Senos – Su volumen y diferentes tipos de pecho – Efectuar cuidados intensivos en los senos entre los 30 y 50 años

11 junio 2018 | Sin comentarios | Publicado en belleza, Temas
senos-volumen
  •  

    [Activa tu belleza

     

    Los senos son órganos en constante transformación ya que siguen las influencias del ciclo sexual hormonal femenino. Varían en relación con la menstruación, la pubertad, el embarazo y la menopausia. Son una zona de depósito graso en nuestro cuerpo, creándose problemas cuando el aumento de las mamas sobrepasa los límites naturales de desarrollo de la mujer. Tengamos en cuenta que la celulitis y la edad son causas de alteraciones. Por ejemplo en el caso de la celulitis se produce deformación, estrías, derrames y dolor.

     

    Pecho grande

    La mayoría de senos grandes deben su forma a un exceso de peso. Aunque, hay un factor hormonal-constitucional que está directamente relacionado con el tamaño. La mujer hiperestrogénica tiene, además de un busto generoso, amplias caderas y muslos gruesos.

    No hay tratamientos para reducir el pecho sin que sufra consecuencias como estrías, flacidez y caída. Lo mejor es sacar partido de la situación. De lo contrario, el único camino a seguir es la cirugía plástica que sólo debe practicarse cuando los resultados pueden considerarse un mal menor, puesto que inevitablemente deja una cicatriz visible, que evolucionará dependiendo de las características del pecho y del tipo de piel.

    Los senos grandes requieren dedicación para mantenerlos erguidos y con la piel joven. La natación es ideal para ello así como un par de duchas de agua fría diarias. La dieta será con pocas grasas y calorías.

    > No se puede dejar de usar sujetador en el caso de senos grandes. Es muy importante elegir una talla adecuada que no oprima ni deforme el pecho.

     

    Pecho pequeño

    El tipo genético de mujer con poco pecho corresponde a la hipoestrogénica, que se caracteriza por tener pocas curvas. Aparte de este condicionamiento se puede tener pecho infantil o sencillamente delgado.

    En el primer caso el desarrollo del seno no ha acompañado al del cuerpo y se suelen padecer desarreglos menstruales. En el segundo es la consecuencia de un trastorno endocrino o pérdida de peso.

    En ambos se debe acudir al médico para que ponga el tratamiento adecuado.

    Cuando el origen es constitucional, sólo la cirugía plástica podrá remediarlo. La operación consiste en implantar una prótesis entre el músculo pectoral y la glándula mamaria.

    La poca evolución del pecho puede producirse también como consecuencia de una deficiencia hormonal; poco desarrollo del tejido conjuntivo que rodea la glándula (no recibiendo la nutrición y el estímulo necesarios), por enfermedad o por una alimentación incorrecta.

    Tener el pecho pequeño no es ninguna calamidad. Se puede desarrollar algo más con gimnasia adecuada, ducharlos diariamente con agua caliente durante unos minutos y luego con agua fría para activar la circulación. El pecho pequeño se conserva más años erguido que un pecho grande.

     

    Pecho normal

    A este tipo de senos les resultan muy peligrosas las “dietas de hambre”. Hay que saber que la grasa no desaparece del lugar que nos interesaría, así que una dieta de este tipo (sin vitaminas, minerales y oligoelementos) puede dejar unos pechos colgando y flácidos.

     

    Pecho flácido y caído

    Debido al embarazo, la edad o adelgazamientos rápidos, las fibras conjuntivas pierden elasticidad y se relajan. Una vez la piel que envuelve el seno se ha distendido y no es capaz de sostener la glándula en su lugar, el seno se va ablandando y alargando, adquiriendo finalmente la forma de péndulo. La flacidez debe ser tratada desde que se inicia para poder tener buenos resultados.

    > Al notar los primeros síntomas de flacidez no hay que desesperarse si al levantar el brazo hacia arriba el seno también se levanta. Con una gimnasia adecuada puede volver estar firme.

    > Usar crema reafirmante.

