Pautas dietéticas I – Proteínas, vitaminas, fibra y grasas – Lo que cada alimento aporta a nuestro cuerpo

06 noviembre 2018 | Sin comentarios | Publicado en salud, Temas
pautas-dieteticas-1
  •  

    [Salud]

     

    Para poder llegar a tener unos hábitos alimentarios saludables debemos conocer qué es lo que cada alimento aporta a nuestro cuerpo y, en especial, a nuestra salud.

    Estos hábitos se aprenden y se deben intentar establecer desde la infancia para responsabilizar a la persona en su elección de alimentos y preparación, en definitiva en su acto de comer.

     

    Proteínas

    Las proteínas reparan las células. Nuestro cuerpo necesita entre un 10% y un 15% de proteínas todos los días. Su función es primordial ya que participan en la formación y reparación de las células y también contribuyen a la formación de hormonas y enzimas. Realmente es nuestro cuerpo que se encarga de la producción de las proteínas. Los alimentos nos aportan los aminoácidos esenciales, que son los ingredientes imprescindibles para la formación de las proteínas (se encuentran en carnes, pescados…)

    Estos aminoácidos se encuentran concentrados en cualquier alimento de origen animal. La carne de cualquier tipo, el pescado, el marisco y la leche y los huevos nos aportan los elementos esenciales para la producción de proteínas.

    Algunos vegetales como los frutos secos, las legumbres y los cereales, también nos aportan una amplia variedad de aminoácidos, pero no son suficientes por sí solos para que nuestro cuerpo genere a partir de ellos las proteínas que precisa.

    Las carnes y los productos lácteos son ricos en grasa y no aportan fibra, por lo que es necesario no abusar de ellos y combinar su ingesta con pescados, aves de corral, legumbres y féculas.

     

    Vitaminas

    Las vitaminas y los minerales aunque no son considerados como un macronutriente, lo cierto es el organismo necesita un 10% de vitaminas y sales minerales procedentes de la alimentación diaria. Su papel es fundamental. Una deficiencia de algunas de las vitaminas o sales minerales que precisamos supone el origen de un problema de salud.

    Las vitaminas sirven, además, para corregir posibles carencias de nuestra dieta. Existe una gran variedad de vitaminas y sales minerales identificadas en alimentos y todos juegan un papel importante en nuestro cuerpo. Las frutas (dentro de las cuales las uvas tienen ciertos valores añadidos), las verduras y las hortalizas frescas son grandes proveedores de vitaminas y minerales, aunque también están presentes en otros productos de origen animal. Algunos vegetales tiene propiedades especiales muy interesantes, como el boniato y la naranja, que son poderosos antioxidantes.

     

    Fibra

    La fibra alivia el estreñimiento, disminuye los niveles de colesterol y ayuda a controlar la diabetes.

    La fibra nos aporta hidratos de carbono y es básica en una buena alimentación. Se puede distinguir entre fibra soluble e insoluble. La primera se encuentra en las verduras, las frutas, las legumbres y los frutos secos, mientras que la insoluble se halla en los cereales y los granos no refinados.

    La fibra soluble nos ayuda a absorber y regular la energía que obtenemos de los alimentos, reduciendo el ritmo de la digestión. La ciencia ha demostrado que consumir alimentos ricos en fibra soluble favorece una concentración más saludable de grasas en la sangre y reduce los índices de colesterol.

    La fibra insoluble acelera el tránsito intestinal. El consumo de cereales y granos ayuda a prevenir el estreñimiento y otras molestias relacionadas con él, como hemorroides y enfermedades intestinales. Un exceso de estas fibras puede ser perjudicial, produciendo una sensación similar a la del empacho.

     

    Grasas

    Las grasas son un elemento necesario en una buena alimentación, aunque se tienda a identificarlas como negativas para el organismo. Existen varios tipos de ácidos grasos que tienen propiedades y efectos diversos. Toda alimentación variada debe contar con ingesta de grasas, ya que están presentes en una gran cantidad de alimentos. Algunas vitaminas como la E se encuentran, básicamente, en alimentos grasos. Sin las grasas nuestro organismo no sería capaz de absorber las vitaminas A, D y K, además de la E.

    Existen dos tipos de ácidos grasos: monosaturados y polisaturados. Los primeros son de origen animal, mientras que los segundos están presentes en algunos vegetales.

    La manera más racional de consumir los alimentos ricos en grasas pasa por fomentar el consumo de pescado azul y, en menor medida, de otros productos también ricos en aceites polisaturados como las nueces. Por el contrario, es necesario limitar el consumo de carnes grasas y lácteos.
     

     

    © Leonor Sedó
    Personal ImageCoach

    Página de origen de la imagen:
    rinconnatural.cl

    Este artículo es de libre de reproducción, a condición de respetar su integralidad y de mencionar a la autora y el medio. 

    Ver:

    > Pautas dietéticas II – Carnes, pescados, huevos, leche, legumbres y fruta

    > Nutrición básica 

    > Vitaminarse y mineralizarse contra el cansancio

    > Zumos de frutas y hortalizas

    > La soja y sus múltiples cualidades 

    > Cereales, vegetales y sus altos beneficios

    > Las frutas, lo mejor para tu cuerpo

    > Pipas de girasol – Alimento muy nutritivo  

     

     

     

     

     

     

    10 – 08-12-2017
    9 – 23-10-2015
    8 – 17-02-2014
    7 – 25- 09 – 2012

    6 – 07-06-2012
    5 – 18-10-2012

    4 – 08-08-2010
    3 – 31-03-2009
    2 – 06-12-2006
    1 – 21-06-2004


    3522 visitas, 1 visitas hoy |

    Deja tu comentario

    *
    •  

      1207_one_b
    • Archivos

    • Newsletter