El diseño de Austria entre los mejores del mundo

 

El estudio Global Design Watch publicado en otoño de 2008 por el Nuevo Centro de Innovación y Diseño de la Universidad de Arte y Diseño de Helsinki, Finlandia, elimina cualquier sombra de duda: Austria es un país de diseño en el verdadero sentido de la palabra. El estudio revela que entre 2005 y 2007 Austria subió en el ranking mundial del décimo al sexto lugar en términos de la competitividad del diseño nacional. Esto convierte al diseño austriaco en uno de los motores más dinámicos de los últimos años. El estudio basa su hallazgo en las cifras relativas a la situación económica, las oportunidades de formación e innovación, así como los datos del mercado de trabajo elaborados para el Informe de Competitividad Global del Foro Económico Mundial, así también sobre los factores de la política nacional de diseño, tales como la aplicación de programas de diseño y el suministro de fondos a través de las instituciones nacionales como el Austria Wirtschaftsservice (AWS) y la Cámara Económica Federal de Austria (WKÖ).

El prestigio de Austria como país de diseño no es ninguna sorpresa. Mucho antes de que el diseño se hubiera mencionado incluso como factor de competitividad, Austria tuvo diseñadores, a finales del siglo XIX, que con su trabajo hicieron mejoras sustanciales en nuestras vidas. A principios del siglo XX Austria ya tuvo algunos auténticos diseñadores estrella que unieron sus fuerzas en 1903 bajo el nombre de los Talleres de Viena, que se componían de una serie de talleres independientes que se dedicaban principalmente a la producción de muebles, joyería, textil, cerámica y otros artículos de uso diario. Los objetos diseñados llevaban el anagrama del diseñador y del artesano que los había hecho. En 1905 estos Talleres contaba con aproximadamente cien empleados y colaboraban con algunos de los artistas y arquitectos más significativos de la época como Gustav Klimt, Josef Hoffmann, Egon Schiele y Oskar Kokoschka.

En su apogeo, un número creciente de empresas tradicionales de gestión familiar en Viena mostró interés en los trabajos de los Talleres de Viena. Por ejemplo la cristalería especializada Lobmeyr, instalada en 1823, puso en marcha una serie de alianzas exitosas con Josef Hoffmann, Adolf Loos y Koloman Moser que, en la primera mitad del siglo XX, diseñaron magníficas obras de arte para la compañía. El fabricante de muebles Wittmann, establecido en 1896, se centró, entre otras cosas, en la producción de muebles de Josef Hoffmann. También el fabricante de porcelana Augarten trabajó intensamente en 1929 y 1930 con Josef Hoffmann, y aún produce sus diseños en la actualidad. Backhausen, un productor de textiles para el hogar, muebles y telas para cortinas y alfombras, fue miembro fundador y principal proveedor de los Talleres de Viena. Hoy esta empresa tiene su propio museo taller textil de Viena, un amplio archivo con más de 3.500 diseños originales de más de 300 artistas.

Las empresas que colaboraron estrechamente con los Talleres de Viena a principios del siglo XX siguen invirtiendo en diseño. Hoy Wittmann, por ejemplo, reinterpreta y reproduce los diseños de reconocidos diseñadores austriacos. La empresa dedicó una línea completa de productos al diseñador de vanguardia, Friedrich Kiesler, que murió en 1965. Wittmann también trabajó con diseñadores internacionales y austriacos, como For Use, Matteo Thun y Polka. Lobmeyr ha colaborado en los últimos años con Lucy D., Sebastián Menschhorn, Gottfried Palatin, Florian Ladstätter y Polka, entre otros. Los dos diseñadores de Polka se consideran integrantes de la firma del sector de muebles y bienes de consumo de Austria. El fabricante de utensilios de cocina Riess diseñó un conjunto notable de ollas en el 2007 llamado Ollas Polka y para Laufen ha desarrollado una gama de lavabos en la categoría «Living city», que recibió el Premio al producto de diseño iF en 2008.

Las empresas industriales también están reconociendo cada vez más el valor del diseño como un aspecto único en la venta. Es poco conocido que la empresa Swarovski es austriaca. Dicha empresa vende sus figuras de cristal, instrumentos ópticos de precisión y joyas en 1.150 de sus tiendas propias en más de 120 países, tiene 26.000 empleados y generó unas ventas de 2.520 millones en 2008. Esta empresa debe su existencia a una máquina desarrollada en 1892 por Daniel Swarovski, la cual podía moler cristal a escala industrial. La empresa familiar cuenta con una larga tradición de trabajar con éxito con diseñadores de la talla de Hussein Chalayan, Ron Arad y Karim Rashid.

Por encargo de los Ferrocarriles Federales Austriacos, la empresa austriaca Spirit Design, ha diseñado los nuevos trenes de alta velocidad que han ganado numerosos premios nacionales e internacionales. El factor clave tanto para el Premio del Diseño Universal como para el Premio Red Dot fue que el diseño de los trenes expresaba dinamismo y velocidad. De acuerdo con el ranking de invención de la Oficina Austriaca de Patentes, Acústica AKG, Schweißtechnik Fronius, KTM Sportmotorcycle, Feuerwehrtechnik Rosenbauer y AVL List, centradas principalmente en el diseño de desarrollo de productos, son las empresas más innovadoras en Austria.

Austria está generalmente bien colocada cuando se trata de premios internacionales de diseño. En los premios Red Dot 2009 un total de quince productos austriacos recibieron un punto rojo, mientras que a otros seis se les dio una «mención honorífica». En el Design Management Europe Award de 2008 en Cardiff, Gales (UK), tres compañías de Austria –KTM, Barrio de los Museos de Viena y Vöslauer– recibieron premios por sus actuaciones excepcionales en el ámbito de la gestión del diseño. En los Premios de Diseño Europeo de 2009, se galardonó a 16 empresas de diseño reconocidas, incluyendo Valentín Vodev, Mostböck Martin, designteam aws y formquadrat.

Según la última encuesta del mercado de trabajo Enfoque: Diseño del Paisaje por designaustria, el 66 por ciento de los diseñadores austriacos no sólo se centraban en el mercado local sino que también se activaban más allá de las fronteras del país. Las empresas austriacas de diseño son reconocidas como futuras estrellas a nivel nacional e internacional gracias a su cooperación con las principales empresas mundiales, como Alessi, BMW y Bulthaup EOOS, Kiska, Porsche Design y Walking Chair, entre otras. Los jóvenes diseñadores están fortaleciendo la reputación de Austria como país de diseño: Valentín Vodev, cuya bici eléctrica Biquattro ganó el Red Dot Award/ concepto en 2009, o mischer’traxler, cuyo proyecto La idea de un árbol recibió el premio DMY en 2009 en Berlín y el Talent Award for Experimental Design.

 

Reanne Leuning

Todas las fotografías:©2013 L. Sedó 

Hasta el 12 de julio de 2013 se puede ver una muestra de los últimos diseños austriacos en la Delegación Comercial de Austria en Barcelona, Avda. Diagonal, 430, 3º, 2ª, de 12:00 a 17:00 horas de lunes viernes.