     

    Tratamientos

    Hidratante casero

    Mezclar en una taza unas gotas de aceite de enebro, ciprés y limón. Utilizarlo como hidratante pectoral después de la ducha masajeando el busto un par de minutos. Se activará la circulación sanguínea de la zona y en unos dos meses se notará la diferencia.

    Tratamientos en cabina

    Aunque cada instituto de belleza tiene un método, los tratamientos para tonificar el busto suelen asociar la acción biológica de los productos a una acción estimuladora que se consigue mediante aparatos. Generalmente se empieza por un ligero peeling y se continua con una limpieza suave de la zona. Seguidamente se aplica una ducha filiforme o se realiza un masaje desde el ombligo hasta el cuello, incluyendo los hombros y la espalda, trabajando sobre todo el escote y la zona que rodea el pezón. Son en su mayoría movimientos rotativos y ascendentes, que van desde el cuello por la parte central, discurren alrededor del seno y finalizan un poco más arriba de la axila. Después del masaje, se pueden aplicar ventosas, corrientes interferenciales de alta frecuencia que ejerciten el músculo o rayos láser en barridos por toda la zona para aumentar la circulación y la actividad celular, mejorando y acentuando el efecto que pueden ejercer los diferentes productos.

     

    Prevención

    > Los masajes con un cepillo de crin activan la circulación y exfolian la piel, haciéndola receptiva a los tratamientos.

    > Siempre hay que cuidar la piel del pecho y del escote, aunque sólo sea con cremas hidratantes, ya que es la única sujeción con la que se cuenta.

    > No hay que utilizar perfumes ni colonias en la zona.

    > La duchas de agua fría, de abajo a arriba y en sentido circular ayudan a mantener el seno firme y terso.

    > Pasar unos cubitos de hielo alrededor de los senos resulta un estupendo tonificante.

    > Aplicar crema hidratante después de la ducha o baño.

    > No aplicar cremas ni otros productos en la aureola del pezón.

    > Evitar los baños calientes ya que reblandecen los tejidos.

    > Un sujetador de diseño cómodo y anatómico es imprescindible en aquellos deportes que provoquen bruscos vaivenes del pecho.

    > No ir sin sujetador si no es del todo imprescindible.

    > Los baños de mar afianzan los senos reforzando su musculatura.

    > Tomar el sol en top less puede secar y envejecer con rapidez la fina piel que los recubre. Proteger los senos con crema de alta protección solar y después de ducharse hidratarlos abundantemente dejando que la crema se absorba por sí sola.

    > Ir siempre con la espalda bien recta y respirar varias veces profundamente, antes de realizar los ejercicios gimnásticos.

     

    >>Debemos efectuar cuidados intensivos en los senos entre los 30 y 50 años. Es a partir de los 30 que empieza la evolución de los senos hacia la menopausia. Gimnasia, duchas de agua fría y una alimentación sana y equilibrada ayudarán en su mantenimiento.
     

    Equipo Torrese


    Página de origen de la imagen:
    senos perfectos – blogger

     

    Ver:

    Senos – Cuidados generales  

    Ejercicios para el mantenimiento de los senos

    Combatir la flacidez de los senos 

    Tratamientos especiales para cuello y escote – El protector solar tendría que ser nuestro aliado durante todo el año

    Cuidado con el cáncer de mama 

    Atención al cáncer 

    Cáncer de mama y la carta de París  

    Ocho de cada diez patologías de mama son benignas

    Antes de someterse a la cirugía plástica 

    El sujetador y su trayectoria

    Prótesis mamarias Poly Implant Prothèse (PIP) – Informaciones y recomendaciones de la AEMPS 

    El escándalo de las prótesisi mamarias 

    Sección Belleza 

     

     

     

     

     

    9 – 12-07-2017
    8 – 27-08-2015
    7 – 12-01-2014
    6 – 12-01-2012
    5 P. 12-01-2012
    4 P. 06-02-2010
    3 P. 08-06-2008
    2. P. 13-07-2006
    1 P. 25-10-2002


    21691 visitas, 4 visitas hoy |

    Deja tu comentario

    *
    •  

      1207_tree_b
    • Archivos

    • Newsletter