Adictos al sexo – Comportamiento sexual compulsivo

 

[Sexo]

 

Se llama adicto al sexo a la persona que tiene una vida sexual hiperactiva y que no puede controlar sus deseos sexuales. La Asociación Americana de Psiquiatría, en 1987, definió esta patología como una preocupación sexual en la que se mantiene el deseo constante de realizar actos sexuales a intervalos muy breves.

Las personas con comportamiento sexual compulsivo se vuelven adictas a los cambios neuroquímicos que se producen en su cuerpo y en su cerebro durante el acto sexual.

Hay especialistas que prefieren llamar a este desorden “problemática de hipersexualidad” y, según los expertos, aún no se conocen las causas que originan esta problemática. Es posible que la hipersexualidad sea el reflejo de otros transtornos mentales.

Muchas de las personas con este problema tienen baja autoestima, han sufrido algún desengaño, tienen insatisfacciones personales, inseguridad afectiva, problemas de identidad sexual, no se sienten bien con su cuerpo o creen que son despreciados. Así, como válvula de escape, se crean fantasías sexuales y pensamientos eróticos. De ahí pasan a la acción y, si los resultados son satisfactorios, continúan buscando esta satisfacción cada vez con más frecuencia.

Se trata de un desorden cuyas características y consecuencias son similares a otras adicciones (alcohol, drogas, juego, compras,…) según el Counseling Afiliates Sexual Addiction Tratment Program, de Houston, EE.UU. Pero también va más allá ya que puede adoptar diferentes formas: desde la masturbación compulsiva hasta la violación, el uso de la pornografía, exhibicionismo, pedofilia, encuentros sexuales con personas desconocidas tanto heterosexuales como homosexuales, prostitucion…

El psicólogo Patrick Carnes, en 1970, desarrolló las pautas para su identificación y tratamiento. Con sus obras Understanding Sexual Addiction (Entendiendo la adicción sexual) y Don’t Call it Love: Recovery from Sexual Addiction (No lo llames amor: recuperarse de la adicción sexual), hizo y hace que los terapeutas tengan en ellos una guía.

La persona que la padece ve como van aumentando día a día sus problemas familiares, económicos, laborales y, además, ella misma sufre de estrés y de ansiedad.
 

Síntomas

> Necesitan grandes cantidades de sexo para estar satisfechos.

> Teniendo el amor de otra persona, no les parece bastante, y no pueden controlar su atracción por otras personas.

> Mientras sienten esta adicción no piensan en otra cosa y descuidan sus vidas.

> Sufren irritabilidad o nerviosismo si no realizan el sexo.

> Se obsesionan con el sexo y lo realizan con frecuencia, al mismo tiempo que se esfuerzan por controlar esta obsesión.

> Aunque ven que esta adicción les causa problemas en su entorno continúan consumiendo sexo.
 

Curación

Hasta ahora los especialistas recurren a la psicoterapia para encontrar los posibles desencadenantes de esta dependencia y con las técnicas cognitivas-conductuales, controlar la conducta sexual del paciente.

En algunos casos usan fármacos como los inhibidores de la recaptación de la serotonina.

Los sexoadictos recurren a un profesional cuando su problema les ha causado serios daños: ruptura matrimonial, enormes facturas en teléfonos eróticos y/o en prostíbulos, enfermedades de transmisión sexual, pérdida de empleo, algún tipo de esclavitud que les hace hacer cosas que nunca hubieran pensado o intentos de suicidio.

 

Equipo Torrese

 

Página de origen de la imagen:
tucumanalas7.com.ar/nota.php?id=45364

 

Ver: 
Sección Sexo 

 

 

 

 

 

 

 

5 – 24-11-2015
4 – 29-06-2014
3 – 27-08-2012
2 – 22-05-2009
1 – 21-12-2006