sólo hay una fotografía, una vista panorámica de París que le sirve para Une page d´Amour, pero la imagen no era suya. Zola fotografiaba y escribía, pero nunca relacionó una disciplina con la otra. Por ejemplo, en su viaje a Roma, Zola hizo numerosas fotografías y llevó un cuaderno de viaje; las notas le sirvieron para escribir Roma, pero sus imágenes no parecen haber tenido ninguna influencia en su novela, a diferencia de lo que ocurre con los hermanos Goncourt, que escribieron una novela sobre la ciudad partiendo de las acuarelas que pintaron en Roma. Aparentemente, Zola concebía la fotografía como una actividad independiente de la literatura.

Su obra fotográfica es considerable, se estima que pudo hacer unas 5.000 placas, Una  parte de su obra ha sido publicada por François-EmileZola y Massin (Zola photographe, Denöel 1979, reeditado Hoëbeke 1990).

 

Historia

En agosto de 1888 Zola se fue de vacaciones a Royan, un pequeño pueblo sobre la costa atlántica; con él viajaron su mujer Alexandrine -quien había llevado consigo a su costurera, Jeanne Rozerot, una espigada muchacha de veintiún años-, su editor, Georges Charpentier (1846-1905), amante también de la fotografía y el pintor Fernand Desmoulin (1857-1914). Zola tenía entonces cuarenta y ocho años -edad que en esa época se consideraba el inicio de la vejez-, pesaba 100 kilos y tenía 114 centímetros de cintura, una corpulencia exagerada para un hombre de 1,70 metros de estatura. Su carrera literaria, que había empezado veinte años antes, había conocido momentos triunfales. Era el número uno de las letras francesas desde la muerte de Victor Hugo, acaecida unos años antes. Y Zola lo sabía. Lo que ignoraba es que la vida le reservaba todavía algunas sorpresas. Estaba lejos de sospechar que diez años después, con la publicación de «Yo acuso» en el periódico L’Aurore, participaría en la fase más turbia del caso Dreyfus y se ganaría los odios más encarnizados.

En «Bonjour Monsieur Zola» (Buen día señor Zola, 1954), el ensayista francés Armand Lanoux (1913-1983) cuenta: «Ese mes de agosto, en su madurez, Jeanne Rozerot le reservaba también un descubrimiento: el del amor. Zola se había casado dieciocho años antes con una mujer mayor que él, Alexandrine Meley, que no podía tener hijos. Zola, quien tributaba culto a la fecundidad, padecía en silencio. Había sido, sin embargo, un buen esposo, consagrado por entero a su obra en la que desahogaba sus pasiones eróticas, intolerables para las buenas conciencias de la mayoría de los lectores. Y de pronto surge la costurera, con sus canciones, su risa y su silueta estilizada. Así, junto con el del amor, llegan otros dos descubrimientos, que se conjugan de un modo asombroso con su aventura y hacen inolvidable aquel verano de 1888: la bicicleta y la fotografía. Amar a Jeanne. Llevar de paseo a Jeanne. Fotografiarla. Resultado: pierde 25 kilos. Es tanto como decir que se vuelve un hombre joven» .

El alcalde de Royan, Víctor Billaud (1852-1936), amigo de la familia y frecuente visitante de la residencia de veraneo fue quien inició al escritor en su gusto por la fotografía. El escritor adquirió algunos de los mejores equipos disponibles en la época e instaló en sus sucesivos domicilios sendos laboratorios fotográficos.

Fruto de su romance con Jeanne Rozerot tuvo dos hijos, Denise y Jacques. Vivían en Verneuil, no muy lejos de su residencia de Médan, en la ribera del Sena, y durante varios años los visitó a diario en bicicleta y compartió con ellos sus momentos de privacidad más plenos. Los retratos de Jacques, Denise y la propia Jeanne revelan a un fotógrafo sin afectación, que conocía la técnica y que se complacía en congelar con luz instantes cotidianos y de intimidad.

emile-zolaZola fue un aficionado avanzado; dirigió su objetivo, básicamente, a registrar retratos y escenas de su vida familiar, pero también realizó innumerables estudios de naturaleza muerta y de paisaje. Le interesó especialmente el paisaje urbano y París ocupó un lugar preponderante; cuando tuvo que exiliarse en Londres a causa del affaire Dreyfus, fue la capital inglesa la que centró su atención. En 1900, ya de regreso a París, realizó una vastísima documentación de la Exposición Universal; las principales construcciones y monumentos erigidos con motivo del acontecimiento, entre ellos la Torre Eiffel, fueron captados con suma destreza. En total dejó cerca de 3000 fotografías; casi el mismo número de páginas de que consta su obra escrita.

