César Bona – Uno de los cincuenta mejores maestros del mundo – La nueva educación:...

 

[Familia / Tendencias]

 

César Bona, uno de los cincuenta mejores maestros del mundo según el Global Teacher Prize, el llamado Premio Nobel de los profesores, no da recetas fáciles, sino que explica su propia experiencia en las aulas para ayudarnos a entender qué se puede hacer como profesores y padres reflexionando acerca de cuestiones como ¿por qué ya no son tan importantes los libros de texto? ¿Por qué hay que relativizar la importancia de los deberes? ¿Por qué se debe educar en empatía? ¿Por qué la educación debe estar por encima de todos los gobiernos?

Nos aclara que ser maestro no es acomodar a los alumnos a unos planes de estudio: todo educador debe adaptarse al motor imparable y entusiasmado de un niño. Hay que motivarles, estimular su creatividad y aguijonear su curiosidad; porque los niños no son sólo los adultos del mañana: son habitantes del presente.

Cree que la clave del éxito consiste en escuchar: “Escuchemos a los niños y niñas; tengamos en cuenta el factor humano antes que la medida de los conocimientos; recordemos que cada niño es un universo y que cuanto más difícil sea el niño, mayor ha de ser nuestro reto (y en la mayoría de los casos bastará ver que lo único que necesitan es cariño). Y nunca, nunca se puede medir con la misma vara: por mucho que no lo crean algunas personas, las emociones o la felicidad no se pueden calibrar y también hemos de educar para darles las herramientas para que las encuentren por sí solos. Ésa debería ser nuestra misión como maestros”.

Afirma que “Hay muchos maestros españoles que hacen proyectos muy interesantes y si a ellos les sirven, también serán útiles para otros profesores. Pero son anónimos. Por eso la administración debería apoyar la innovación educativa al igual que en la empresa privada es lo primero en lo que se invierte. Falta que estimulen proyectos interesantes. Tendrían que contar más con la opinión de los profesores e incentivar los proyectos que funcionen, pedirles consejo y construir a partir de las necesidades de alguien que está diariamente con los niños. Falta decisión. Muchas buenas prácticas quedan escondidas dentro del aula”.

En su corta carrera ha conseguido llamar la atención de personalidades de todo el mundo. Entre ellas se encuentra la célebre primatóloga Jane Goodall que dijo de él que estaba “creando líderes del futuro, animándolos a tomar las riendas para emprender acciones y cambiar actitudes en sus sociedades”.

cesar-bona-2César es un profesor entusiasta que disfruta de los retos con sus estudiantes, y que, en lugar de teorizar sin fin sobre lo que debería hacerse, se ha lanzado a hacerlo. En sus proyectos ha conseguido llevar a cabo todo aquello que muchos han planteado sobre el papel: que niños analfabetos se sientan interesados por la lectura, que sus alumnos impulsasen una protectora de animales virtual que ha llegado al ámbito internacional «Children for Animals» o que rodasen un cortometraje premiado en un festival de cine de la India.

El profesor reivindica el cambio en la escuela e involucrar a todos, incluidos padres, maestros y alumnos. También cree que se están haciendo muchas cosas interesantes en España. Actualmente está colaborando con Aldeas Infantiles y viajando por todo el territorio español para aprender nuevas experiencias y darlas a conocer porque, afirma, “ya no es momento de quejas, hay que lanzarse a la acción”.

César expone que un buen maestro debe invitar al compromiso social de los alumnos, estimular el respeto al medio, tener autoconocimiento, estimular cada día la creatividad y la curiosidad, aprender a gestionar sus emociones, contagiar actitud y entusiasmo, trabajar con padres, niños, madres y administraciones locales, tener la mente abierta… y ser consciente de que vive en un mundo de niños.

Reivindica el cambio en la escuela e involucrar a todos “Tenemos que educar a los niños no para que sean mejores que sus compañeros sino para que sean mejores que lo que eran antes. La educación tiene mucho que ver con la felicidad. Y la felicidad tiene mucho que ver con la educación. Uno aprende cuando está feliz y, en ese sentido, un maestro que no vaya feliz a trabajar jamás va a encontrar a los alumnos felices. Por consecuencia, esos alumnos nunca van a tener ganas de ir al colegio. Además, según qué educación les das, ellos podrán encontrar su camino. Existe gente que se acomoda y en esta profesión uno nunca puede estar cómodo. Uno tiene que ser consciente de que es imperfecto y humilde para aprender de los compañeros, de los padres y de los niños. Es imposible saber de todo, siempre tenemos que aprender de la gente que nos rodea y esa es una cualidad que deberían tener todos los maestros. Y deben ser abrepuertas. No sólo tienen que meter datos en las cabezas de los niños, sino abrirles las puertas a la curiosidad porque tienen mucho que ofrecer. La escuela, normalmente, no deja aflorar la creatividad y la imaginación de los niños, no deja que la expresen y la compartan».

Para César Bona el presente es el día a día y el éxito no es casualidad, es una labor tenaz y casi siempre callada.

 

 

Fuente:
Fundación Caja Castellón

Ciclo de charlas-coloquio “De Razones y Hombres”
Castellón 

Las imágenes han sido cedidas por la Fundación Caja Castellón

 

 

 

 

 

 

3 – 17-11-2017
2 – 27-09-2016
1 – 12-04-2016