Dueño de un espíritu metódico y un apasionamiento singular, logró convertirse en un excelente técnico de la fotografía. Poseía una docena de cámaras e instaló tres laboratorios de tiraje y revelado. Por supuesto que no fue tan excelso fotógrado como para ocupar un lugar en la historia de la fotografía francesa junto a Gaspard Tournachon Nadar (1820-1910), Eugéne Atget (1857-1927) o Robert Demachy (1859-1938). Pero lo cierto es que sus imágenes son especialmente deliciosas si se las analiza dentro de un contexto en el cual la fotografía era todavía pura ciencia aplicada al arte de producir imágenes, es decir, un conjunto de procedimientos basados en principios ópticos y fotoquímicos.

Su práctica de la fotografía no nació de la creación, sino que se relacionaba, al parecer, con una dobe frustración que no ha sido aún determinada.

«En primer término -explica Lanoux en la obra citada-, recordemos que Zola nació en París, en 1840, pero todos sus estudios los hizo en Aix-en-Provence. En el colegio de Aix, su espíritu un poco lento y su acento chillón le ganaron las burlas de sus compañeros. Un chico duro, robusto, lo amparó; era un año mayor que él y había nacido en aquel lugar. Paul Cézanne era su nombre. Así nació una profunda y larga amistad no exenta de dificultades. Pues bien, la vocación de Cézanne era la poesía, la de Zola el dibujo; más tarde intercambiaron estas inclinaciones. Sin embargo, eso no impide pensar que siempre hubo en Zola un pintor oculto».

No hay duda de que Zola tenía una cuenta que saldar con la pintura, y que sus fotografías se beneficiaron de ello. Ellas derivan más del arte impresionista que cultivaba Paul Cézanne (1839-1906) que de sus novelas sociales, género en el que fue todo un maestro.

El fotógrafo Zola no investigaba, contemplaba. Lo hechizaban los paisajes y, sobre todo, los rostros. Y aquí apareció la segunda frustración: el novelista amó con pasión a Jeanne Rozerot y a los dos hijos que tuvo con ella. Pero ese amor no pudo ser dichoso porque lo brindaba a una familia adúltera. «La escisión de esta doble vida que he tenido que vivir ha terminado por desesperarme -escribió Zola. Jeanne me ha tributado el regio festín de su juventud y devuelto a mis treinta años, haciéndome el hermano mayor de mi Denise y de mi Jacques». Enterada por una carta anónima, su esposa Alexandrine intentó sin resultado recobrar al marido infiel. Sin embargo, tras el fallecimiento de Emile y Jeanne, se quedó con los dos niños y los adoptó para que heredasen el apellido de su padre. Para el sacerdote y escritor británico Lewis Carrol (1832-1898), la fotografía hacía las veces de contacto físico con las niñas, quienes fueron su gran pasión; para Zola, este lugar lo ocupó la vida familiar.

Tal vez Zola mostró cierta dosis de originalidad en el empleo que hacía a veces del ángulo de tres cuartos invertido cuando retrataba a Jeanne, dejando libre la oreja para destacar la nuca, pero por lo general adoptaba el grupo frontal más convencional. Para él, la fotografía no era un terreno virgen que debía ser explorado e inventado a la vez como ocurría con su literatura, sino un instrumento dócil para capturar y retener. En una palabra, un ojo y una memoria. Si bien escribió con inteligencia e imaginación, lo cierto es que tomó sus fotografías con el corazón. 

El 29 de septiembre de 1902 murió en su casa de París, intoxicado por el monóxido de carbono que emanaba de una chimenea en mal estado, un hecho que suscitó muchas sospechas dadas las reiteradas amenazas de muerte que había recibido a raíz del caso Dreyfus, cuando el gobierno, apoyado por los partidos conservadores, el ejército nacionalista y la Iglesia Católica, lo acusó por injurias y lo persiguió hasta que se demostró la inocencia definitiva del capitán de origen judío y el complot militar.

 

Datos biográficos 

Fuente:
            Sala Municipal de Exposiciones de San Benito – Fundación Municipal de Cultura del Ayuntamiento de Valladolid

 

Página de origen de la imagen principal: 

pagesaprespages.wordpress.com    

Imágenes cedidas por la Sala de Exposiciones de San Benito    

1 – 18-07-2009 En 2009

Exposición de obras de Èmile Zola que finalizó el 23 de agosto de 2009